CAMINANDO POR MADRID: “La calle de San Bernardo”

calle san bernardo Cartel

Caminar por la calle de San Bernardo es hacerlo por la historia de Madrid. Es difícil contar tanta historia en tan poco espacio, pero la calle Ancha de San Bernardo tiene para eso y más. Pocas calles de Madrid  pueden presumir  de haber sido tan protagonista en la historia de nuestra ciudad.

Era una de las calles más grandes de Madrid,  empieza en la Plaza de Santo Domingo y termina en la Glorieta de Quevedo. Fue inaugurada en el siglo XV, mucho antes de que existiera la Gran Vía trazada tan solo hace 100 años dividiendo  a la calle de San Bernardo en dos.

Ya por 1626 y 1632 se llamó calle de “Foncarral Baja” y en la época de Texeira, en época de los Austrias su nombre fue “Convalecientes Oi de San Bernardo”, denominación que le venía por el Hospital de convalecientes y el convento de Santa Ana de los monjes Bernardo que había en la calle.

En el siglo XVIII en el mapa que hizo de Madrid Chalmandrier, aparece como calle ancha de San Bernardo, y en el primer catastro de la ciudad, ya aparecía a veces como “calle Ancha”. Una vez que la ciudad fue teniendo más calles anchas, nuestra calle perdió importancia y se quedó con “San Bernardo”.

La historia de esta calle va unida a las puertas de Madrid. De la puerta de Santo Domingo, salía un camino vecinal que se encaminaba hacia el norte y que fue creciendo y urbanizándose hasta otra puerta, el portillo de Fuencarral, que permaneció hasta 1870. Era una puerta pequeña, pero era importante con respecto a su utilización para entrar y salir de la ciudad. Durante la peste que asoló Madrid en 1649, fue una de las cuatro puertas que permanecieron abiertas. Más tarde pasaría toda su función a la puerta de Pozos de Nieve, que se encontraba en lo que hoy es la Glorieta de Bilbao.

El ambiente que se formó en esta vía era estudiantil al estar aquí la Universidad de Madrid y además se juntaba con el ambiente musical, ya que en los palacios de San Bernardo fue donde la música se mantuvo viva  y donde grandes compositores  asistían a los conciertos que se desarrollaban en sus salones.

Pero veamos que nos encontramos andando y paseando por esta calle.

antiguo palacio de agredaANTIGUO PALACIO DE AGREDA (San Bernardo 21).- En este edificio estuvo en el siglo XVI el ya mencionado Hospital de Convalecientes.  Funciono hasta 1596 y luego pasó a ser convento de monjes Bernardos (de ahí el nombre). En 1846 empezó a construirse el palacio del Conde de Agreda, hoy ocupado por dependencias del Ministerio de Justicia.

IMG_20150813_131924MINISTERIO DE JUSTICIA.- También conocido como PALACIO DE LA MARQUESA DE LA SONORA.- Está situado en un solar que perteneció al marqués de la Regalía. Posteriormente en 1763, el marqués de Grimaldo encargó al arquitecto José Serrano la construcción en dicho solar de un primer palacio, pero éste fue destruido en 1789 por un incendio.

En 1797, el solar fue adquirido por Dª Josefa Gálvez y Valenzuela quien encargó al arquitecto Evaristo del Castillo la construcción del actual.

Ya en el siglo XIX, el palacio fue adquirido por un particular quien en 1851 lo vendió al Estado, destinándolo a albergar el Ministerio de Justicia.

El edificio es de tres plantas y fue construido  en granito, piedra de Colmenar y ladrillo rojo, como era costumbre en el siglo XVIII. Fue reformado entre 1942 y 1949 por el arquitecto Javier Barroso Ladrón de Guevara, quien introdujo las torres de la esquina siguiendo el estilo herreriano tan característico de esos años de la posguerra.

IMG_20150813_131752PARANINFO UNIVERSIDAD COMPLUTENSE (San Bernardo 49).- Este edificio de la antigua Universidad Central está situado sobre el solar del antiguo noviciado de los jesuitas, fundado en 1602 por Ana Félix de Guzmán. Tras la expulsión de los jesuitas en 1769 el edificio pasó a albergar la comunidad de Padres del Salvador. En 1836 con la desamortización de Mendizábal el edificio pasó a ser propiedad del Estado y en 1843 lo destinó a la sede de la Universidad Central. Esta universidad no es otra que la antigua Universidad Complutense, que fue traslada a Madrid desde Alcalá de Henares en 1836 ubicándose en un principio en el antiguo Seminario de nobles y más tarde en el convento de las Salesas Nuevas.

