Virginia González y la lucha por la igualdad salarial entre hombres y mujeres

IMG-20170721-WA0002

Virginia González es una de las mujeres más importantes de la Historia del sindicalismo español de las primeras décadas del siglo XX. En distintos trabajos nos estamos acercando a su conocimiento. En este nuevo artículo queremos glosar el artículo que publicó en El Socialista para el primero de mayo de 1919, y que llevaba por título:

“A trabajo igual, idéntico salario”

Virginia González tenía muchas cualidades oratorias, pero también poseía grandes virtudes a la hora de escribir. Su artículo comenzaba manifestando cómo las mujeres habían sido cantadas por los literatos elogiando su abnegación, aunque realmente lo que se cantaba era su pasividad y resignación, porque además de “entregar el hijo, el marido o el hermano” habían pasado a las fábricas para ocupar los puestos de los que combatían en la guerra, y no se habían quejado ni por el crimen que suponía la misma. Recordemos que la Gran Guerra acababa de terminar, y las mujeres habían desarrollado un enorme esfuerzo laboral, factor indiscutible en el triunfo de la causa aliada, añadimos nosotros.

Terminada la contienda se acabaron los cantos líricos. Las mujeres estaban saliendo de las fábricas para engrosar las filas del paro. Así pues, ni el hijo muerto ni la vida material se había hecho más fácil. La lucha por la supervivencia se estaba haciendo muy difícil.

Por lo tanto, Virginia González informaba que en la manifestación del primero de mayo de ese año se incluiría un cartel con la divisa:

“¡A trabajo igual, idéntico salario!”

Los obreros debían comprender la justicia de esta reivindicación, pero las obreras también debían entender que sus derechos solamente se podían salvar uniéndose a los trabajadores organizados, haciendo suyos los anhelos igualitarios del proletariado. Virginia González estaba haciendo un canto a la lucha obrera común, al feminismo socialista, a reivindicar que solamente en el socialismo las trabajadoras alcanzarían sus reivindicaciones. Y eso se conseguiría luchando por la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Eduardo Montagut

Hemos trabajado con el artículo de nuestra protagonista, publicado en el número 3552 de El Socialista.

La Nueva Era en el socialismo español

rosa roja

La Nueva Era fue una publicación socialista española, fundamental para conocer la tendencia más intelectual o reflexiva de análisis del marxismo y del socialismo más allá de la postura oficial del Partido en su inicial y larga andadura obrerista. En todo caso, a pesar de su corta existencia, ya que comenzó su publicación en enero de 1901 y finalizaría en octubre del año siguiente, terminaría influyendo en el futuro cambio de estrategia política del PSOE cuando abandonase su antirepublicanismo feroz.

La Nueva Era fue creada por el tipógrafo Antonio García Quejido, uno de los padres del PSOE. El proyecto inicial proponía poner al alcance del lector textos de socialistas extranjeros para desarrollar de forma más profunda el marxismo en España, sin reduccionismos, ni obrerismos de corto plazo. Así pues, se incluyeron trabajos de Engels, Lafarge, Adler, Jaurès, Kautsky, Bebel, Plejanov, Turati, y Sorel. Hay que destacar, especialmente, el trabajo de Engels, El gobierno de la Comuna, el de Bebel, Socialización de la sociedad, y la controversia sobre el concepto de la Historia entre Lafargue y Jaurés. García Quejido explicaba esta apuesta porque reconocía que el socialismo español no contaba con grandes pensadores.

Otro capítulo importante de la revista se dedicó al socialismo latinoamericano, de la mano de Juan B. Justo o de José Ingenieros. Justo fue un fundamental socialista argentino, fundador del Partido Socialista de aquel país, diputado y senador. Por su parte, Ingenieros fue un polifacético siciliano que recalaría en la Argentina, también fundador del socialismo allí, aunque sin participación en lo organizativo.

En el caso español habría que destacar que Pablo Iglesias no participara en el proyecto, ya que era indudable que el mismo cuestionaba el pablismo. García Quejido incluyó una serie de artículos sobre la ley de bronce de los salarios. El autor estaba muy preocupado por difundir la teoría marxista, defendiendo que el socialismo español abandonase su preocupación revolucionaria inmediata por una revolución en un horizonte de largo plazo, y que solamente llegaría después de un proceso de reformas. En este sentido, habría que citar su artículo “¿La Ley de los salarios está bien formulada?”, que publicó en la revista en 1901. Podríamos calificar esta postura como evolucionista, y que sería el nexo ideológico de los colaboradores de la publicación.

Por su parte, Juan José Morato publicaría en un número de 1901, “Las subsistencias en Madrid”, y en otro número del siguiente año, el artículo “Por distintos caminos”. En el mismo sentido de García Quejido, el autor, que ya había estudiado los modos de producción en 1897, defendía, a través del análisis de las condiciones de vida en la capital, que los socialistas apoyasen la plena implantación del capitalismo mediante la lucha por los aumentos salariales.

También habría que citar los trabajos de Vicente Barrio, que con el tiempo tendría un gran protagonismo en la UGT, y de Manuel Vigil, fundamental socialista en Asturias. Ambos se dedicaron a la crítica del anarcosindicalismo en relación con sus propuestas revolucionarias. El PSOE debería dedicarse a una intensa labor propagandística para la futura responsabilidad que deberían asumir los trabajadores.

