La Caja de Pandora

foto Jarque ARCO

El pasado 23 de agosto, a propuesta de José Antonio García Regueiro (Presidente de Arco Europeo Progresista) he sido nombrada Directora del Observatorio de psicoanálisis de Arco Europeo. Para mí, este nombramiento es motivo de gran satisfacción y también es un gran honor porque me permite (en mi función de directora de tan prestigiosa institución) continuar con la difusión del psicoanálisis, tanto en Europa como en América. Quiero agradecer profundamente a mi querido colega y amigo José Antonio García Regueiro, por la confianza que me brinda con este nombramiento. Quiero también reiterar por este medio, que aceptar el cargo de directora es para mí, una gran responsabilidad porque implica un fuerte compromiso de trabajo. Este compromiso laboral lo asumo con gran entusiasmo, porque en mi opinión, en tiempos aciagos es un privilegio ponerse manos a la obra para crear eventos. Es la manera de poder dar a nuestros queridos colegas, la oportunidad de alzar la voz y expresar lo que todos vamos viviendo y sintiendo. Es por ello que lo primero que he hecho tras el nombramiento, es ponerme manos a la obra con la coordinación de cuatro eventos en plataforma online (debido a la pandemia), que abrirán el nuevo Ciclo (2020-2021) y que se llevarán a cabo, uno por mes (de septiembre a diciembre):

1) Viernes 11 de septiembre: Rupturas en la pandemia.

2) Jueves 15 de octubre: Posiciones políticas en la pandemia: (reflexiones desde el psicoanálisis).

3) Viernes 12 de noviembre: Urbi et Orbi.

4) Viernes 10 de diciembre: La culpa y el superyó.

Todos los que nos dedicamos al análisis de la mente humana, hemos podido constatar que la Covid-19 ha provocado grandes consecuencias en todos los planos: laboral, personal, emocional, económico, político, de relaciones amorosas, de relaciones de amistad… El enfrentamiento con Tánatos (la pulsión de muerte) ha abierto varias cajas de pandora. Hemos vivido unos meses llenos de incertidumbre, hemos presenciado que la temporada de calor en España, esa temporada que antaño se había caracterizado por la alegría de las vacaciones estivales, en este 2020 se ha vivido de otra manera. Muchos psicoanalistas hemos trabajado en el verano, viviendo lo que los gobiernos de muchos países están llamando «la nueva normalidad» y que nosotros, en España, estamos llamando «la nueva realidad». En esta nueva realidad, hemos empezado a atender a nuestros analizantes de manera presencial, con mascarillas obligatorias, a dos metros de distancia y con gel desinfectante en la entrada del consultorio para que se desinfecten las manos. Tras irse el analizante, la nueva realidad nos obliga a desinfectar el consultorio y a abrir las ventanas, dejando pasar veinte minutos entre un analizante y otro. La nueva realidad nos ha obligado a reunirnos por plataformas online para poder realizar coloquios, congresos, presentaciones de libros… No hay certezas, nadie sabe cuándo volveremos a reunirnos para celebrar un evento de psicoanálisis presencial, como solíamos hacer antaño, cuándo volveremos a abrazarnos, a quitarnos las mascarillas… Yo me pregunto: esta pandemia ¿solo ha traído desgracia y malestar? Todo lo vivido ¿ha sido solamente Tánatos, pulsión de muerte? O ¿Acaso hay algo del orden de la pulsión de vida, del amor, de Eros, en esta tragedia mundial? Dicen que la mejor manera de curar una pústula es reventándola para que la podredumbre salga y pueda sanarse.

Para muchos sujetos esta pandemia ha sido, contrariamente a lo que se podría pensar, una cura para sus vidas. La escucha psicoanalítica da cuenta de la irrupción de lo real en el caso por caso. Ante ese agujero negro, que es lo que está fuera de control, se habla de que no puede haber lugar para el egoísmo ya que las decisiones personales afectan a otras personas. Nos dicen que la única salida que tenemos como humanidad es pensar en los demás. ¿A qué reflexiones está empujando esta contingencia? Lo que podemos ver de manera concreta es que cada sujeto tiene una forma particular de sufrir, una manera especial de relacionarse con su propio goce, por lo cual, el encierro ha traído consecuencias subjetivas muy diversas. El confinamiento ha permitido el encuentro y el reencuentro con ese goce propio, dejando al sujeto a su merced. Lo vemos por ejemplo con la angustia que genera el exceso de información que provoca paranoias, hipocondrias y en algunos casos, incluso delirios de conspiración. Nuestra praxis nos permite escuchar cómo cada sujeto, ante una misma situación de la presencia de ese real sin límites, va realizando su propia manera de apañarse para afrontar tanto la pandemia como el confinamiento. Vemos surgir lo particular de cada quien, ante la caída de las certezas.  Nos encontramos entonces ante nuevos síntomas que responden a la forma particular con la que cada sujeto se enfrenta al sufrimiento. La Covid-19 ha enfrentado a los sujetos a la radical soledad ante la ausencia del gran Otro, la ausencia de fe, de certezas y de esperanzas.

