Cuando los socialistas condenaron la pena de muerte

rosa rojaEn el Congreso de la Segunda Internacional, que se celebró en el año 1910 en Copenhague se aprobó una resolución contra la pena de muerte.

Los socialistas votaron contra la pena de muerte apelando a una serie de principios, empleando un repaso histórico reciente sobre esta cuestión desde el triunfo de las revoluciones liberal-burguesas.

Los socialistas constataban que la burguesía había condenado la pena de muerte como una herencia bárbara del pasado. Podríamos interpretar esta apreciación como una de las facetas de las revoluciones que terminaron con las monarquías absolutas y el Antiguo Régimen donde la pena de muerte era una práctica común, y donde había comenzado a ser cuestionada por la Ilustración. Pero, una vez conquistado el poder, y en la época del enfrentamiento entre la burguesía y el proletariado, la posición de la primera había cambiado sustancialmente.

La burguesía había abandonado la lucha contra la pena de muerte, en línea con su olvido por la democracia, según la interpretación socialista. La burguesía empleaba la pena de muerte para luchar contra el proletariado y evitar el final del capitalismo. En ese momento, se constataba un aumento de declaraciones de personalidades en Alemania que justificaban la existencia de la pena de muerte. En el parlamento francés se había votado contra un proyecto de ley que abolía la pena de muerte. En Estados Unidos se empleaba la pena de muerte para combatir al movimiento obrero, aludiendo a los mártires de Chicago. También se reflejaba el uso de la pena de muerte en España por un régimen, calificado por los socialistas, como “caduco y reaccionario”. En España se aplicaba, según la resolución de la Internacional, el “asesinato jurídico”. Finalmente, se aludía al uso de la pena de muerte en Rusia contra los revolucionarios, provocando un verdadero “reguero de sangre”. No olvidemos que después de la Revolución de 1905 se acrecentaron las políticas represivas por parte de Stolypin, que combinaba con un evidente programa modernizador en lo económico.

Por fin, los socialistas condenaban la hipocresía de la burguesía occidental, horrorizada por la ejecución de Ferrer i Guardia, pero indiferente hacia las verdaderas matanzas perpetradas por el gobierno ruso. Recordemos, en este sentido, la enorme campaña internacional para evitar la ejecución del pedagogo y anarquista de la Escuela Moderna.

El Congreso afirmó que los representantes del proletariado, es decir, los socialistas reunidos en la Internacional, eran los únicos adversarios reales de la pena de muerte. Consideraban que solamente con la llegada al poder y la extensión de la cultura de las masas obreras por la acción política y sindical, se podría luchar eficazmente contra la pena de muerte.

Así pues, se tomó una resolución por la que se invitaba a los representantes políticos de la clase obrera a exigir la abolición de la pena de muerte en sus respectivos países. Los mecanismos para hacerlo se encontrarían en el trabajo parlamentario y la propaganda política, especialmente a través de la prensa socialista y obrera.

Eduardo Montagut

Socialismo y estética: William Morris

 William_Morris

La figura del británico William Morris (1834-1896) supone una figura fascinante por sus múltiples facetas, especialmente en el campo de la arquitectura y del diseño, al fundar el movimiento Arts and Crafts, que propugnaba la vuelta a la manufactura artesanal frente a la producción industrial despersonalizada. Desde el año 1861 se dedicó a diseñar y fabricar objetos decorativos, muebles y papeles pintados con una inigualable calidad estética. Sus ideas en este campo tendrían una clara influencia en el Modernismo y el diseño posterior. Pero, además, Morris fue un socialista convencido y entregado ferviente a la causa. En este trabajo hablaremos de sus ideas, que pueden definirse desde una especie de socialismo estético.

Para entender la figura de Morris en la historia del socialismo británico debemos comenzar por la fundación en 1881 de la Democratic Federation por parte de Henry Hyndman, aunque con el tiempo cambiaría su denominación por la de Social Democratic Federation Esta organización editaba Justice, el que puede ser considerado el primer periódico socialista británico. En la organización destacaron también sindicalistas muy activos, como Ton Mann y John Burns, que hicieron que se vinculara hacia el sindicalismo. Otra de sus características fue que se trató de la organización británica más cercana a las ideas marxistas. En el S.D.F. militó William Morris.