Al final, el proyecto fue decayendo hacia lo divulgativo, y cerró por inviabilidad económica.

Para conocer este interesante proyecto de reflexión ideológica del socialismo español es imprescindible el trabajo de Paul Heywood, El marxismo y el fracaso del socialismo organizado en España, 1879-1936, Santander, 1993, y, especialmente, el capítulo “Marxistas descafeinados: El PSOE, 18719-1914”, que ha sido nuestra referencia fundamental. También hay que acudir al trabajo clásico de Manuel Pérez Ledesma, Pensamiento socialista español a comienzos del siglo, Madrid, 1974.

Eduardo Montagut

El laborismo en el poder en 1924 desde la óptica de Luis de Zulueta

IMG_20170730_111316_840

En los últimos tiempos tenemos abierta una línea de investigación sobre el impacto que ejerció el ascenso del laborismo en los años veinte y treinta en el socialismo español, y cuya prueba estaría en la cantidad de espacio que El Socialista dedicó a la evolución del Partido Laborista en aquellas décadas.

En este trabajo nos acercamos a la opinión de Luis de Zulueta. En realidad, en este caso no se trata de un político socialista, aunque sí de izquierdas. Zulueta compartirá algunos aspectos generales con el PSOE en relación con el laborismo, especialmente en relación con el comunismo, pero nuestro protagonista también haría otras consideraciones sobre el liberalismo a propósito de los laboristas en un análisis que nos parece harto interesante para comprender la alteración del mapa político británico en esta época, y que le acerca a una parte más concreta dentro del socialismo español, como tendremos oportunidad de comprobar.

Luis de Zulueta (1878-1964) fue un destacado periodista, intelectual y político republicano, llegando a ser ministro de Estado en la Segunda República. Pues bien, en El Socialista del día 13 de febrero de 1924, se insertó una columna debida a su pluma con el título de “La Libertad se ha hecho socialista”.

Zulueta reflexionaba sobre la coincidencia de la muerte de Lenin con la llegada al poder de los laboristas en Londres, y cómo aquel había sido especialmente violento con la formación política británica. La razón de esta crítica para Zulueta estaba en el hecho de que los laboristas, en realidad, eran liberales porque creían en la libertad. Para Lenin los laboristas habían dado un de balón de oxígeno al liberalismo o, lo que es lo mismo, una especie de derecho de asilo al “liberalismo burgués” en el campo del proletariado.

Zulueta opinaba, desde su defensa de un concepto de la libertad no vinculado a la burguesía, sino como ideal humano, que, en realidad, el reproche de Lenin se convertía en un elogio del socialismo británico, reconociendo que habían dado albergue al liberalismo en el seno del “campamento del trabajo”, pero afirmando que el liberalismo histórico, en alusión al anterior, solamente había sido una etapa del objetivo de emancipación. Zulueta no veía ninguna contradicción entre el liberalismo y el socialismo porque había un socialismo liberal y humanista. No olvidemos los lazos de cercanía de Zulueta con el gran defensor de esta línea de pensamiento en el seno del PSOE, y que no era otro que Fernando de los Ríos.

Por otra parte, Zulueta se preguntaba qué harían los liberales a partir de ahora, los que habían sido el otro pilar del bipartidismo británico hasta ese momento. La actitud que tomaran era de una gran trascendencia para el político republicano español porque podía convertirse en referencia para el resto de partidos liberales europeos. Los liberales ahora habían apoyado a los laboristas para impedir a los conservadores acceder al poder, ya que se estaba viviendo un momento especial en la política británica con tres partidos fundamentales, pero que no conseguían la mayoría suficiente para gobernar solos. De la misma manera, los liberales, como luego sabemos nosotros, podían retirar su apoyo a los laboristas. Para Zulueta el liberalismo tenía una delicada posición: ¿giraría a la izquierda o a la derecha? Si optaban por la primera opción podían contribuir al desarrollo de un laborismo que podríamos considerar de las palabras del político español como más humano, más cultural. Pero si se decantaban por la segunda opción, era fácil que el liberalismo viera un crecimiento tal del laborismo que terminara convirtiéndose en hegemónico. Al final de este largo período sabemos que el laborismo terminaría desalojando de su puesto al liberalismo. No cabe duda, como apuntábamos al principio, el intenso interés que tienen estos análisis contemporáneos de hechos que estaban cambiando el panorama político.

Eduardo Montagut

Hemos consultado, como fuente, el número 4685 de El Socialista.

