PATEANDO MADRID: EL TRIDENTE BARROCO III. LA ESTACIÓN DE ATOCHA Y SU ENTORNO (I)

Trident,_Burmese,_18th_century

 

En el siglo XIX se produce una asociación de ideas entre el ferrocarril y el progreso. Las estaciones adoptarían, gracias a esta identificación, el papel emblemático de las puertas de la ciudad.

Las estaciones se configuran como un punto importante. Las barreras de toda ciudad no corresponden ya a sus límites físicos, sino a las estaciones, punto de confluencias y de cambios de destino. Tampoco el carácter industrial de las edificaciones en hierro era ya sólo industrial. Unos temas arquitectónicos se mezclaban con otros. El hierro y el acero podían, además, articular espacios que antes sólo eran imaginables en el papel. La aparición  de la arquitectura del hierro a gran escala en Madrid vino de la mano de los mercados cubiertos y posteriormente de las estaciones.

p1040102-copiaLa construcción de la Estación de Atocha será uno de los hitos fundamentales para el primer desarrollo industrial de la capital, originando una línea de circunvalación en la que se acompañarán diferentes industrias y almacenes que facilitarán el traslado de mercancías a otras ciudades.

En 1858 se inauguró la línea Madrid-Alicante gracias a las inversiones del Marqués de Salamanca y la creación de la Compañía MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante). La estructura ferroviaria se ubicó en un antiguo embarcadero de la línea Madrid-Aranjuez, conocida como “Camino de Hierro de Aranjuez” construido en 1851. Este primitivo embarcadero constaba de dos cuerpos unidos en forma de “U”, y contaba con dos áreas, una para andén y otra que albergaba las dos vías principales.

Un gran incendio en 1864 destroza el antiguo embarcadero y hasta 1892 una estructura provisional sirvió para cubrir los andenes.

De 1888 data el proyecto definitivo de la estación de Atocha, realizado por Alberto de Palacio Elissage (1856-1939), conocido arquitecto de la época por ser autor del puente colgante de Portugalete. Mientras que Palacio se ocupó de la parte del diseño y decoración, un ingeniero francés, Henri de Saint James concebía una gran nave de estructura de acero laminado que cubría vías y andenes.

Palacio tenía ultimada y dibujada la estación de Atocha el 1 de diciembre de 1888, es decir con anterioridad a la Galería de Máquinas de Dutert y Contamin para la Exposición Universal de París de 1889. Ello es importante porque si bien Atocha recuerda formalmente la Galería de Máquinas, en modo alguno está inspirado en ella ya que se anticipa, en su forma de casco de nave invertido, al proyecto de Dutert y Contamin. No obstante nada tiene que ver el nuevo sistema inventado por éstos, a base de dos semicuchillos articulados, con la rigidez del sistema de Dion que todavía utiliza en Atocha.

p1040103-copiaEra una gran estructura de 48,76 metros de altura y 152 metros de longitud, estructura según el “sistema de Dion” (la armadura de Dion está articulada por 17 cuchillos que forman un todo compacto con los pilares de sostén, pilares que se fijan al suelo mediante una cimentación hundida, en su momento una gran novedad ya que la técnica constructiva se inspiró en la Galería de Máquinas presentada por Henri de Dion en la Exposición Universal celebrada en París en 1878), con un lucernario a lo largo de la cubierta que apoyaba sobre dos pabellones laterales. El hecho de que no haya desaparecido hace que en Madrid se perpetúe uno de los ejemplos más conseguidos de la arquitectura ingenieril del hierro procedente de la más avanzada técnica europea.

Para la ejecución de la obra metálica se abrió un concurso que el consejo de Administración de la Compañía resolvió a favor de la Societe Anonyme de Construction et des Ateliers de Willebroeck.

p1040107El montaje de la armadura exigió un gigantesco andamio de madera. En uno de los extremos, la carena va cerrada como una cortina “cuyo esqueleto lo forman hierros moldurados cubriendo los espacios libres con cristalería deslustrada”. Se trata de la fachada que mira a Madrid, donde Alberto Palacio, lejos de ocultar la realidad férrea, supo tratarla con acierto hasta el punto que los pabellones extremos y el cuerpo bajo que alberga las salas de espera se convierten en marco arquitectónico que realza la gran carena. En lo alto aparece rematada por dos grifos y en el centro una bola del mundo con el correspondiente pararrayos. En la vertical, y abajo, el antiguo reloj.