Pero en 1884 surgió una nueva organización la Socialist League, porque un grupo de militantes estaba descontento por el autoritarismo de Hyndman y por la estrategia seguida por la organización. El grupo estaba compuesto por el propio Morris, además de su amigo Walter Crane, el periodista Belfort Bax, con formación alemana y que aspiraba a liderar el grupo, Andres Scheu, Eleonor Marx Aveling, la hija menor de Marx y su compañero Eward Aveling. La nueva organización tenía un acusado sentido revolucionario. Editaron The Conmmonweal. El primer problema del grupo fue su heterogeneidad porque unos eran marxistas y otros tendían hacia el anarquismo, aunque, sin lugar a dudas, la figura más intensa era Morris. Se puede decir que insufló en ese momento en el socialismo británico una fuerte dosis de vuelta a la utopía, con idealismo e intenso humanismo. Pero, a diferencia de los anteriores utópicos, Morris estaba muy apegado a la realidad. El socialismo de Morris es peculiar porque parte de sus ideas estéticas vinculadas a la moral. Morris pertenecía a los hombres que detestaban la sucia realidad industrial de su país, y aborrecía el imperio del dinero que había corrompido a la sociedad. Había que construir una alternativa basada en la belleza. Morris unió, como ningún otro personaje, el arte con el socialismo. La sociedad futura debía conciliar la libertad, el bienestar y la belleza. Su defensa de la igualdad, como socialista que fue, iba pareja a la de la fraternidad, aunque con unos tintes estéticos medievalizantes por evidente influencia de Ruskin. Y a esta causa dedicó sus energías, siendo un personaje que se caracterizó por su entrega y su apelación a las masas, como atestigua sus Chants for Socialists, que publicó en The Commonweal. El texto aludía poéticamente al despertar del pueblo. Además, Morris impartió conferencias, organizó reuniones y comités, y elaboró discursos para difundir sus ideas socialistas.

Es evidente que esa sociedad futura con tintes comunistas y libertarios entroncaba con la utopía a la que hacíamos referencia anteriormente, pero también es cierto, y en la misma línea de lo que expresamos después, que Morris no era desconocedor de la realidad económica. Estudió las obras de Marx, aunque Engels fue muy crítico con los socialistas de la Liga al acusarlos de sentimentalismo. Morris intentó, pues, combinar lo utópico con lo científico. En este sentido es fundamental su obra News from Nowhere, del año 1890, donde realiza una profunda crítica del capitalismo industrial desde sus posiciones estéticas y antropológicas. Se trata de una novela utópica en donde se describe la sociedad futura del año 2000, cuando se ha llegado a la era comunista. Relata la vida en un Londres sin miseria y sin fealdad, las dos lacras de su tiempo, según el autor. Londres era una ciudad limpia y bella con excelentes edificios y campos. Se trataría de un nuevo urbanismo vinculado a la naturaleza, marco excelente para el trabajo alegre de todos, sin presiones y sin desigualdades de clase; en fin, estética y socialismo.

La Liga Socialista no terminó por cuajar claramente. Quedó muy vinculada exclusivamente a la ciudad de Londres y otras zonas en Escocia. Su capacidad de movilización no fue muy alta. Pero el principal problema, que ya intuíamos anteriormente, tendría que ver con la desunión interna. El propio Morris fue consciente del fracaso de la organización y en 1890 se retiró.

Un aspecto final a tener en cuenta en Morris es la contradicción que terminó por generarse entre sus ideas estéticas, muy importantes, sin lugar a dudas, en la Historia del arte y del diseño, con sus planteamientos socialistas. Los productos que diseñaba y realizaba, dados los meticulosos y creativos procedimientos de trabajo empleados y de su exquisita calidad, solamente podían ser adquiridos por una minoría de alto poder adquisitivo y no por los trabajadores.

Eduardo Montagut

Gibraltar en el siglo XX hasta 1985

europa-1919 (1)

La historia de Gibraltar en el siglo XX comienza con la visita que el joven Alfonso XIII realizó al Reino Unido en 1905 en relación con su boda con la princesa Victoria Eugenia. En ese contexto, el gobierno británico solicitó a España que renunciase a los derechos que el Tratado de Utrecht le otorgaba en relación con Gibraltar, pretensión que no fue atendida. Pero el hecho capital de este principio de siglo fue la construcción de la verja en el año 1908. Las autoridades británicas justificaron la existencia de la verja como un medio para evitar el contrabando y facilitar las labores de vigilancia. Dentro de este límite quedaba englobado el antiguo “campo neutral”, que se había ido anexionando Gran Bretaña a lo largo del siglo anterior.

En 1921, Gibraltar pasó a tener un ayuntamiento propio, hecho trascendental en la historia de la formación de la identidad gibraltareña.

En plena guerra civil española, en el año 1938, se proyectó un aeropuerto para Gibraltar, diseño que fue aprobado en el año 1941, en el terreno anexionado en el siglo XIX. Además, la pista tuvo que introducirse unos ochocientos metros en la bahía de Algeciras. Gibraltar fue uno de los elementos fundamentales en las negociaciones entre los gobiernos franquista y nazi en relación con la participación española en la Segunda Guerra Mundial.

La dictadura franquista reivindicó continuamente la soberanía española sobre Gibraltar. Una vez que el régimen fue reconocido en la ONU, Madrid exigió la aplicación de la resolución de Naciones Unidas del año 1960 sobre la descolonización. Cuando los británicos tomaron la decisión de promulgar la Constitución de Gibraltar, en mayo de 1969, España adoptó varias medidas muy contundentes. En el terreno diplomático, denunció el Tratado de Utrecht y el incumplimiento de la resolución de la ONU. Pero, la medida más importante fue el cierre de la frontera el día 8 de junio de 1969. Las comunicaciones por tierra quedaron interrumpidas. Londres siguió, por su parte, con su política de estabilización de la situación internacional de la colonia. Cuando el Reino Unido ingresó en el Mercado Común en el año 1973, obtuvo una victoria diplomática, ya que se reconoció a Gibraltar como miembro de la Comunidad Europea con un estatus especial.