 

El sufragio censitario

IMG_20151107_014039

En la primera mitad del siglo XIX, los Estados que fueron adoptando el sistema liberal frente al absolutismo optaron por restringir el sufragio, es decir, por establecer el sufragio censitario, en línea con el triunfo de la versión más moderada o doctrinaria del liberalismo. Eso no quiere decir que no hubiera casos tempranos de sufragio universal, pero la burguesía aprendió la lección de las etapas más democráticas de la Revolución Francesa y de otras experiencias revolucionarias para terminar por adoptar el sufragio censitario. Efectivamente, esta restricción en la participación política obedecía al compromiso de la burguesía con la nobleza para estabilizar el reciente triunfo de la Revolución Liberal, impidiendo el acceso de la mayor parte de la población a los plenos derechos políticos, después de cerrarse los ciclos revolucionarios en 1848, ya que las clases populares buscaban la democratización del sistema político y la adopción de políticas sociales que entraban en colisión con los intereses de los que ahora pasaban a dirigir y monopolizar los asuntos públicos. Sabemos que los mecanismos para impedir el acceso al sufragio pasaban por establecer dos requisitos, íntimamente relacionados, el de la capacidad -titulación universitaria- y el de la propiedad o rentas, requisito cuantificable a través de la contribución fiscal.

Una de las justificaciones más ajustadas del sufragio censitario se encuentra en la obra Principios de Política (1815) del escritor francés Benjamin Constant:

“Ha observado muy bien un célebre escritor que, cuando los no-propietarios obtienen derechos políticos, ocurre una de estas tres cosas: o no reciben impulso más que de sí mismos y entonces destruyen la sociedad; o reciben el del hombre o de los hombres que están en el poder, siendo entonces instrumentos de tiranía; o reciben el de los aspirantes al poder y son entonces instrumentos de bandería. Precísase, pues, condiciones de propiedad, tanto para los electores como para los elegibles. No quisiera perjudicar ni ofender a las clases laboriosas. (…) Frecuentemente están dispuestas a los más heroicos sacrificios, y su abnegación es tanto más admirable cuanto que no es recompensada ni por la fortuna ni por la gloria. Pero entiendo que el patriotismo que da el valor de morir por su patria es distinto del que hace capaz de conocer bien sus intereses. Se requiere, pues, otra condición, además del nacimiento o la mayoría de edad. Dicha condición es el ocio, indispensable a la adquisición de la cultura y el recto criterio. Sólo la propiedad hace a los hombres capacitados para el ejercicio de los derechos políticos”

El texto es sumamente interesante porque plantea varias ideas propias de la versión más moderada del liberalismo en relación con la participación política. Para el autor, el pueblo no podía tener derechos políticos porque podría destruir la sociedad cuando se movía por sus propios impulsos, o porque era fácilmente manipulable por los que tuvieran el poder o aspirasen al mismo, quizás pensando en líderes políticos que en la experiencia revolucionaria francesa pudieron adoptar una estrategia política que hubiera pasado por relacionarse con las masas. Esta sería la primera razón para exigir el requisito de propiedad para ser ciudadano activo, es decir, para poder elegir y ser elegido.

El pueblo había sido necesario para conquistar el poder, pero era, por las razones aducidas, incapaz para gestionarlo. Para eso había que contar con tiempo libre, al que aludía Constant, condición necesaria para adquirir cultura y conocimientos. La propiedad permitía ese ocio, y ese tiempo libre proporcionaba formación. Así pues, propiedad y capacidad, los dos requisitos básicos para poder acceder al sufragio y para poder ser elegido, como expresamos anteriormente.

Además de los requisitos plenamente censitarios, se impusieron límites de edad, y que variaban según el país. En general, eran más altos al principio, como los 30 años que se exigían en Dinamarca en 1848. Pero triunfó más la edad de 25 como media, como se comprueba en Italia (1861), Bélgica (1893) y Noruega (1897). Los Países Bajos bajaron más la edad, hasta 23 años en 1850.

Por fin, debe recordarse que el sufragio, tanto cuando era censitario como en la primera etapa del universal, estaba vetado a las mujeres.

Eduardo Montagut

El voto a las elecciones generales en esta segunda década del siglo XXI.

IMG_20190409_083449

Autor: Alejandro Brocato Cardoso

Si usted esta leyendo este artículo, debe saber lo siguiente: no vamos a influir en las próximas elecciones (tanto usted como el que escribe). No somos los votos críticos, los dos iremos a votar, pero nuestros votos están descontados; son votos de la gente que le interesa la política, lee artículos, probablemente haya un alineamiento político claro (que puede ser inclusive una adscripción partidaria), iremos o no a actos partidarios, etc. Y si nos han llamado por encuesta telefónica  o presencial , ante la pregunta por nuestro voto futuro, lo habremos declarado. Bien, los que deciden el resultado de la votación son aquellos que no dicen, los que no saben. Podría ser que hay voto vergonzante, ese voto que no se declara, pero el sujeto lo conoce. Siempre ha existido este voto y seguro que ante estas elecciones al gobierno del Estado español este 28 de abril también hará acto de presencia. Pero lo que ha crecido en proporción es el voto del que decide en el último momento, del que decide en el acto de emitir el propio voto, del que realmente no sabe.

¿Qué pasaba antes? ¿Y qué empezó a pasar hará unos 5 años atrás?

Antes sabíamos más. Las preferencias para el voto de quienes votaban eran mas consistentes, independientemente de los candidatos que personalmente eligiésemos. Y antes de las elecciones las encuestas (tanto de empresas privadas como de los organismos públicos dedicados a estos temas) medían adecuadamente, con poco sesgo, lo que al final acabaría ocurriendo el día de la elección.