La arquitectura de los pabellones extremos, así como de los dos edificios de salida y llegada, responde a un mismo tratamiento a base de fábrica de ladrillo ordinario, revestido con ladrillo fino y prensado procedente de Ariza, zócalos e impostas y parte del entablamento de granito de Berrocal, columnillas de fundición en el piso alto y en cerámica todo aquello que responde a formas escultóricas como capiteles, escudos, etc.

Los escudos que aparecen sobre una cornisa de motivos clásicos, muestran los emblemas heráldicos de Madrid, Zaragoza, Alicante y Sevilla.

 La estación se cierra por un extremo con una fachada por dos cuerpos laterales. Esta fachada original da a la Glorieta del Emperador Carlos V, foco viario de primera categoría al ser el punto de intersección del tridente de Carlos III (Paseos de Santa María de la Cabeza, Delicias y Ronda de Valencia por un lado, con las arterias céntricas de Paseo del Prado, Calle de Atocha, Méndez Álvaro e Infanta Mª Cristina, por el otro. Destaca del exterior de la estación el rico conjunto decorativo: los grifos y el globo terráqueo que corona la marquesina y la mezcla de distintos materiales, como hierro, ladrillo, cerámica y piedra.

p1040111La estación estuvo en funcionamiento hasta 1988, siendo sustituida por la infraestructura actual, obra de Rafael Moneo, que incluye un intercambiador para trenes de cercanías y largo recorrido, así como una estación de metro, autobuses y un aparcamiento. El proyecto de Moneo se adosa en la planta posterior de la antigua estación, buscando la prevalencia de la antigua fábrica, hoy dedicada a centro comercial e invernadero tropical.

Jup1040109nto a la estación en un lateral de la fachada principal, haciendo esquina con la calle Méndez Álvaro, se encuentra el antiguo Hospital Ferroviario, un sencillo edificio con patio central que aparece recién restaurado.

p1040098Continuando por la calle Méndez Álvaro, nos encontramos con el Grupo Escolar Menéndez y Pelayo obra del arquitecto Antonio Flórez Urdapilleta (1877-1941), el creador de la Oficina Técnica de Construcción de Escuelas en 1920. La construcción de esta obra siguió los nuevos criterios racionalistas aplicados a los edificios escolares que fueron acordes con los nuevos métodos y criterios pedagógicos que requerían servicios e instalaciones más innovadores.

p1040097       El Grupo Escolar Menéndez y Pelayo es un paso más hacia planteamientos racionalistas. Es un buen ejemplo del cambio que en la década de los veinte se opera en la arquitectura escolar, protagonizado por este arquitecto de vanguardia con la introducción del muro cortina metálico de grandes ventanales, estructurado a base de pabellones rectangulares y perpendiculares al edificio central.

Ana Pulido. AEP

MONOLOGOS EN FEMENINO

1

En la foto las Directoras de Lapsus de Toledo, Lola Burgos y Cristina Jarque, “custodiadas” por el Presidente y el Vicepresidente de Arco, José Antonio García Regueiro y Alfonso Gómez Prieto (de izquierda a derecha).

 

Queridos amigos de Arco Europeo Progresista,

El pasado sábado, 24 de Septiembre, asistimos a un encuentro con el grupo de nuestras entrañables amigas de Lapsus de Toledo, colectivo psicoanalítico de indudable valía, en el que pudimos disfrutar de escuchar unos monólogos en femenino llenos de sentimiento, escenificados con rigor y con palabras que nos emocionaron. Felicidades a cada una de las participantes por un trabajo de tanta calidad y donde se pudo notar la huella del psicoanálisis como forma de pensamiento. Este proyecto, único, esta basado en la creación y dirección del mismo por una colega, amiga y psicoanalista de prestigio internacional que es Cristina Jarque, la fundadora y presidenta de la Asociación Lapsus de Toledo, y con el apoyo incondicional de la cofundadora Lola Burgos.

2img_20160924_211836

Como se aprecia en la foto, no había un sitio libre (unos 100 asistentes al acto). En la foto de la derecha la Vicepresidenta de Cultura de Arco, Ana Pulido, con el jurista José Antonio García Campo (a la izquierda de la foto) y el periodista Eliseo Sánchez (a la derecha de la foto).

El sábado se consiguió la magia de que todos fuéramos tocados en nuestro inconsciente por una transferencia de trabajo de gran calidad; el lleno de la sala fue absoluto y se dio vida a diversos personajes en femenino, reales y míticos, a los que pusieron palabras y emociones todas las participantes, siendo cada una, en su estilo, un ejemplo de creatividad y profundidad intelectual.

3 4

En la foto, dos de las “actrices” durante su intervención.