Llegada la democracia a nuestro país, se renovaron las reivindicaciones españolas sobre Gibraltar. El propio rey aludió a la cuestión en su discurso de jura ante las Cortes. Pero Adolfo Suárez intentó abordar el contencioso desde una fórmula nueva. Pensó que Gibraltar podía reincorporarse a España aprovechando la construcción del Estado de las autonomías. El gobierno español potenció las conversaciones con el británico. En abril de 1980, Marcelino Oreja y lord Carrington firmaron la Declaración de Madrid, que abría un proceso de negociaciones, aunque muy pronto se estancaron.

Los socialistas volvieron a reclamar la soberanía de Gibraltar. Los ministros Morán y Howe firmaron la Declaración de Bruselas de 1984 que, al menos, consiguió que Londres aceptara incluir en las negociaciones la cuestión de la soberanía, algo que nunca había ocurrido. La concesión española fue la apertura de la verja en febrero de 1985.

Eduardo Montagut

Gibraltar durante el siglo XIX

Gibraltar

En el presente trabajo abordamos la situación de Gibraltar en el siglo XIX, marcada por la debilidad de España y la importancia estratégica que el Peñón adquirió para los británicos dentro de su organización imperial. Por último, comprobaremos el origen de la identidad gibraltareña al calor de la conversión del Peñón en colonia.

El siglo XIX comenzó para Gibraltar con más guerra. El Peñón se convirtió en un elemento fundamental para que Inglaterra asentase su dominio definitivo en el mar sobre Francia y España, como se puso de manifiesto con la victoria de Trafalgar en 1805, ya que la plaza jugó un papel clave. La inmediata guerra de la Independencia tuvo, por su parte, consecuencias fundamentales para la historia de Gibraltar y para España.  La línea de muralla que se había construido casi un siglo antes frente al Peñón fue derribada en el año 1810 por los zapadores ingleses, con el permiso de las autoridades españolas, para que no fuera utilizada por los franceses cuando llegaran a la zona.

El derribo de la línea defensiva permitió a los ingleses iniciar un proceso de expansión territorial ante la debilidad de España. Para ello, se emplearon siempre excusas sanitarias. A causa de las epidemias de 1814-15, 1829 y 1854, las autoridades españolas permitieron que se instalasen barracones e infraestructuras sanitarias en la zona denominada “campo neutral”, pero, una vez pasado el peligro, esas instalaciones pasaron a ser militares, con lo que, a mediados del siglo, Inglaterra ya había ocupado todo el istmo. España protestó por cauces diplomáticos ante estos abusos evidentes, pero con nulo éxito.

En el mar pasó algo parecido. Hasta los años veinte del siglo XIX, existía una especie de acuerdo tácito entre los dos países por el que se aceptaba la distancia de 400 metros como límite de las aguas gibraltareñas. Pero el naufragio de dos buques ingleses el 7 de diciembre de 1825 cambió radicalmente la situación. Londres declaró que las aguas jurisdiccionales gibraltareñas pasarían, a partir de entonces, a ser las comprendidas entre el puerto de Gibraltar y Punta Mala. España protestó, pero no consiguió revertir la situación. Unos años después, Palmerston, a la sazón secretario de Asuntos Exteriores, afirmó que eran los cañones de Gibraltar los que le otorgaban el dominio de sus puertos, plasmación muy gráfica del poder británico frente a una potencia de segundo orden. En 1865 se firmó una declaración sobre navegación en las aguas del Estrecho, pero muy favorable a los intereses de los contrabandistas gibraltareños frente a los posibles apresamientos por parte de los españoles. En 1880 se llegó a un acuerdo que permitió cierta convivencia en la bahía de Algeciras. Gibraltar se convirtió para Londres en un punto fundamental en su estrategia de control del Mediterráneo, gracias a una serie de enclaves que formaban una línea que iba desde el Peñón, pasaba por Malta y Chipre y llegaba hasta el Canal de Suez. Gibraltar abrió una estación carbonera para abastecer a los barcos británicos, siendo muy importante en la Primera Guerra Mundial. En 1894 se empezó la construcción de unos astilleros.

La situación jurídica de Gibraltar cambió en el año 1830 cuando los británicos decidieron otorgarle el estatuto de colonia. Ya no sería “ciudad y guarnición de Gibraltar en el Reino de España” sino que pasaba a ser “colonia de la Corona de Gibraltar”. La Carta concedida a Gibraltar permitió la creación de un Tribunal Supremo y de una policía civil. Se pretendía establecer una división de poderes entre el ejecutivo, en manos del gobernador, y el poder judicial. Por otra parte, Gibraltar ya no dependería de las autoridades militares sino del Ministerio de las Colonias. Los cambios jurídicos no fueron muy bien aceptados por los militares. En los años cuarenta del siglo XIX, el gobernador Gardiner se empeñó en mantener la condición militar de la plaza y se enfrentó a la población civil, especialmente en la cuestión del contrabando, la principal fuente de riqueza de la colonia. Gardiner consideraba un escándalo el volumen de este negocio fraudulento porque enturbiaba las relaciones con España y generaba serios problemas con la tropa por la cuestión de los sobornos. Durante toda la segunda mitad del siglo XIX continuó el intenso debate sobre el carácter jurídico de la plaza, pero no se varió su condición establecida en 1830. La creación de la colonia tiene una importancia histórica capital porque es el origen de la identidad gibraltareña, ya que la población civil fue consciente de su creciente poder e influencia y permitió que se consolidasen sus derechos.