Cuando se dan cambios, si se quiere más énfasis, cambios estructurales, todo parece muy lejano. Probablemente un lugar destacado en este tema lo haya tenido Silvio Berlusconi, de Italia, en el año 1994, al ser elegido primer ministro. También es ese laboratorio social que se denomina Argentina había habido un proceso similar con la elección de Carlos Menem a finales de 1989.

Pero en la mayoría de países, ganaban candidatos que provenían de partidos asentados, con trayectoria, con programas y consignas que se inscribían en una tradición ideológica y todo esto era acompañado por encuestas que ratificaban el resultado final. En última instancia, tanto el clima económico y la capacidad de liderazgo de los candidatos eran variables que funcionaban como buenos predictores de quien se haría con el gobierno (en una estructura común de dos partidos hegemónicos).

Los casos de Argentina e Italia fueron tratados, en su momento, como excepciones que más tenían que ver con lo alejados que estaban esos dos países de un esquema bipartidista perfecto, la idiosincrasia nacional, casos complicados . La explicación cultural siempre es el último reducto que se encuentra cuando no hay una  explicación convincente sobre el propio campo de estudio, en este caso la política.

Y entonces vino Trump (no Fidel, para que se entienda). Como Berlusconi y Menem, era un outsider, una persona relativamente fuera de los políticos formados en un partido, de hecho era un simpatizante demócrata que entra a competir como el candidato republicano. En este proceso de primarias, va ganando y ganando, con todos los medios de comunicación importantes en contra. Y con las encuestas en contra y con la oposición de todo el mundo progresista y la mayoría del feminismo institucional generando denuncias. Finalmente ganará las elecciones generales el 8 de noviembre de 2016 contra Hillary Clinton (lo acaban votando en los estados antiguamente industrializados, además de la enorme base cristiana y también mujeres). Gano en electores, no en voto popular, en una inteligente campaña publicitaria individualizada que no dio por ganado o perdido ningún estado clave para llegar a ese número de electores.

En el caso de Jair Bolsonaro, es el triunfo electoral de un diputado de un minúsculo Partido Progresista (Bolsonaro solo era conocido en Rio de Janeiro). Sin plaza en el partido para las elecciones del año 2018 se afilia al  Partido Social Liberal . Un año antes de las elecciones no estaba en ningún radar, no se lo incluía en ninguna encuesta. El tema confabulatorio de suponer que sólo el apoyo de los evangelistas a Bolsonaro explicaría su final éxito en la elección tiene relativa refutación en que el presidente  Lula da Silva tuvo como vice-presidente a un conocido pastor evangelista.

A este panorama de aparentes resultados inesperados, contrarios a la lógica del establishment y como los periodistas explican el mundo se podría añadir el resultado del Brexit y el ascenso de la extrema derecha en Suecia y Finlandia. En este último país, donde ha triunfado el candidato socialdemócrata por un diputado no han empatado con la socialdemocracia para formar gobierno este 14 de abril por el error de 400 votantes que equivocaron el número de lista electoral de su candidato.

En un ámbito más acotado de España, las elecciones al gobierno regional de Andalucía (donde vive uno de cada 4 españoles) de hace unos meses prueba  lo dicho: estas elecciones regionales fueron adelantadas de fecha por el propio partido que gobernaba esta comunidad por más de 34 años, pensando que el votante seguía razonando del mismo modo, que el voto cautivo era suficiente para seguir ganando. Es en estas elecciones donde hace su irrupción un partido de extrema derecha, Vox, que es el partido que ha permitido dando el voto de sus diputados al parlamento regional que un gobierno de derechas este hoy al frente de la Comunidad Autónoma. Todo esto casos reseñados aquí fueron acompañado por el fracaso de las principales empresas de sondeos electorales (en cuanto simple error o brindar información insustancial) y el bochorno del propio Instituto Nacional de Estadística en el caso de Andalucia.

Una posible aplicación psico económica a las elecciones generales.

El gran investigador Daniel Kahneman en su libro Pensar rápido, pensar despacio, nos brinda toda una serie de explicaciones de experimentos y resultados de como y que deciden los sujetos ante distintas alternativas. Trabajos de laboratorio, si se quiere desde los años 60, temas de probabilidad, la creación conjunta con Amos Tversky de la teoría de la perspectiva y el tema del marco en el cual se realizan las decisiones son los principales temas tratados en esta puesta al día de lo que la psicoeconomía ha venido aportando al entendimiento de lo humano.

En el capítulo correspondiente a “Marcos y Realidad” encontramos la siguiente sentencia: “Las personas que deciden tienden a preferir la cosa segura frente al juego (sienten aversión al riesgo) cuando los resultados son buenos. Y tienden a rechazar la cosa segura y aceptar el juego (buscan el riesgo) cuando ambos resultados son negativos” (página 480).

En lo que respecta a las elecciones políticas, lo que sigue es de reflexión propia. Un sujeto va a elegir a quien votar. No solo va a ver los distintos candidatos y propuestas (si hace esto, que ya sería mucho) sino que también va a considerar el marco. ¿qué es bueno? Una parte no desdeñable de los electores deciden su voto el mismo día de la elección. Si considera que su vida actual y su situación futura es buena , tenderá a elegir la opción segura, lo conocido. Otro elector que piensa que su presente y el posible futuro es negativo, entonces elegirá tendencialmente el riesgo, lo desconocido, que en nuestro caso es el nuevo candidato y aquel que promete en el juego un posible pago mayor (muchas de las veces imposible de satisfacer).