Desde la dirección del Arco de Estudios Psicoanalíticos es para mí un orgullo este tipo de eventos, me permite ilusionarme y sentir que el psicoanálisis, a pesar del rechazo que ha sufrido en España, sigue estando vivo en encuentros como el de este sábado.

5

Cristina Jarque, impulsora e ideóloga de Feminástica.

En cualquier caso, nada de esto habría sido posible sin la apuesta valiente, de libertad y progresismo del Presidente de Arco Europeo Progresista, José Antonio García Regueiro, que siempre ha tenido la sensibilidad de posibilitar, dentro de Arco Europeo, un espacio de privilegio para el psicoanálisis. Es un orgullo en un país tan atacado por diversas fuerzas retrógradas contar con una persona que, como el presidente de Arco Europeo, mantiene firmes los postulados del librepensamiento.

7810

En las fotos de la izquierda posan, tras sus brillantes intervenciones, las chicas de Lapsus. En la foto de la derecha el Presidente de Arco con la socióloga Carmen Calvo y, entre los dos, la joven promesa de Arco Marina Gómez.

Espero que sea el inicio de nuevos actos y realizaciones de colectivos hermanos como Arco Europeo y Lapsus de Toledo. Ambos espacios, a los que pertenezco, creo que son un honor para todos los que esperamos que la creatividad como libertad tenga un lugar en nuestra sociedad.

69

A la izquierda panorámica de nuestras amigas de Lapsus. A la derecha nuestro Vicepresidente, que nos escribe este emotivo recordatorio, con la Directora del Área Socio Política de Arco, Belén Rico, que también fue una de las participantes.

 

Alfonso Gómez Prieto

Director del Arco de Estudios Psicoanalíticos de AEP

Vicepresidente Institucional de AEP

Escudo AEP con triangulo 2

“PATEANDO” MADRID: EL TRIDENTE BARROCO (II)

Trident,_Burmese,_18th_century

 

Si en el primer artículo expliqué que era el Tridente Barroco madrileño, en este describiré la zona como tal y en los siguientes haré un estudio pormenorizado de los distintos edificios y lugares de interés.

El núcleo central del llamado tridente barroco se encuentra en el barrio de Palos del Moguer (hoy Palos de la Frontera) dentro del ensanche sur de Madrid. Queda, pues, inscrito al norte del distrito de Arganzuela y engloba los sectores septentrionales de los antiguos barrios de Santa María de la Cabeza y Las Delicias.

Tiene una forma aproximadamente triangular, con el vértice norte situado en la plaza del Emperador Carlos V. El límite occidental lo constituyen las Rondas de Valencia y Atocha y posee un carácter histórico por tratarse de la unión entre el casco antiguo de la ciudad y su ensanchamiento decimonónico. El oriental está marcado por la estación de ferrocarril de Atocha. El paseo de Embajadores señala la separación con el antiguo barrio de Las Peñuelas.

Fig7_Vista_aerea_Tridente_Sur_Madrid

A pesar de su relativa modernidad esta zona se caracteriza por la permanencia de una doble funcionalidad residencial e industrial.

El ámbito espacial donde se sitúa el barrio de Palos de la Frontera está inclinado topográficamente hacia el río Manzanares. Gracias a su situación de extramuros hasta mediados del siglo XIX tuvo, junto a sus tradicionales funciones agrarias, otras recreativas desde el reinado de los primeros Borbones para la población madrileña.

La edificación comenzó a desarrollarse desde la periferia de la zona hacia el centro de la misma, y en ello influyeron la presencia de tres estaciones ferroviarias en su contorno: Atocha (1850), Las Delicias (1879) y el apeadero de Peñuelas en 1881, unidad entre sí por el denominado ferrocarril de “cintura” y es lo que actualmente se denomina la zona del Pasillo Verde Ferroviario. Posteriormente el espacio interno se fue compactando a partir de tres grandes vías, los paseos de las Delicias y Santa María de la Cabeza y la calle General Lacy, dejando grandes solares en los ángulos suroeste y sudeste, ocupados luego por fábricas. El transporte colectivo representado primero por el tranvía y luego por el metro se establecieron pronto en la zona y tuvieron un definitivo efecto poblador.

El aspecto morfológico del barrio corrió parejo a la calidad popular y obrera de sus moradores. En un principio destacaba la escasa altura de los edificios, de dos o tres plantas a lo sumo, y la homogénea apariencia que le conferían sus baratos materiales de construcción. A lo largo del siglo XX, se ve mayor altura en los inmuebles y se comienzan a emplear elementos constructivos modernos, cemento, hierro, etc.