Eduardo Montagut

Gibraltar en manos inglesas

IMG-20181206-WA0009

Gibraltar desde Ceuta

En la Guerra de Sucesión española la escuadra anglo-holandesa al mando del almirante sir George Rooke llegó a Gibraltar en 1704, sitiando la plaza por tierra y por mar. La guarnición era muy escasa, y el día 4 de agosto de ese año se rindió. Los ingleses izaron su bandera en nombre de la reina Ana. Felipe V se apresuró a intentar recuperar una plaza tan estratégica. El encargado de la tarea sería el marqués de Villadarias, pero la expedición no se coronó con el éxito, a pesar de contar con nueve mil soldados españoles más tres mil franceses, así como con el apoyo de la flota del conde de Tolosa. Los factores que explicarían este fracaso serían, por un lado, el dominio marítimo inglés, pero, por otro, las lluvias y enfermedades que asolaron al ejército hispano-francés. Desde el primer momento, se puede comprobar que la clave militar que ha permitido siempre a Inglaterra mantener Gibraltar en su poder ha sido su dominio del mar, que facilitaría el abastecimiento de hombres, armas y víveres a la plaza. Villadarias fue relevado por el mariscal Tessé, que intentó un nuevo asalto por tierra, fracasando de nuevo.

El Tratado de Utrecht de 1713 ratificó el dominio perpetuo inglés sobre Gibraltar:

“El rey católico, por sí y por sus herederos, y sucesores, cede por este Tratado a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas que le pertenecen, dando la dicha propiedad absolutamente para que la tenga y goce con entero derecho y para siempre, sin excepción ni impedimento alguno. Pero para evitar cualesquiera abusos y fraudes en la introducción de mercancías […] la dicha propiedad se cede a la Gran Bretaña si jurisdicción alguna territorial y sin comunicación abierta con el país circunvecino por parte de tierra […]”

Los Borbones consideraron la recuperación de Gibraltar como una de sus máximas prioridades en el siglo XVIII, pero con nula fortuna, aunque no siempre el fracaso debe ser achacado al poderío británico, ya que, como veremos a continuación, otros intereses diplomáticos se interpusieron y fueron considerados más importantes en determinados momentos, especialmente los vinculados a Italia

Jorge I ofreció Gibraltar a Felipe V en el año 1718 si éste se incorporaba a la Cuádruple Alianza y abandonaba sus pretensiones de recuperar los territorios italianos perdidos al terminar la Guerra de Sucesión. Pero ese momento coincidió con varios triunfos militares españoles en Cerdeña y Sicilia y se declinó el ofrecimiento. Cuando la situación militar cambió y los ingleses ocuparon Vigo, se impuso una reflexión en la corte madrileña. El monarca fue manipulado por la diplomacia británica con una táctica dilatoria, ya que el embajador Stanhope aseguraba a la corte española que el rey Jorge deseaba un acuerdo con el rey Felipe pero que la opinión pública y el Parlamento se lo impedían. Esta política permitió ganar tiempo a los ingleses, aunque terminó por cansar a las autoridades españolas, que comprobaron que era imposible obtener la plaza por medios diplomáticos.

La guerra se declaró en 1727 y se inició un segundo sitio con veinticinco mil soldados, al mando del conde las Torres. Pero la falta de una poderosa flota frente a la británica volvió a ser determinante y se fracasó. El sitio fue levantado después de la firma del Acta de El Pardo del 6 de marzo de 1728. Por este acuerdo, España aceptaba lo estipulado en su día en Utrecht, a la espera de las decisiones que se tomaran en el Congreso de Soissons. De nuevo, la diplomacia británica supo imponerse.  Al constatar el empeño de la reina Isabel de Farnesio por conseguir un trono italiano para su hijo el infante Carlos, futuro Carlos III, los británicos apoyaron ese deseo y consiguieron que el problema de Gibraltar dejara de ser una prioridad española durante mucho tiempo.

Durante la Guerra de los Siete Años, los franceses y los británicos intentaron atraerse a Fernando VI, y se llegó a ofrecer la plaza de Gibraltar, pero ni esa promesa consiguió cambiar la política oficial de neutralidad practicada durante dicho reinado.

Los intentos de recuperar Gibraltar se revitalizaron con el rey Carlos III. El tercer sitio se estableció en el marco de la participación española en la Guerra de la Independencia norteamericana. El general Álvarez de Sotomayor con catorce mil hombres y la flota de Antonio Barceló generaron un serio problema para Inglaterra en Gibraltar. En la plaza había unos dos mil hombres al mando de Elliot pero, de nuevo, el poderío naval inglés se impuso, ya que el 16 de febrero de 1780, el almirante Rodney derrotó a la flota española.