Si uno observa como se están comportando los candidatos a presidente de gobierno , vemos a un Pedro Sanchez ( PSOE,socialista) reafirmando lo hecho. Pero la paradoja es que el gobierno socialista ha gobernado unicamente los últimos 10 meses, mientras el candidato Pablo Casado (PP, derecha) parece la oposición a un largo gobierno que fue el de su correligionario Mariano Rajoy, que gobernó durante 7 años, en medio de un recorte generalizado del estado del bienestar pero con una recuperación del empleo y no llegando a una intervención abierta de las instituciones europeas en la economía española. Hasta ahora no se ha visto en los mítines del PP al ex presidente Rajoy o ex ministros, sino caras nuevas, cuanto más desconocidas mejor. El PSOE sigue haciendo participar a un ex presidente Rodriguez Zapatero que tuvo que dejar la presidencia diez meses antes debido a la magnitud de la crisis que no supo sortear. En el caso de Vox, cuanto menos se sepa mejor, por eso la posibilidad de no participar en los debates en televisión era visto como un elemento positivo (de la misma forma que Bolsonaro, por el atentado sufrido contra su persona, no participo en ningún debate en el tramo final de la campaña electoral).

En relación a los otros dos partidos “nuevos” Podemos y Ciudadanos, ya han perdido su oportunidad de ser lo nuevo. Ambos partidos han extremado sus programas y discursos. En el caso de Podemos, populistas de izquierda, esto puede dificultar un posible acuerdo post electoral con el PSOE.En el caso de Ciudadanos, su principal aspecto que era captar votos en Cataluña, dada su deriva furiosa contra el independentismo catalán, ha facilitado que Vox, que es más de ámbito estatal, nuevo, pero de ámbito estatal, salga reforzado en Cataluña. Si se mira el mapa político español con el de su vecino portugués, lo que se nota a faltar es una izquierda más allá de la socialdemocracia (tal vez como la alemana De Linke), una izquierda comprometida con la democracia, el progreso social y la seriedad en la consideración del presupuesto público. Esta ausencia hace difícil pensar en un gobierno a la portuguesa para España en estos tiempos.

.En otras palabras, cada partido tiene un caudal de votos seguro, son sus votantes, estos acudirán fielmente a depositar su voto. Pero son los otros, no tanto los de los otros partidos, sino los que no tienen preferencias declaradas los que deciden. Si estas personas ven su presente y futuro en forma negativa, tenderán a elegir el riesgo, el candidato o el partido más disruptivo. Si estos mismos votantes ven el presente y el futuro de forma positiva, tomaran al final, tendencialmente, la opción segura, los partidos que se comprometan con la continuidad.

Las visiones del progresismo y esta nueva realidad

Nunca la humanidad ha vivido tan bien. Nunca, ni proporcionalmente ni absolutamente, tanta gente ha dispuesto de tantos elementos de confort, de una mejor vida (piense simplemente en el agua potable). Hemos de recordar que no hace mucho y durante miles de años la situación era diferente, la contraria. En el siglo XIX la mayoría de la gente pasaba terribles penurias. En ese siglo se forja, desde la izquierda, una mirada sobre la vida social, consecuentemente  pesimista. El viejo Karl Marx percibe otra realidad, que la propia evolución del capitalismo permita una evolución pacífica hacia el socialismo, centrado en los países más pujantes, Estados Unidos, Inglaterra y Alemania. Mucho de esto ha pasado y lo llamamos estado del bienestar, para indignación de los libertarios y la escuela austriaca.

Si la visión que cada día las organizaciones de pensamiento progresistas difunden y esto es acompañado por los funcionarios que crean opinión son injustificadamente pesimistas, no hay que asombrarse de los resultados electorales reseñados anteriormente. No hay nada más disruptivo en lo político, nada más nuevo para los que no tienen pensamiento político, que el fascismo. Cuando se afirma, que es una visión injustificadamente pesimista, es en relación que primero hay que ver los datos, y la tendencia que muestran los mismos. Y aceptar que cuando hemos logrado organizar millones y millones de personas que viven en una sociedad (y en un mercado mundial interconectado, de ahí viene nuestro bienestar), habrá un mínimo de dolor y percances que solo se podrán solucionar en el muy largo plazo. Hemos de aprender a rechazar la construcción de nuestra opinión sobre la base de fotos, de lo visual. Negarnos a Legislar en función de manifestaciones, del shock emocional. Pensar despacio es lo que nos hace humanos.