Tanto las construcciones destinadas a almacenaje como las industriales se desarrollaron con rapidez en torno al ferrocarril de circunvalación. Esta localización se fue concretando cerca de la Ronda de Valencia y Méndez Álvaro, más próximas a las estaciones, creando el embrión de las futuras zonas industriales del barrio. La diversidad de las zonas industriales ha sido una constante: industrias de alimentación, como las de harina (La Estrella), de cervezas (El Águila), hielo (Pozos de Nieve), tabacos (Tabacalera Española).

En la actualidad toda esta zona quedará dividida en tres sectores. El occidental delimitado por las Rondas y los paseos de Santa María de la Cabeza y Embajadores. El oriental entre las calles Méndez Álvaro y General Lacy ( zona industria). Y por último el espacio central en torno al paseo de las Delicias con función residencial. Y la característica morfológica más ostensible la ofrece el contraste existente entre una edificación antigua, anterior a la guerra y otra reciente. Todo ello, junto con los modernos inmuebles de renta libre que alcanzan precios muy elevados ha contribuido a consolidar un cambio social del barrio hacia la clase media.

He dado una visión general del Ensanche Sur de Madrid desde su fundación por el Plan de Castro en 1860 hasta la actualidad. A través de su desarrollo, se muestra cómo este ámbito urbano, que en principio era marginal, ha adquirido una situación más céntrica. Sin embargo, ha mantenido la doble función para la que fue creado: la industrial, apoyada en sus orígenes en importantes enlaces ferroviarios, y la residencial, de carácter popular.

 

Ana Pulido

ARCO EUROPEO PROGRESISTA

Política de supermercado

Pacios

¿Quién no ha elegido un producto por los vivos colores de su envoltorio? ¿Quién se resiste a comprar la felicidad, cuando se ofrece envasada  en una lata roja al módico precio de 50 céntimos? ¿Cómo podemos dejar de comprar un yogur con sabor a fresa, que nos garantiza belleza y salud, o un coche con el que alcanzaremos la libertad y la seguridad que todos ansiamos?

Vivimos en una sociedad que adora al dios Consumo. Sus fieles y leales seguidores, los consumidores, ansiamos alcanzar la felicidad que nos promete comprando los milagrosos productos que nos ofrecen sus sumos sacerdotes. Profesamos una religión que ha modificado muy profundamente nuestras vidas, nuestra forma de pensar, de relacionarnos, de convivir. Exhibimos sus símbolos como elemento de distinción o pertenencia. Las redes sociales nos han permitido transformar nuestra vida también en un producto que exponemos en el gran escaparate de Internet, buscando la ganancia del “me gusta”, el retuit  o incrementando nuestra bolsa de seguidores.

Cuando hoy criticamos a la política por su frivolidad, efectismo y “postureo”; cuando desde algunos medios de comunicación se reprocha a nuestros políticos que se hayan convertido en una especie  de vendedores de promesas inconsistentes, me pregunto si lo que realmente ocurre no es más que una adaptación de la política a nuestro modelo consumista;  a un perfil del votante que cada vez se identifica más con el de un consumidor y menos con el de un ciudadano, obligando a los políticos, adaptándose a este nuevo perfil, a degradar su condición a la de meros proveedores que deben satisfacer a los votantes como si fueran consumidores o clientes.

Cuando el consumismo se ha convertido en la religión dominante,  es fácil caer en la tentación de convertir a la política en un producto más, de devaluarla  sometiéndola  a las reglas del mercado, de subyugarla al dictado de la propaganda. Las propuestas electorales se elaboran más para captar la atención del votante, atendiendo a estudios de mercado que a compromisos ideológicos. Lo complejo se simplifica y la realidad cede frente a la imagen que de ella se construye, en función de los intereses de la marca.

La razón se convierte en prisionera de la pasión. Alcanzar el corazón de los votantes pasa a ser objetivo prioritario en la campaña política. La emoción  no se utiliza al servicio  del mensaje político; es el  mensaje el que sirve para estimular emocionalmente a los votantes en beneficio de  nuestro candidato y para provocar un rechazo visceral hacia el contrario,  a quien se responsabiliza de todos los problemas que nos afectan.

Y como consumidores, aceptamos con agrado que se nos ofrezca la política como un producto edulcorado,  como un espectáculo de entretenimiento con el que disfrutar de nuestras horas de ocio. Premiamos con elevadas audiencias los programas televisivos en los que los políticos se someten a las preguntas de niños de Primaria; admitimos sin escándalo que se utilice el modelo de un catálogo comercial para trasladar las propuestas electorales; nos divierte que se someta a los candidatos a pruebas de habilidad o simpatía que nada tienen que ver con su aptitud, su experiencia, ni su capacidad política.