Carlos III no se rindió y, una vez que hubo conseguido recuperar Menorca en febrero de 1782, decidió bloquear Gibraltar con las tropas victoriosas que habían participado en Mahón, comandadas por el duque de Crillon. La operación que se preparó fue de una gran envergadura: cuarenta mil hombres e importantes obras de ingeniería militar. Fue el conocido como “gran sitio”. Pero, una vez más, España fracasó cuando las “baterías flotantes”, inventadas por un ingeniero francés, se incendiaron. Por el Tratado de Versalles, del 3 de septiembre de 1783, se confirmó la recuperación de Menorca, el dominio sobre Florida y Honduras, aspectos muy positivos para los intereses españoles, pero Gibraltar quedó en manos británicas, a pesar del empeño diplomático español. Los ingleses eran conscientes de la importancia estratégica de la plaza y el nuevo siglo se lo confirmaría.

Eduardo Montagut

La creación de las Uniones Sagradas

Verde 20181205_095058

Al estallar la Gran Guerra se produjo un fenómeno político muy similar entre los principales contendientes de ambos bandos. Las fuerzas políticas y sociales cerraron filas alrededor de la causa militar, considerada como común, aunque conviene tener en cuenta las peculiaridades de cada sistema político, ya que entre los beligerantes había democracias desarrolladas frente a otros sistemas autoritarios y hasta casi una monarquía absoluta.

Si comenzamos por las democracias, Francia vivió una clara convergencia de los partidos políticos a la hora de apoyar la guerra contra Alemania. Esta casi unanimidad estaba fundamentada en el profundo revanchismo que se había alimentado durante décadas por la derrota de Sedán y la pérdida de la Alsacia y Lorena, uno de los factores clave del antagonismo profundo hacia Alemania. Las formaciones políticas se agruparon bajo la “Unión Sagrada”, cuyo objetivo era salvar a Francia del considerado su peor enemigo, por encima de las claras divergencias ideológicas. En esta unión también estuvieron los socialistas, recién asesinado Jaurès por un fanático nacionalista y que tanto había luchado por el pacifismo. Por su parte, es significativo que los sindicatos no convocaran la huelga general contra la guerra.

Aunque en Gran Bretaña se produjo también una clara corriente patriótica y de unión ante la guerra, no se produjo el mismo grado de unanimidad que en su principal aliado. Es cierto que la oposición conservadora frenó sus críticas hacia el gobierno liberal de Asquith, pero dos ministros de dicho gobierno dimitieron y un sector del laborismo liderado por Ramsay McDonald se opuso con decisión a la entrada de los británicos en el conflicto.

En Alemania funcionó algo parecido a la “Unión Sagrada” francesa. Todos los partidos del Reichstag votaron los créditos de guerra, incluido el SPD, que no hizo ningún llamamiento a la huelga general. Los sindicatos y la patronal acordaron una tregua mientras durase la guerra. Solamente un sector de la izquierda, con Liebcknecht a la cabeza, mantuvo un radical rechazo al conflicto. En Alemania, las pulsiones autoritarias se acrecentaron con el estallido de la Gran Guerra. Los militares habían demostrado en el verano de 1914 su poder presionando al gobierno para que optase por una política intransigente en la crisis internacional. A medida que la guerra avanzaba, el poder militar se hizo cada vez más presente en la vida política.

Las constantes tensiones nacionalistas que padecía el Imperio Austro-Húngaro se eclipsaron por un tiempo ante la guerra, surgiendo una especie de nacionalismo común desconocido hasta el momento.

Por último, en la Rusia zarista, el sistema político europeo más autoritario, la guerra también suscitó un inicial entusiasmo general. En la Duma se apoyó la entrada de Rusia en la guerra, aunque los mencheviques y bolcheviques se opusieron con energía, siendo detenidos algunos de ellos. Por su parte, la conflictividad social disminuyó considerablemente, reduciéndose el número de huelgas.

Cuando se vio que la guerra iba a ser larga y se empezaron a sufrir sus terribles consecuencias humanas y económicas, comenzó a resquebrajarse la inicial unanimidad entre las fuerzas políticas y sociales de cada país contendiente. En otros trabajos estudiaremos esta evolución política y social.

Eduardo Montagut

La paz armada

El Kremlin

El período que transcurre desde finales del siglo XIX hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial es conocido como “paz armada”. Esta etapa se caracterizó por el alineamiento de las principales potencias en dos grandes bloques o alianzas en un proceso creciente de tensiones, que desembocarían en el estallido de la Primera Guerra Mundial.

El káiser Guillermo II dio un giro completo a la política exterior alemana en relación con lo que había diseñado Bismarck con sus famosos sistemas bismarckianos y que se caracterizaron por pretender garantizar la hegemonía continental alemana y aislar a Francia, pero sin emprender acciones de signo imperialista de envergadura. El káiser defendía, en cambio, la weltpolitik o política mundial, claramente expansionista. En este sentido, los industriales y gran parte de la clase política alemana apoyaron este giro, que provocó un cambio radical en las relaciones internacionales. La primera medida emprendida fue no renovar el Tratado de Reaseguro con Rusia porque se entendió que podía traer problemas a Alemania con Austria.