¿Qué debería decir el candidato Pedro Sanchez, PSOE, en este nuevo contexto? Sanchez es el actual presidente del gobierno, con lo cual no puede hacer oposición a sí mismo. Debería defender la experiencia (gracias de nuevo Kahneman por hacernos entender la diferencia entre experiencia y recuerdo) que suponen los más de 40 años de democracia española y los avances conseguidos por sobre los malos recuerdos de tantas cosas que han sido negativas. Debería hacer ponderar a aquellos que no saben que votar que la situación es buena, no que es mala. Obviamente mejorable y en este sentido no se debe aceptar ninguna corrupción.  Y esto no es un tema absoluto, no es que los más pobres tienen una visión mas negativa de su futuro que los que tienen más renta. Los que piensen que su situación es mala y que las opciones no compensan a futuro, estos van a jugar, a asumir riesgo. Y no confundir pobreza con miserables, el viejo Marx ya explico como se deben tratar los lumpenes.

El ejercicio que cada uno debería hacer.

En verdad hoy, sábado 20 de abril, no sabemos que va a pasar en las próximas elecciones del 28 de abril, menos podemos saber si se podrá formar gobierno y que este sea realmente estable. Pero esta es una buena oportunidad para saber si correctamente sabemos ver, sentir, y pensar lo que nos pasa en la sociedad donde vivimos. Y no solo en relación a nuestra vida en España, sino en nuestro barrio, nuestra ciudad. Pues bien, hay que coger un papel y hacer el pronóstico . Y después del día de la elección, con los resultados en la mano, comparar.

Los Borbones

eugene-delacroix-la-libertad-guiando-al-pueblo-15553

La Casa de Borbón tiene su origen en Francia y se puede rastrear desde el siglo X. Los Borbones eran un linaje vasallo de la Corona de Francia, lo que les permitió aumentar sus posesiones territoriales durante toda la Edad Media, especialmente en la Auvernia y el Berry. A principios del siglo XVI, Carlos, perteneciente a la rama principal del linaje, recibió de la Corona francesa el título de duque de Borbón. Antonio de Borbón, su sucesor, se casó con Juana de Albret, reina de Navarra, lo que le permitió conseguir el título de rey. Su hijo fue Enrique de Navarra, personaje clave en la Historia de Francia, ya que del conflicto de las Guerras de Religión salió coronado, convirtiéndose al catolicismo. Enrique pasó a ser Enrique IV, el primer monarca de la dinastía de Borbón en Francia. El monarca más importante de dicha dinastía fue, sin lugar a dudas, Luis XIV, el rey Sol. Otro Borbón destacado por otras razones fue Luis XVI, decapitado en la guillotina. La Casa de Borbón dejó de reinar en Francia con la Revolución de 1830, que terminó con el reinado de Carlos X, subiendo al trono Luis Felipe de Orleans. Al ser destronado en la Revolución de 1848 no volvió a reinar ningún monarca en Francia, con la excepción del régimen del Segundo Imperio de Napoleón III. Los monárquicos franceses siguieron reclamando la restauración monárquica en las tres sucesivas Repúblicas francesas, que se han dado desde entonces. Se dividieron en orleanistas y en legitimistas. Éstos últimos abogarían por los Borbones.

La Casa de Borbón pasó a reinar en España gracias al testamento de Carlos II, que designó a Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV, como su heredero. Recordemos que la abuela de Felipe era hija de Felipe IV, María Teresa, esposa de Luis XIV. Pero el acceso al trono no se confirmó hasta que se terminó la Guerra de Sucesión, cuando las potencias europeas reconocieron a Felipe V y se rindieron los reinos de la Corona de Aragón.

Un hecho curioso de la dinastía de los Borbones en el siglo XVIII tiene que ver con la sucesión de Felipe V. En vida abdicó en su hijo Luis I pero el joven rey falleció a los pocos meses y, aunque se pensó en que la Corona pasara a su hermano el príncipe Fernando, regresó a su padre, quizás por la fuerte presión que ejerció la reina Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe. Fernando sería después rey, con el título de Fernando VI al morir su padre. Pero como no dejó descendencia la Corona recayó en su hermanastro, hijo de Isabel de Farnesio, el rey de Nápoles, Carlos, que pasaría a reinar en España como Carlos III.

La Casa de Borbón sufrió una profunda crisis cuando Fernando VII promulgó la Pragmática Sanción, que permitiría reinar a su hija Isabel II, derogando la Ley Sálica. Eso provocaría, entre otras causas, la guerra carlista, aunque este conflicto es más complejo y tienes más causas que la estrictamente dinástica. Carlos María Isidro, hermano de Fernando, no aceptó este cambio y con él nació otra rama de los Borbones.

Los Borbones no han reinado en España en algunos momentos: en el período del reinado de Amadeo de Saboya y con la Primera República, conocido como el Sexenio Democrático, es decir, entre 1868 y 1874; en el siglo XX en tiempos de la Segunda República y la Guerra Civil. (1931-1939), y por fin, con la dictadura franquista (1939-1975).

La Casa de Borbón reinó en dos Estados de Italia a partir del siglo XVIII. El Primer Pacto de Familia que se firmó en el año 1733 entre los Borbones franceses y españoles involucró a España en la Guerra de Sucesión Polaca (1733-1738) al lado de Francia contra Austria. El resultado de la guerra propició que el infante don Carlos, hijo de Felipe V y de Isabel de Farnesio, fuera proclamado rey de las Dos Sicilias, es decir, de Nápoles y Sicilia, en el año 1738. En 1743 se firmó el Segundo Pacto de Familia entre Versalles y Madrid. En esta ocasión el conflicto europeo se daba en Austria con su Guerra de Sucesión (1741-1748). Los Borbones españoles consiguieron que el segundo hijo de Felipe V e Isabel de Farnesio, el infante don Felipe, se hiciera con los ducados de Parma y Piacenza. Cuando Carlos tuvo que venir a España para reinar por haber muerto sin heredero su hermanastro Fernando VI, dejó a uno de sus hijos en el reino de Nápoles. Los Borbones dejaron de reinar en dicho reino en el proceso de unificación italiana gracias a los esfuerzos de Garibaldi y los “Camisas Rojas”.