La gran complejidad y trascendencia de las relaciones económicas y sociales sobre las que interviene el poder político, dista mucho de la frivolidad con la que se aborda la información o la propaganda política. De nuestro comportamiento, exigencia y compromiso ciudadano también depende, en gran medida, que la política siga por la senda de la banalización o que sea tratada con una dignidad acorde con la importancia que tiene para el bienestar de nuestra sociedad. A veces, toda la culpa no la tienen los políticos.

José Ignacio García Pacios

ARCO CON EL ATENEO EL 27 DE JUNIO

Escudo AEP con triangulo 2

ESTIMADOS COMPAÑEROS Y AMIGOS DE ARCO,

Cuando el próximo 27 de junio el Ateneo de Madrid elija al Presidente, al Vicepresidente 2º y al Secretario 1º del más simbólico custodio de la herencia ilustrada de nuestro país, también decidirá si los ateneístas quieren seguir siendo herederos de sus casi 200 años de tradición como baluarte de los espíritus libres, de los pensamientos no dogmáticos y de la fraternidad universal.

Al igual que “Arco Europeo Progresista”, la candidatura “Convergencia para la estabilidad democrática del Ateneo”, de la que me honro formar parte como candidato a Vicepresidente 2º, está plenamente comprometida con los principios de la Ilustración que han dado su ser progresista al Ateneo y a otras entidades igualmente emblemáticas de nuestro país como la Institución Libre de Enseñanza o la Residencia de Estudiantes.

Personalidades como Menéndez Pidal, Valle Inclán, Azaña, Cossío o Tierno Galván, entre otros excelsos predecesores, nos han enseñado que el ateneísta, sea un hombre público o anónimo, no es un mero socio que paga sus cuotas sino un librepensador tolerante y plenamente identificado con los valores democráticos, cualidades todas ellas que aprecio especialmente en mis compañeros de Convergencia, esto es, en los candidatos a Presidente, el Profesor Dr. D. Pedro A. García Bilbao, y a Secretario 1º, el Profesor Dr. D. Eliseo Sánchez Caro.

Siguiendo ejemplos tan edificantes para el espíritu y la convivencia, desde “Convergencia” haremos frente a todos los intentos que busquen desnaturalizar esta institución y defenderemos con firmeza sus Cátedras, Agrupaciones, Secciones y Tertulias, sólidos pilares de diálogo, ciencia, arte y cultura.

Celebraremos el “II Centenario Ilustrado” de la docta casa, agradeceremos su legado a los que nos precedieron y prepararemos otros 200 años de “libertad, igualdad y fraternidad” con un Ateneo que se siga rigiendo únicamente por la voluntad de sus ateneístas.

A LOS QUE SOIS ATENEÍSTAS OS PEDIMOS VUESTRO VOTO EL PRÓXIMO 27 DE JUNIO PARA “CONVERGENCIA PARA LA ESTABILIDAD DEMOCRÁTICA DEL ATENEO” 

Fdo. José Antonio García Regueiro

Presidente de Arco Europeo Progresista

“Pateando” Madrid: El tridente Barroco

Trident,_Burmese,_18th_century

Entre las reformas urbanas de la periferia madrileña impulsadas por los Borbones en el siglo XVIII destaca el trazado de un perímetro verde de paseos arbolados en torno a Madrid, obras iniciadas en el reinado de Fernando VI y continuadas en el de Carlos III. Se trata de un conjunto de paseos periféricos que se extendían por el norte desde la puerta de San Bernardo a la de Recoletos, obra de Francisco Nangle, o por el sur, en dirección al Manzanares, con trazado en tridente.

Son paseos en tridente, que buscan potenciar las perspectivas e incorporan el paisaje dentro aún de un espíritu barroco. Se trata de anchos paseos que discurren en línea recta flanqueados por hileras de árboles. Los del sur bajaban desde las puertas de la cerca hacia el río en pendiente y sobre taludes que salvaban el accidentado terreno.

El Tridente Barroco (también conocido como patte d’oie). Es el cruce de tres caminos en la glorieta de Atocha (Madrid) que se compone del paseo de las Delicias, el paseo Santa María de la Cabeza y la Ronda de Atocha. Estas tres calles se definen en el siglo XVIII mediante su similitud con un tridente (trívium). Su definición conforma el urbanismo del distrito de Arganzuela.

El modelo para estos trazados en tridente los encontramos en Roma, donde se desarrolló esta tipología viaria en las remodelaciones de la época de Sixto IV a partir de la Piazza del Popolo. Pero también podemos encontrar tridentes en Versalles, donde tres grandes avenidas parten de la plaza de armas del Palacio y atraviesan el pueblo, o en Aranjuez, con las calles de la Reina, del Príncipe y de las Infantas, que confluyen junto al Palacio Real.

