Paul Singer

IMG_20180508_155509

En este artículo estudiamos la biografía de un socialista alemán muy significativo, Paul Singer.

Nuestro protagonista nació en 1844 en Berlín en el seno de una familia comerciante judía rica. Singer comenzó su andadura política en las filas del liberalismo, pero en 1868 conoció a August Bebel y Wilhelm Liebknecht, un hecho capital en su evolución política. En ese momento, además, sería cofundador de la Asociación de Trabajadores Democráticos, y miembro de la Asociación de Trabajadores de Berlín. En el seno de las fuerzas sindicales defendió la adopción del programa de la AIT. Después se unió al SDAP, pero tuvo la desgracia de enfermar gravemente de tuberculosis, lo que provocó que no tuviera una presencia activa en el movimiento obrero durante un tiempo. Pero Singer siguió luchando, siendo uno de los más firmes defensores de la solidaridad socialista frente a los ataques de Bismarck, además de ser punto de contacto en los socialistas alemanes y Marx y Engels en Londres. Singer llegó a ser puesto bajo vigilancia en su domicilio.

En 1879 fundó The Social Democrat. En 1884 creó y financió el  Berliner Volksblatt, siendo su editor junto con Wilhelm Blos. Cuando cayó Bismarck y cedió la presión sobre los socialdemócratas el periódico se transformaría en el Vorwärts, el órgano oficial del SPD.

Singer se destacó por su afán organizativo, además de financiero a favor del movimiento obrero alemán, creando periódicos, como hemos visto, y otras organizaciones.

En 1884 fue elegido para el Consejo de la Ciudad de Berlín (poder municipal). De esa época es su entrada en el Reichstag. En 1890 fue nombrado jefe del grupo parlamentario socialdemócrata. A pesar de su posición sería expulsado de Berlín en 1886. Hasta su regreso a la capital en 1890 residió en Dresde.

En 1887 entró en el Comité Ejecutivo del Partido, además de presidir en varias ocasiones el Congreso Anual del SPD. Desde 1890 con Alwin Gerisch, y a partir de 1892 con Auguste Bebel, presidente del Partido.

En el seno del SPD fue contrario al revisionismo de Bernstein, aunque no fue partidario de su expulsión. Sin lugar a dudas, nuestro protagonista fue uno los líderes fundamentales tanto de la época de la represión bismarckiana, como del auge de la formación en la época previa a la Gran Guerra. Singer escribió sobre socialismo y política social. En este último caso podríamos destacar el trabajo que publicó en 1889 junto con Bebel sobre la Ley de invalidez y Seguro de la vejez, entre otros trabajos. En este sentido, hay que destacar, además su compromiso con las personas sin hogar en Berlín. También fue un intenso luchador contra el antisemitismo, colaborando con la comunidad judía de la capital alemana. Singer era un hombre rico, circunstancia que le permitió poder financiar muchos de sus proyectos y empeños sociales. Con su padre creó unos grandes almacenes y había sido también financiero.

Murió en enero de 1911 Su entierro fue multitudinario, precisamente, por su cercanía hacía las causas sociales en Berlín.

Los socialistas españoles le homenajearon en las páginas de El Socialista en su número 1300 a raíz de su fallecimiento. Para el periódico español, Singer era “corazón generoso, sintió en su alma la causa proletaria y pronto su naturaleza estudiosa llevó a su clara inteligencia las miserias de los oprimidos”. Los socialistas españoles destacaban cómo no se había dedicado a seguir la cómoda vida de la alta burguesía, si no que se había volcado en la causa socialista. También destacaban su posición firme frente a Bismarck.

El Socialista consideraba a Singer miembro de la trilogía completada por Bebel y Liebknecht padre, en la que se “reconcentraba toda la energía del socialismo alemán”.

Eduardo Montagut

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>