Eduardo Montagut

Aproximándonos a Proudhon

TOSHIBA CAMCORDER

Proudhon es un personaje clave a caballo entre el socialismo y el anarquismo, con planteamientos muy sugerentes y que merecen nuestra atención, especialmente los relacionadas con el mutualismo y las cooperativas. En este breve trabajo realizaremos una aproximación a sus ideas.

Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865) fue un pensador autodidacta francés que planteó profundas críticas de la realidad de su momento. En París se relacionó con los socialistas utópicos de la órbita de Fourier. Entre 1840 y 1842 publicó sus conocidas Memorias sobre la propiedad. En la primera de ellas planteó la pregunta sobre qué era la propiedad, y su consideración como un “robo”. La propiedad no se basaría en el trabajo, ni en el derecho natural ni en la ley, sino en la ocupación violenta. Su existencia obligaba, por tanto, a los hombres a realizar un trabajo por el que recibían una retribución, aunque parcial. Pero Proudhon no era contrario completamente a la propiedad. Respetaba aquella que nacía del trabajo. Lo ideal era que todos tuvieran la obligación de trabajar y, de ese modo, generalizar la propiedad, dejando fuera a los perezosos.

Pero su obra fundamental es su Sistema de las contracciones económicas, o Filosofía de la miseria (1846). Se trata de un texto donde se fusionan el socialismo utópico con elementos de la economía clásica liberal. En la obra se defiende el mutualismo, un sistema donde quedaría abolido el dinero y donde se establecería un intercambio justo de los productos, medio para construir una sociedad armónica. El concepto de autoridad quedaría sustituido por el del contrato libre. No serían necesarias las leyes ni las instituciones. Proudhon aborrecía la violencia como medio para transformar el orden. En contraposición se debía establecer una etapa intermedia con el establecimiento de un sistema de crédito sin intereses y la creación de cooperativas. Todo esto provocó la condena de Marx que le acusó de defender un tipo de socialismo pequeño burgués.

Proudhon participó en el proceso revolucionario de 1848 al ser elegido diputado de la Asamblea Nacional. Napoleón III condenó a nuestro protagonista a tres años de prisión por el delito de incitación al odio.

Las ideas de Proudhon se acercan al anarquismo por su fuerte crítica al estatismo socialista marxista. También fue muy crítico con la Iglesia, defendiendo el mantenimiento del concepto de familia. Del anarquismo evolucionó hacia una especie de federalismo democrático como solución al problema del Estado. También modificó su inicial ataque a los métodos violentos, al considerar en la obra La guerra y la paz (1861) que la guerra podía ser lícita en determinadas circunstancias.

Un aspecto más polémico es el relacionado con sus ideas sobre la mujer. Proudhon mantuvo una postura antigualitaria evidente al defender la idea de que no contemplaba el destino de la mujer fuera de la familia y el hogar.

En conclusión, Proudhon influyó mucho en el movimiento obrero francés y en los anarquistas, y en los socialistas defensores de fórmulas cooperativistas.

Eduardo Montagut

 

El Presidente del Gobierno en el Ateneo

A9

En la foto el Vicepresidente del Ateneo, José Antonio García Regueiro, con el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado 19 de marzo en el Ateneo de Madrid.

El martes 19 de marzo de 2019 el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo en el Ateneo de Madrid un llamamiento a la necesidad de proteger Europa para que Europa protegiera, a su vez, a sus ciudadanos. Recordó los riesgos que acechan a la Unión y la necesidad de que los europeos tomen conciencia de ello, especialmente de proteger a la Europa Social, a la que cohesiona, a la solidaria.

Presentó el acto el Vicepresidente del Ateneo, José Antonio García Regueiro, que recordó que proteger el ideal de Europa es también proteger el ideal de España, de la España progresista, avanzada e ilustrada, que siempre ha mirado hacia la Europa de los derechos y las libertades.

IMG_8439

A3

A2A7

A1

image006 image007

Los socialistas ante el reconocimiento del sufragio femenino en la República

IMG-20170816-WA0015

El Socialista insertó un largo comentario sobre el reconocimiento del derecho del sufragio femenino en su número del 2 de octubre de 1931, y que nos permite comprobar cómo este histórico hecho influyó de forma evidente en el Partido Socialista. No podemos olvidar que el voto de la mujer suscitó un intenso debate en las izquierdas españolas entre partidarios sin fisuras de su reconocimiento y los que sin negar ese derecho no veían adecuado el momento porque pensaban que podía peligrar la República, ya que determinados sectores y personajes opinaban que sobre la mujer española pesaba el poderoso influjo de la Iglesia. El PSOE no se vio ajeno a esta polémica, aunque, al final votó a favor, un voto necesario para sacar adelante este reconocimiento en el proyecto constitucional, dado que era la principal minoría parlamentaria. En este artículo del periódico obrero podremos comprobar la ambivalente postura socialista ante el voto femenino. Por un lado, era un deber de justicia que el Partido no podía dejar de apoyar, pero se sentía que era una medida que, en un plazo no muy lejano, es decir, cuando hubiera elecciones, podría perjudicarle, y eso debía espolear al mismo porque se había duplicado el censo electoral.