El tridente madrileño no es un elemento ordenador de la trama urbana, como en Roma, ni estructurador del jardín, como en Versalles, sino que se extiende a través de una zona periférica, entre la ciudad y el Manzanares. La originalidad del trazado madrileño radica en que el tridente organiza un espacio rural periurbano y está destinado al paseo y la perspectiva en un ámbito de recreo y esparcimiento públicos. El plano de Tomás López nos ofrece una magnífica imagen en donde refleja a la perfección la intersección de estos dos grandes triángulos.

5-cd1bd1ce22

El crecimiento de la ciudad y el avance tecnológico hizo que aquella zona semirural se convirtiera en un lugar de expansión y ensanche por excelencia. En 1857 el arquitecto e ingeniero Carlos María de Castro recibió el encargo de realizar un estudio de proyecto de ensanche de la capital, propuesta que fue aprobada por un Real Decreto el 19 de junio de 1860. El arquitecto planteaba un ensanche que conservaba en su zona sur el tridente proyectado durante el reinado de Carlos III, una serie de paseos que respetaban los árboles que ya existían desde casi un siglo antes. Los nombres de las calles son testimonios del antiguo carácter paisajista de la zona: Pontones, Ocho Hilos, Chopera, Acacias, Delicias, etc.

El viejo tridente de Carlos III va a servir para albergar un barrio que estaba destinado a equipamientos industriales y viviendas para obreros, destino que exigía además hospitales, hospicios, cárceles, cuarteles y otras construcciones de servicios, como mercados y mataderos.

Los tendidos ferroviarios, que desde 1851 hacían de esta zona de Madrid la gran puerta de entrada desde el sur, ayudarán a consolidar su expansión como barrio industrial.

En la imagen del plano de Ibáñez Ibero se puede comprobar la conexión ferroviaria entre las primeras estaciones madrileñas Príncipe Pío y Atocha, así como el trazado de las Rondas que Castro desarrolló para el proyecto del ensanche. Esta evolución urbana se inició en 1851 con la construcción de la estación de Atocha y, dos años después, con la del Norte; entre una y otra se edificaron estaciones secundarias y apeaderos, Delicias (1880), Peñuelas, Paseo Imperial. A lo largo del tendido ferroviario los solares disponibles fueron ocupados por la industria, así como por los servicios de aprovisionamiento y almacenaje de Madrid, además de acoger el alojamiento de la masa obrera que trabajaba en la zona.

600px-Urbanismomadrid004

En la actualidad el antiguo carácter obrero e industrial ha dado paso a una nueva imagen urbana del barrio. El tridente ya no es una zona periférica, ya que desde la segunda mitad del siglo XX la ciudad ha crecido más allá del ensanche, saltando el río.

Las viejas construcciones de fábricas en muchos casos han servido para albergar instituciones culturales y representativas de la nueva sociedad. La proximidad al Paseo del Prado y los nuevos usos la han revalorizado convirtiéndola en una prolongación del eje cultural y monumental de Prado-Recoletos.

La disposición de las grandes construcciones, como la estación de Atocha, y los viales del tridente, permiten establecer una serie de recorridos que van mostrando la transformación y los nuevos usos de esta zona.

Con el presente articulo he querido empezar una serie de ellos sobre la zona sur de Madrid,que muchas veces es la gran desconocida y hay que revindicar que “el sur también existe”.

Ana Pulido

Arco Europeo Progresista

 

Mujeres, mariposas de la vida

MUJER,MARIPOSAS DE LA VIDA-001

8 de Marzo, el Día Internacional de la Mujer que ha adquirido a lo largo del siglo XX una dimensión mundial para las mujeres del mundo.

En los últimos 20 años se han producido importantes avances en la igualdad de género y los derechos de las mujeres y las niñas, sin embargo, muchos de estos avances se están viendo amenazados. “La Declaración política aprobada el pasado 9 de marzo del 2015 por los gobiernos participantes en la 59 CSW es decepcionante, pues carece de un compromiso claro e inequívoco hacia la realización plena de la igualdad de género, los derechos humanos y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

 Ante esta injusticia social que aún sigue perdurando están las “mujeres mariposas” ,aquellas que se animan a salir del capullo, desplegar sus alas y volar dejándose llevar por la brisa de la vida. Ello les ha permitido ver la realidad de otra manera, valorarnos a nosotras mismas con mayor autoestima y buscar nuestra propia felicidad. Obviamente hay distintos caminos para que nos crezcan las alas y podamos vivir más libremente nuestras vidas, cada una elige el suyo.