Por su parte, Francia estaba inmersa en pleno affaire Dreyfus, pero encontró en la nueva coyuntura internacional una forma de aliviar las consecuencias de este escándalo. La III República aprovechó el creciente distanciamiento entre alemanes y rusos para firmar en 1892 una convención de carácter militar y secreto con Rusia, perdonando sus deudas económicas, y a pesar de las diferencias abismales entre los dos sistemas políticos. De este modo, Francia conseguía terminar con su aislamiento internacional. El miedo de Bismarck de contar con enemigos aliados entre sí en sus fronteras occidental y oriental se hacía realidad.

El nuevo expansionismo alemán y sus apetencias coloniales provocaron el recelo de los británicos. La creación de una potente armada y la presencia de intereses alemanes en el Imperio otomano y en China empezaron a preocupar seriamente en el Reino Unido. Eso provocó que abandonara sus vínculos con la Triple Alianza.

Británicos y franceses venían desarrollando un claro enfrentamiento colonial en África al chocar sus dos proyectos imperialistas. El Reino Unido pretendía unir territorios desde Egipto a Sudáfrica, es decir, de norte a sur, frente al proyecto francés de oeste a este, desde el Océano Atlántico al Océano Índico. La culminación de sus enfrentamientos se dio en Fachoda (1898), en Sudán, enclave donde colisionaban sus dos imperios y que terminó con la derrota francesa. Pero, una vez superado el conflicto, comenzaron los acercamientos entre París y Londres ante la constatación de los peligros que suponía la weltpolitik alemana. Gran Bretaña temía que una nueva derrota de Francia frente a Alemania, como la de 1870, podía convertir a ésta en la primera potencia continental. El resultado fue la firma en 1904 de la Entente Cordiale entre ambos países, que solucionó los conflictos coloniales y les unió frente a Alemania.

La hostilidad entre rusos y británicos había sido constante en el Oriente Medio. Pero Gran Bretaña consideraba la política alemana que era más peligrosa para el mantenimiento de su status de primera potencia. El Imperio ruso se encontraba en una situación difícil, ya que había sido derrotado por Japón en 1905 y había estallado una revolución. Además, se había distanciado de Alemania y mantenía su tradicional rivalidad contra Austria-Hungría en los Balcanes. Francia se convirtió en la mediadora entre británicos y rusos para que solucionasen sus contenciosos en Asia. El resultado fue la firma entre Gran Bretaña, Francia y Rusia del tratado de la Triple Entente en 1907.

Por el otro lado, se mantenía la Triple Alianza, formada por Alemania, el Imperio de Austria-Hungría e Italia. En diciembre de 1913, Alemania y el Imperio turco firmaron una alianza militar que hizo que los otomanos se alineasen con los imperios centrales.

Eduardo Montagut

Las potencias en el inicio de la Gran Guerra

CASCO

En este artículo estudiamos las fuerzas de las potencias en el inicio de la Primera Guerra Mundial.

Comenzamos nuestro análisis con los Imperios Centrales. Alemania era, sin lugar a dudas, gracias al esfuerzo emprendido en la Segunda Revolución Industrial, una potencia económica que había alcanzado en muchos aspectos a Gran Bretaña, superando a ésta en otros. Contaba con otra ventaja, su peso demográfico. El gobierno alemán, por fin, dedicaba al gasto militar grandes cantidades de su presupuesto. Entre 1910 y 1913 se dieron disposiciones para mejorar y agilizar el reclutamiento y la movilización. El servicio militar alemán duraba entre dos y tres años con un programa muy intensivo de formación. Después de cumplir con el servicio militar, el alemán pasaba muchos años a disposición en la reserva. El ejército alemán podía movilizar unos ocho millones y medio de efectivos. Por otro lado, la formación de su oficialidad era ejemplar, contando con un muy profesional Estado Mayor.

En relación con el armamento, su poder era inmenso, especialmente en artillería pesada gracias a que tenía la mejor industria siderúrgica del mundo. En el campo de las ametralladoras no tenía rival. Otra gran ventaja alemana era el uso avanzado y estratégico del ferrocarril, como se demostró en la guerra franco-prusiana.

En cuestión naval es importante destacar que en 1905 el almirante Von Tirpitz, que comandaba la marina imperial desde fines del siglo anterior, obtuvo del gobierno más fondos para que se construyeran más barcos de guerra. Tirpitz era consciente de la dificultad de igualar la potencia naval británica, pero diseñó la denominada “teoría del riesgo”, por la cual se pensaba que los británicos no podrían concentrar todas sus fuerzas navales contra las alemanas y, aunque al final sí pudieran hacerlo y, por lo tanto, derrotarles, la Royal Navy saldría muy debilitada y ya no volvería a ser hegemónica. El problema es que esta teoría obviaba a otras dos potencias navales, la francesa y la norteamericana, que podrían ser fácilmente aliadas de la británica. Así pues, aunque la flota alemana era imponente y asustó en principio a los británicos, acostumbrados a su poderío marítimo incontestable, nunca tuvo la iniciativa. Por otro lado, una fuerza naval muy importante para los alemanes fue la de los submarinos.