Esta pandemia nos abre la posibilidad de plantarnos varias preguntas, por ejemplo: ¿qué consecuencias acarreará este virus para nuestra práctica? ¿Acaso nuestro mundo se va a convertir en un mundo nuevo?

Estas preguntas surgen porque todos nos hemos visto confrontado a la muerte de una manera tan abrupta que no ha dejado a nadie indiferente.

Esta pandemia ha traído consigo rupturas a todo nivel: amorosas, de amistad, laborales, grupales. Ante la tragedia de la pandemia la negación ha cedido porque los tiempos de crisis hacen caer las máscaras y dejan ver lo que hay detrás del velo que tapaba esa podredumbre mostrando lo mejor y lo peor de cada uno. Por ello, es importante tener en cuenta cuál es la respuesta que cada uno da ante este tipo de hechos, según los recursos de cada cual. .Estamos viviendo situaciones complicadas que están dando paso a nuevos lazos. Estos lazos se están estableciendo a partir de un nuevo orden provocado por el surgimiento de sentimientos que hacen emerger el cuestionamiento que nos ha enseñado Lacan a propósito de la traición. La primera traición en la pandemia fue hacia las personas mayores bajo la consigna de que si una persona tenía más de 75 años ya no se le aceptaba en el hospital. Muchas personas mayores decían: «Uno lo ha dado todo y cuando te toca recibir, te dejan morir, peor que a un perro rabioso».

La palabra traición pulula hoy más que nunca en todos los discursos: se habla de analistas que han traicionado nuestra práctica porque se han acostado con sus analizantes, abusando del poder de la transferencia, hemos visto mensajes en las redes sociales de colegas que, lamentablemente, con su mala praxis desprestigian al psicoanálisis creyendo que pueden escudarse y esconderse en esos sitios de reconocidos y grandes analistas, pero la verdad es que hoy en día, todo se sabe y ya no salen impunes. Las vendas caen de los ojos y llega el tiempo de comprensión: se destapa la podredumbre. Estos crímenes abyectos quizá antes habrían quedado escondidos, tapados por el patriarcado machista que encubría esos actos viles, pero hoy en día, (gracias a la valentía  del movimiento feminista) muchos de estos actos deleznables están saliendo a la luz y ya no quedan tapados ni negados como antes.

¡Estamos viviendo tiempos diferentes!

No obstante la dificultad, yo he decidido seguir trabajando sin parar. Hemos publicado tres libros: Relaciones Familiares: elecciones amorosas, Covid-19: Reflexiones y vivencias y Monólogos Femeninos: las voces de la violencia.

 Estamos por publicar otros dos libros más: Cine & psicoanálisis y Niños al diván.

 Ante la pandemia, he podido escuchar a algunas personas que tienen una postura  negativa y triste, decían que lo que va a venir después de la pandemia va a ser el derrumbamiento, la anarquía, la pobreza y el caos.

Otras personas, sin embargo, tienen una posición más, diría yo, de reconstrucción.

Puedo decir que mi posición está de ese lado: el de reinventar, reconstruir, reestructurar. La pandemia ha puesto de manifiesto lo que nos ha enseñado la Historia Universal: que la gran mayoría de las veces, la traición no solo se destapa, sino que los traidores se castigan a sí mismos. Desde el psicoanálisis la traición es ceder en el deseo, por eso los traidores se ahorcan solos. Tal vez no podamos esperar nada de la justicia humana, tampoco de la llamada (en lo simbólico), la justicia divina, pero si hay algo que nos enseña nuestra práctica, es que la justicia del inconsciente es implacable. Quizá también por eso, nuestros próximos eventos online en Arco Europeo, estarán dirigidos a investigar más a fondo la traición, el deseo, el feminismo y el amor. Porque hoy, más que nunca, todos nosotros estamos invitados a reinventar, reestructurar, y reconstruir nuestro quehacer, siempre unidos y agrupados por el amor al psicoanálisis.

Cristina Jarque

Directora del Observatorio de Psicoanálisis de Arco Europeo

f ARCO jarque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>