“Las mariposas” representan la lucha de las mujeres, de todos y todas los que se enfrentan a la violencia, y también el deseo de construir una sociedad diversa, plural y justa. Las mujeres al igual que las mariposas ,evolucionamos, tomamos decisiones y queremos volar alto. Despertamos cada día como si fuera el último de nuestra vida. Sabemos que la belleza está en los ojos de quien observa y todo ello queremos compartirlo de la mano de nuestro compañero de vida, de aquellos hombres que disfrutan del vuelo de las mariposas…

 Tomemos conciencia de la situación y de la necesidad de promover la igualdad y la equidad entre mujeres y hombres. Impulsar los procesos de autoestima y empoderamiento es tarea de todas y todos.

Como dice un escrito Bahá i   : “La humanidad posee dos alas: una es la mujer, y la otra el hombre. Hasta que las dos alas no estén igualmente desarrolladas no podrá volar. Si una de las alas permanece débil, el vuelo será imposible”.

Carmina Santos

8 de marzo 2016

CAMINANDO POR MADRID: Historia de la Plaza del Dos de Mayo

claves2

La Plaza del Dos de Mayo se encuentra en el solar donde estuvo el Palacio de Monteleón, convertido en Parque de Artillería en 1807 por decisión de Godoy y donde ocurrieron los trágicos sucesos del 2 de mayo en 1808 en la Guerra de la Independencia. Pero veamos cómo nació esta Plaza.

Sobre el Plano de Texeira de 1656, señalado en naranja el primitivo Palacio, en color verde la Iglesia-Convento de las Maravillas y en rojo, los límites aproximados que llegó a tener Monteleón

Sobre el Plano de Texeira de 1656, señalado en naranja el primitivo Palacio, en color verde la Iglesia-Convento de las Maravillas y en rojo, los límites aproximados que llegó a tener Monteleón

Toda la zona que abarca la plaza y calles adyacentes, lo ocupaba el antiguo Palacio de Monteleón. Este palacio ocupaba el solar que va desde el portillo de Fuencarral hasta la calle de San Andrés. Tenía su principal entrada por la calle de San Miguel y San José que es la que hoy se divide en Velarde y Daoiz que aquel entonces formaba una sola calle que iba desde Fuencarral hasta San Bernardo. El palacio era de estilo churrigueresco, tenía una huerta y un jardín en el que había una fuente de mármol.

A principios del siglo XIX el edificio que hasta entonces había sido residencia palaciega es inaugurado como sede museística y en 1807 fue convertido el palacio en Parque de Artillería por Godoy  Los acontecimientos del 2 de mayo afectaron de manera importante al edificio y a la institución puesto que supusieron la pérdida de gran cantidad de objetos, quedando el resto de la construcción prácticamente abandonado. Tras el final de la guerra, en 1814 se intenta recomponer el Real Museo, pero las consecuencias de la contienda se reflejan en el mal estado del palacio por lo que se llevará a cabo el traslado del Museo a su nueva ubicación en el Palacio de Buenavista.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX, Monteleón inicia una larga etapa de abandono hasta que en 1844 los restos del edificio albergan una fábrica de maquinaria y fundición. A finales de los años 60 los propietarios de la empresa deciden vender las instalaciones, donando al Ayuntamiento la posesión del arco que servía de entrada.

Año 1869, ruinas de Monteleón, a la derecha podemos contemplar la chimenea de la fundición

Año 1869, ruinas de Monteleón, a la derecha podemos contemplar la chimenea de la fundición

A principios de abril de 1869, se subastaron las obras de demolición y de limpieza del terreno y la zona queda distribuida en una plaza a la que se llamó Dos de Mayo y un trazado urbano en el que se prolongaron las calles como Divino Pastor hasta San Bernardo y se abrieron otras como la de Monteleón, Ruíz y Manuela Malasaña.

Inauguración de la Plaza del Dos de Mayo, año 1869

Inauguración de la Plaza del Dos de Mayo, año 1869

En la conmemoración del Dos de Mayo de ese año se produce la inauguración oficial del monumento. Arquitectónicamente la puerta se caracteriza por su sencillez y sobriedad, cuenta con un solo vano formado por un arco carpanel enrejado y está realizado en ladrillo sobre un zócalo de sillería de granito. La estructura queda cubierta por un tejadillo a cuatro aguas.

Con los años se restauraron algunos elementos del arco conmemorativo y una vez finalizada la Guerra Civil, en 1940 se plantea la renovación del pavimento de la plaza cosa que no ocurre hasta 1943.