En la Primera Guerra Mundial entró a servir un nuevo tipo de barco de guerra, el Dreadnought. Era el navío con mayor tonelaje hasta el momento y dotado de la más potente artillería del momento, un logro indudable de las ingenierías militares del momento. El primero de todos ellos entró en servicio en la Royal Navy Este hecho provocaría un cambio sustancial en la consideración de las fuerzas navales en los conflictos bélicos y desencadenó una infernal carrera naval.

En cuanto a la aviación, los alemanes tenían al comenzar la contienda unos 174 aparatos.

Si la potencia militar alemana era una realidad palpable, no podemos decir lo mismo de la austro-húngara. Su ejército era inferior en número y, sobre todo, en preparación, y sus unidades de combate no tenían mucho armamento. En primer lugar, el Imperio Austro-Húngaro no poseía la potencia económica del Imperio Alemán, y aunque era evidente su peso demográfico sufría el problema de la diversidad de nacionalidades, que hacía muy difícil la coordinación de sus fuerzas y la entrega en el combate por las rivalidades internas. Austria-Hungría siempre fue un aliado complicado para Alemania y fueron frecuentes las fricciones y los desencuentros entre sus respectivos Estados Mayores. Alemania siempre priorizó el frente occidental que interesaba menos a Austria-Hungría, volcada en los frentes oriental e italiano.

En el lado de la Triple Entente comenzamos con Francia, un país poderoso, pero, en comparación con Alemania, muy débil demográficamente. Su economía no estaba tan desarrollada y eso se notaba en su armamento, especialmente en el campo de la artillería pesada, ya que frente a los 2.000 cañones alemanes solamente podía presentar unos 308. En cuanto a su ejército, hubo una intensa polémica parlamentaria en 1913 para que se ampliara el servicio militar de dos a tres años. Contaba con menos efectivos humanos que Alemania. Por su parte, los soldados franceses estaban peor preparados que los alemanes. En cuanto al poder naval, sin lugar a dudas Francia tenía una gran flota, especialmente en el Mediterráneo, mucho más potente que la del Imperio Austro-Húngaro.

Gran Bretaña contaba con el ejército menos numeroso de los principales contendientes, aunque era muy profesional. No había servicio militar obligatorio, siendo voluntario, lo que obligó a intensas campañas publicitarias. En compensación, poseía un ejército colonial muy numeroso, dado su inmenso Imperio. Era el único país que había desarrollado una eficaz fuerza de Defensa Territorial. El poderío británico se encontraba en sus fuerzas navales. Unos años antes del comienzo de la guerra Churchill fue nombrado Primer Lord del Almirantazgo, cambiando la estrategia naval británica hasta el momento, ya que abandonó la tradición del enfrentamiento directo en alta mar. Esta decisión tenía que ver con los cambios en la guerra moderna. Churchill temía una posible invasión. Era consciente de lo vital que era mantener el contacto marítimo con las colonias y con la fuerza expedicionaria británica cuando tuviera que acudir al frente occidental continental. Y sus preocupaciones tenían que ver con artefacto que podía distorsionar todo, el submarino, una de las apuestas más exitosas de los alemanes. Por lo tanto, la Royal Navy debía ser protegida como un seguro de vida para Gran Bretaña. La flota fue concentrada en la base de Scapa Flow, en Escocia, desde donde podía bloquear las costas alemanas y amenazar a la flota enemiga si decidía salir a alta mar. Y esta estrategia fue un éxito, porque los alemanes no se arriesgaron y su flota llegó casi intacta al final de la guerra. Todos estos factores explican el escaso protagonismo naval en la Primera Guerra Mundial, todo lo contrario de lo que ocurriría en la Segunda.

Las fuerzas aéreas conjuntas de los aliados eran superiores a las alemanas.

Por fin, Rusia aportó el mayor peso demográfico a la Gran Guerra, pero poco más, porque su ejército estaba muy mal preparado en cuanto a su formación militar, tanto de la oficialidad como de los reclutas. Además, al ser el país más atrasado industrialmente de las grandes potencias en conflicto, no poseía un armamento a la altura de las circunstancias.

En conclusión, las fuerzas humanas y militares estaban muy equilibradas al comenzar la guerra. La Triple Entente tenía más peso demográfico y mayor poderío naval. Pero los Imperios Centrales contaban con más potencia de fuego y mayor capacidad de movimientos. Los aliados –Francia y Reino Unido- contaban con sus imperios coloniales frente a los Imperios Centrales, factor que debe ser muy tenido en cuenta por la aportación constante de soldados y, sobre todo, porque disponían de inmensas reservas de materias primas y fuentes de energía. En contrapartida, la distancia entre los aliados de la Triple Entente y con sus colonias generó no pocos problemas logísticos y de coordinación, además de muchos y diversos esfuerzos, frente a los Imperios Centrales, que formaban un bloque territorial muy compacto.