La crónica comenzaba aludiendo al comentario que, al parecer, había realizado un diputado de la minoría vasco-navarra cercano al carlismo que se había dirigido a los socialistas afirmando que habían votado con ellos en relación con el sufragio femenino. El periódico se preguntaba si lo que se consideraba la “caverna” se estaba acercando a las ideas socialistas. No podía ser así. Si los socialistas habían votado a favor sin hacer cálculos sobre si esa decisión perjudicaba o no para las próximas elecciones, la minoría aludida sí habría realizado cálculos como otros grupos en las Cortes, especialmente la minoría radical. En este sentido, el periódico hablaba de cómo en el seno del Partido había habido quienes se oponían al reconocimiento de este derecho (se aludía a una “Agrupación Socialista del Norte”) porque los argumentos recordaban a los de una parte de la derecha, y tenían que ver con el poder de la Iglesia sobre las mujeres, mucho más numerosas que las mujeres trabajadoras. El propio periódico decía que, habiendo ganado en la votación, se había perdido en realidad, porque opinaba que la mujer emplearía ese derecho en contra de quienes lo habían defendido y votado en las Cortes. Había que esperar a nuevas generaciones de mujeres, con más conciencia política.

Ante el reconocimiento del voto a las mujeres, y según este análisis, los socialistas adquirían una responsabilidad política, partiendo de cierta autocrítica. El socialismo español no habría abandonado a la mujer obrera a su suerte, en alusión a la lucha a favor de todos los trabajadores, independientemente de su sexo, pero era cierto que no había desarrollado una labor de consejo a la misma, en un comentario con un evidente tono paternalista, y no lo había hecho porque no había sido necesario, ya que no había podido votar hasta entonces. Pero ahora el voto de la mujer era fundamental, era necesaria su cooperación, y que se incorporara al Partido. Este era el objetivo y lo que debía sacarse de la concesión del voto. Era un objetivo urgente para las próximas elecciones, porque había que ganarlas.

Eduardo Montagut

Hemos consultado el número 7066 de El Socialista.

Las socialistas en el primero de mayo de 1915

416c65676f72c3ad615f495f526570c3ba626c6963615f45737061c3b16f6c61

En este artículo abordamos la presencia de las mujeres socialistas en la celebración del Primero de mayo de 1915, con el fin de comprobar la creciente posición femenina en esta celebración fundamental del movimiento obrero socialista en España, a pesar del protagonismo masculino evidente.

El Comité de la Agrupación Femenina Socialista Madrileña (Juana Taboada, María Ruedas, Dolores Fernández, María Rojo, Carolina Esteban, Elena Enhorabuena, Faustina García y María Merino) firmaron el 24 de abril un manifiesto, publicado en El Socialista en el número de ese mismo día, en el que se hacía un llamamiento a las mujeres para que acudieran a la manifestación en Madrid. En ese año se insistía en esta participación porque gran parte de las peticiones que se iban a elevar a las autoridades tenían mucho que ver con la carestía de la vida. La situación de profunda desigualdad existente en España debía ser motivo para que “todas las madres, todas las explotadas, todas las mujeres que sientan en su corazón las amarguras y el dolor ajeno se decidan venir a nuestro lado, cobijándose bajo nuestra roja bandera, que instaurará la paz en el mundo entero”. En el llamamiento, por tanto, se unía el problema de la elevación desmesurada de los precios que castigaba especialmente a los hogares de la clase trabajadora, con el de la guerra.

Otro aspecto fundamental del llamamiento tenía que ver con la propia emancipación de la mujer. Las socialistas madrileñas expresaban que luchaban para conseguir una sociedad donde la mujer fuese más considerada, menos explotada y escarnecida. Se recordaba el duro trabajo femenino en las minas, puertos, fábricas y en el campo. Además, muchas perdían sus hijos en la guerra (recordemos la presencia constante de la guerra de Marruecos, y no sólo la cuestión de la Gran Guerra), mientras que otras se veían abocadas a la prostitución y la miseria.

En el inicio de la manifestación madrileña las mujeres socialistas tuvieron un gran protagonismo. Mientras se iban concentrando los manifestantes, la Agrupación Femenina Socialista se dedicó a vender claveles y flores rojas a beneficio de El Socialista. Se calcula que se vendieron unos quinientos claveles rojos. Las mujeres socialistas se lamentaban porque se habían quedado muy pronto sin existencias al superarse las expectativas. El resto de flores se vendieron mientras transcurría la manifestación. Esta verdadera fiesta de la flor se convirtió en parte de las manifestaciones del Primero de Mayo en muchas localidades españolas.

Eduardo Montagut