Plaza del Dos de Mayo año 1940

Plaza del Dos de Mayo año 1940

En 1997 tiene lugar la reforma más reciente de la plaza a partir de un proyecto del arquitecto Pedro Moleón. La reforma sirvió para dar mayor dinamismo al conjunto rodeándolo de cipreses.

plaza-del-2-de-mayo

Grupo escultórico de Daoiz y Velarde

La Plaza del Dos de Mayo es también la historia de una obra escultórica. El monumento a Daoiz y Velarde es el primero que se dedica en España a militares.

La iniciativa de levantar la escultura homenaje surge del rey Fernando VII. La obra se le encarga al escultor Antonio Solá. En grupo fue modelado primero en yeso entre 1820 y 1822. Y en 1827 se esculpe el grupo den mármol de carrara.

La obra viaja desde Roma al puerto de Alicante donde llega en 1831 para trasladarse a Madrid y ser expuesta en el Real Museo de Pinturas (Museo del Prado) donde permanecerá provisionalmente durante años.

Daoiz y Velarde en el Museo del Prado años 1879-1901

Daoiz y Velarde en el Museo del Prado años 1879-1901

La escultura representa a los dos militares en pie, en una composición frontal cogidos de la mano rememorando con este gesto su juramento. Son dos personajes definidos por un hecho popular aunque asimilados a figuras de la mitología clásica, idealizados. Como novedad, la mezcla que realiza en el atuendo de los militares que visten con el uniforme de la época, pero también van cubiertos con clámides clásicas. Se trata de una escultura de características neoclásicas, que sin embargo conecta con el ideal patriótico más próximo a la corriente romántica.

La trayectoria de la escultura comienza en el Real Museo de Pinturas, pero los desacuerdos de los diferentes gobiernos e instituciones ocasionan que el grupo a lo largo de los siguientes cien años, llegue a ocupar hasta siete ubicaciones distintas:

En 1846 la reina Isabel II ordena el traslado de la obra para instalarla en el Parterre del Real Sitio del Buen Retiro. En 1850 regresa al Real Museo de Pinturas.

Daoiz y Velarde en el Parque del Retiro desde 1946 hasta 1950

Daoiz y Velarde en el Parque del Retiro desde 1946 hasta 1950

En 1869 es colocada en el barrio de Monteleón, en la confluencia de las calles Carraza y Ruíz., en el lindero de la tapia de la antigua finca.

En 1879 se vuelve a trasladar a la entrada principal del Museo, donde permanece hasta 1902.

En 1902 fue conducido en una plaza en la entrada de la zona de la Moncloa.

Daoiz y Velarde en la Moncloa entre los años 1902-1932

Daoiz y Velarde en la Moncloa entre los años 1902-1932

Finalmente, el 2 de mayo de 1932, la escultura queda ubicada en la Plaza del Dos de Mayo junto al Arco de Monteleón, aunque separados por sus respectivas rejas de protección. Será con posterioridad, cuando se decida conectar la presencia de ambos monumentos de manera que la escultura ilustra el lugar con la representación de los dos militares, mientras que el arco acoge el conjunto escultórico de los capitanes españoles que participaron en la defensa del cuartel en la jornada histórica del 2 de mayo de 1808.

IMG_20160112_114052[1]

Como conclusión sabiendo lo que se esconde detrás de este sencillo monumento, de donde procede, cual ha sido el papel jugado en cada época por la construcción y porque todavía sigue en este lugar, es más fácil comprender como afectan las distintas etapas en el enfoque actual que tenemos del conjunto. Esta visión de las vicisitudes vividas por el Palacio y sus restos, a lo largo de los siglos, confirman la relevancia del monumento como patrimonio artístico y contribuyen a la configuración de la identidad histórica del país. Es emocionante saber cómo el Arco de Monteleón se mantiene en pie, ocupando el mismo lugar desde hace siglos a pesar de los cambios sufridos a su alrededor.

 

Ana Pulido Benito.AEP

 

 

MAÑANA VIERNES “MONÓLOGOS FEMENINOS” EN EL ATENEO

Escudo AEP con triangulo

BAJO LOS AUSPICIOS DE ÁGORA:

ARCO EUROPEO PROGRESISTA Y LAPSUS DE TOLEDO OS ESPERAN MAÑANA VIERNES 11 DE DICIEMBRE A LAS 19 H, EN EL ATENEO DE MADRID, CON LA REPRESENTACIÓN DE “MONÓLOGOS FEMENINOS”

Coordina la Directora de Lapsus de Toledo Cristina Jarque y presenta el Presidente de Arco Europeo Progresista José Antonio García Regueiro

chicasintervienen