Para Alemania lo fundamental al comenzar la guerra era la rapidez. El tiempo siempre fue un aliado de la Triple Entente.

Eduardo Montagut

Las tensiones balcánicas en el origen de la Gran Guerra

cementerio 2

Entre las causas que originaron el estallido de la Primera Guerra Mundial destaca, sin lugar a dudas, el complejo y largo conflicto de los Balcanes, que se inicia en la segunda mitad del siglo XIX.

Esta zona de Europa llevaba varios siglos bajo dominio del Imperio turco otomano. A la altura de 1830 solamente Grecia había obtenido la independencia después de una larga e intensa guerra. En los Balcanes, el nacionalismo eslavo comenzó a ser muy activo frente a Estambul, el centro del poder de un imperio que comenzaba a demostrar su decadencia. Los serbios protagonizaron los más duros e intensos enfrentamientos y muy pronto intentaron desempeñar un papel protagonista en la zona.

Pero además de la lucha nacionalista eslava frente a los turcos, actuaban dos fuerzas poderosas en el área balcánica. Austria, desde el noroeste, deseaba estar presente en el reparto del Imperio turco, controlando Bosnia. Y, en el otro lado, estaba el Imperio ruso, la gran potencia que se consideraba la protectora natural de los eslavos por razones étnicas y religiosas. Los rusos desarrollaron desde muy pronto una política agresiva en la zona contra los turcos, además de pretender una salida al Mediterráneo para su flota del Mar Negro. Esta política condujo a la guerra de Crimea (1853-1856), un conflicto que enfrentó a los rusos contra los turcos pero que terminó involucrando a austriacos, franceses, británicos y piamonteses en ayuda de los segundos, dispuestos a frenar las pretensiones rusas. La derrota rusa fue contundente. El Tratado de París reconoció de hecho la independencia de Rumanía y Serbia, el dominio austriaco sobre los pueblos eslavos del norte (eslovenos y croatas) y mantuvo el dominio turco sobre los territorios del sur de los Balcanes (Bosnia, Herzegovina, Montenegro, Albania y Macedonia). Pero la Cuestión de Oriente no había hecho más que comenzar, porque las tensiones siguieron.

Entre 1877 y 1878 tuvo lugar la guerra ruso-turca, cuyo origen siguió estando en las pretensiones nunca satisfechas de los rusos de acceder al Mediterráneo y expansionarse en los Balcanes. La guerra estalló por la rebelión de algunos pueblos eslavos, apoyados por Rusia, contra los turcos en Bosnia y Bulgaria. Para solucionar el conflicto se celebró el Congreso de Berlín en 1878. En el Congreso se decidió que fueran independientes de derecho Serbia, Rumanía y Montenegro, y se estableció una región autónoma: Bulgaria. Gran Bretaña recibió Chipre y dejó claro que sostendría al Imperio turco. Los austriacos obtuvieron la administración de Bosnia-Herzegovina.

En 1908, el Imperio austro-húngaro proclamó la anexión de Bosnia-Herzegovina de forma unilateral. Esta decisión provocó que los rusos se movilizasen, tanto para intentar frenar a Austria como para aprovecharse de la debilidad turca. Así pues, Rusia promovió la creación de una coalición de pequeños estados de la zona. En 1912, serbios, búlgaros, griegos y montenegrinos crearon la Liga Balcánica. En octubre de ese año estalló la primera guerra balcánica entre la Liga y el Imperio turco. Fue una guerra corta y que acabó con la derrota de los turcos. Rusia había conseguido uno de sus objetivos, debilitar aún más al Imperio turco, y los miembros de la Liga ampliaron sus territorios respectivos a costa del derrotado, que perdió casi todos sus dominios europeos.

Pero los conflictos no terminaron con esta guerra. En 1913 la Liga se rompió por las profundas diferencias internas y estalló la segunda guerra balcánica. Aunque todos los miembros de la Liga compartían el mismo deseo de terminar con la presencia turca en los Balcanes, cada uno tenía sus intereses particulares que chocaban con los de sus vecinos. Bulgaria atacó a Serbia y Grecia. Los rumanos y los turcos decidieron apoyar a los atacados. Los búlgaros fueron derrotados. Por el Tratado de Bucarest, Bulgaria perdió las ganancias territoriales que habían conseguido en la guerra anterior, que pasaron a manos de Serbia, que se convirtió en un protagonista de los Balcanes. Serbia deseaba crear un Estado que agrupase a todos los serbios y eslavos que estaban bajo dominio austriaco. Las tensiones con Viena se acrecentaron a partir de entonces. Los austriacos estaban muy alarmados y concibieron la necesidad de que sería conveniente una guerra preventiva para impedir que se cumpliesen los sueños serbios. Eran conscientes, además, de que Rusia estaría detrás de Serbia, como terminaría ocurriendo. Por su parte, Berlín ya había decidido que apoyaría a Viena en caso de conflicto. El sector más belicista en Francia se inclinaba por apoyar claramente a Rusia, según lo establecido en la Triple Entente.

Eduardo Montagut