Ya en el siglo XX, el edificio resultaba demasiado pequeño para albergar las diferentes facultades por lo que a partir de 1927 se pensó en trasladar la institución a la ciudad universitaria en Moncloa. Pero la destrucción de Ciudad Universitaria durante la Guerra Civil, hizo que el viejo edificio de la calle Noviciado siguiera siendo utilizado durante varios años.

Recientemente el edificio ha sido utilizado como sede de la Asamblea de Madrid, hasta el traslado de está a  Vallecas.

En cuanto al edificio, nada queda ya del antiguo noviciado después de las reformas que se emprendieron para instalar al Universidad.

IMG_20150813_132011PALACIO BAUER.- (San Bernardo 44).-Fue construido en el siglo XVIII para residencia de los marqueses de Guadalcázar sobre un solar que antes había pertenecido al noviciado. A finales del siglo XIX, la familia de Banqueros Bauer adquirió  el palacio. En 1940 paso a ser propiedad del Estado para transformarlo en la Sede del Real Conservatorio de Música. En 1952 también fue instalada en el palacio la Escuela de Arte Dramático y Danza pero en 1966 ambas instituciones retomaron a las dependencias del Teatro Real.

El palacio quedó sin destino alguno hasta que en 1972 fue declarado Monumento Nacional. Desde entonces el palacio acoge las dependencias de la Escuela Superior de Canto y de la Sociedad de Amigos de la Música.

PALACIO DE LOS CONDES DE PARCENT.- (San Bernardo 62).-Este palacio también conocido como la Casa de los Siete Jardines (así se llamaba una de las calles a las que da el palacio la actual Espíritu Santo) fue construido en 1728 por el arquitecto Juan Valenciano siguiendo los cánones de las residencias nobiliarias del siglo XVIII. Fue residencia de una duquesa y más tarde museo de arte. En la actualidad acoge algunas dependencias del Ministerio de Justicia.

La portada del edificio es barroca, de estilo ribereño.

Fuente-San-Bernardo (1)IGLESIA DE MONTSERRAT.- (San Bernardo 79.- Fundada en 1642 para acoger a los monjes castellanos que vinieron de Monserrat durante la sublevación de Cataluña. El templo comenzó a construirse en 1668 por el arquitecto Sebastián Herrera Barnuevo, que moriría tres años después y tras varias interrupciones retomaría el proyecto Pedro de Ribera en 1720, el cual respecto el proyecto de Herrera pero dotó al edificio de su estilo riberiano. Enmarco las puertas y ventanas con sus característicos ornamentos barrocos dotando al templo de una portada barroca y una torre decorada con ornamentos típicos de Ribera.

En 1842 con la expulsión de los religiosos, el edificio se convertiría en cárcel de mujeres “La Galera”. A principios del siglo XX, la iglesia fue devuelta a los monjes benedictinos y se estableció un priorato dependiente de la abadía de Santo Domingo de Silos en 1923. Durante la Guerra Civil la iglesia se convirtió en Salón de Baile.

En 1858 tuvo lugar la llegada del agua al Madrid desde el embalse de Lozoya. Para ello se colocó una fuente frente a la Iglesia de Monserrat.

INSTITUTO LOPE DE VEGA.-(San Bernardo 70).- El edificio es del siglo XVIII, y fue mansión del Marqués de Castromonte, del Conde de Colomera, de los Condes de Celanova, del Duque de Abrantes y del Duque de Montemar.

El Instituto Lope de Vega fue creado como Instituto de Segunda Enseñanza el 26 de agosto de 1933 en el marco de la renovación de la Enseñanza Media emprendida por la II República.

Empezó a funcionar en un palacete de estilo francés, que aún existe en la calle Manuel Silvela número 4, el curso 1933/34, con 300 alumnos y un claustro de 13 profesores.

Durante la Guerra Civil (1936-1939) el Instituto siguió funcionando en la calle Fortuny número 14, la antigua Residencia de Estudiantes, donde sufrió un bombardeo en 1938, por lo que tuvo que volver a la calle Manuel Silvela.

Al terminar la Guerra Civil, una Orden Ministerial de 4 de abril de 1939, publicada en el Boletín Oficial del Estado (B.O.E.) del 15 de abril de ese mismo año, le convertía en Instituto de Enseñanza Media “Lope de Vega”, junto al “San Isidro”, “Cardenal Cisneros”, “Cervantes”, “Isabel la Católica” y “Ramiro de Maeztu”.

En el curso 1940-1941 ya era un instituto femenino con unas 1.000 alumnas y durante algunos años el edificio estuvo compartido con la Facultad de Filosofía y Letras, hasta que ésta recuperó su edificio en la Ciudad Universitaria.

Todavía nos queda por conocer mucho de la calle San Bernardo y sus alrededores, como he dicho al principio existe mucha historia en  tan poco espacio.

Ana Pulido. Vicepresidenta de Coordinación Arco Europeo Progresista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>