Belén Rico con Rosalía de Castro

IMG-20220113-WA0006Belén

 

La socióloga y psicoanalista Belén Rico García psicoanalizará a Rosalía de Castro el próximo lunes, a las 19.30, en el Ateneo de Madrid. Será presentada por el Presidente de la Agrupación Agustín Argüelles, José Antonio García Regueiro. Moderará el Presidente de la Agrupación Ángel Garma, Alfonso Gómez Prieto.

Os esperamos

_20220107_003026

Escritor y lector: ¿dos caras de la misma moneda?

IMG_20170616_124000

A mí hay algo que me sigue llamando la atención, y hasta me inquieta, en esto de la escritura y la lectura.

Cuando alguien compra un libro no sé si lo hace por lo que espera hallar en el contenido o por lo que pretende descubrir del autor en sus páginas.

Y me imagino a los lectores, ojo avizor, lupa en ristre, indagando en la red quién es y a quién se dedica el autor o la autora, en qué lugar se enamoró y cuánto mide y pesa; a partir de estas coordenadas, quien abre un libro, lo hace no siendo virgen, cree saber si no mucho, bastante del escritor (escritora).

A veces, el público lector siente el deseo de reconocerse, de verse reflejado y de encontrarse en lo que lee, de aproximarse al menda desconocido (en la gran mayoría de los casos, no forma parte de su círculo afectivo ni profesional) y así vivir el sueño reconfortante o el convencimiento ilusorio de atisbar cierta identificación (o rechazo reprobatorio) con esa persona que ha puesto en papel historias, personajes, sentimientos, paisajes, sensaciones y fantasías…

Quizá se deba esta necesidad a un error de base: escribir es una profesión, para algunos una “bohemiez” con la que, salvo escasas excepciones, a duras penas se come ni se pagan facturas; porque no nos engañemos, cualquiera puede escribir un libro, o lo puede firmar y que se lo escriba “el negro”, pero eso no lo convierte en escritor ni escritora.

Mi reflexión de hoy pretende una lectura libre de juicios y de filtros sin llegar a conclusiones de identidad de personaje y autor; si el lector o lectora conocieran la auténtica y genuina realidad de lo que transpiran esas páginas…ahí lo dejo.

Como siempre, continuará.

Pilñar Úcar

Observatorio de Filología y Lengua española de Arco Europeo

Directora: Pilar Úcar Ventura

Puta y puto…

_20220104_102703

Puta y puto…

¡¡Cuánto primor y cuánta riqueza!! esconde, perdón, rezuma por doquier nuestro ínclito diccionario de la Academia de la Lengua (española, para más señas).

Y hoy la cosa va de putas… y de putos.

Es tan versátil la palabrita y derivados que lo mismo vale para un roto que para un descosido.

Que algo no hay quien lo arregle o domina el desorden y el caos…ahí viene en nuestro auxilio el “putiferio”, eso sí, en estricto registro idiomático coloquial; que una amiga nuestra luce mucho y con pleno éxito y aplausos del gallinero masculino, “¡¡vaya putón estás hecha!!”, pero eso sí con gracia y poderío…la intención y el beneplácito del coro están garantizados; puro encomio de empoderamiento a la mujerona tan atractiva que a pesar de años y hechuras, le encaja el calificativo a medida (cariñoso y admirativo, por supuesto).

Si alguien nos harta, no nos lo pensamos dos veces: ”¡¡a la puta calle!!” y cuando se trata de criticar a la vecina: ”¡más puta que las gallinas!”…

Estoy segura de que a cada uno de los lectores nos vienen una y muchas más expresiones con el adjetivo y sustantivo en cuestión, según funcione de adorno o esencia y sustancia.

En cualquier caso, me planteo dicho término en masculino, no solo en cuanto al género gramatical “puto” sino a la aplicación del mismo como profesional del oficio y por más vueltas que le doy, no veo la total y completa igualdad comparativa con su homólogo femenino.

Sí es cierto que para definir a la profesión más antigua desde que el mundo es mundo, se dedique a ella hombre o mujer cuadra “puto” y “puta” aunque en el caso del varón se advierten tintes distintos: acompañante (escort para las féminas), gigoló (gigolette, mujer desvergonzada), vividor (¿vividora?), buscavidas (buscona para ellas)…

Valga esto hoy a modo de breve reflexión porque el temita se las trae y da para mucho más.

(Continuará…)

Pilar Úcar

Observatorio de Filología y Lengua española de Arco Europeo

Directora: Pilar Úcar Ventura

El trabajo socialista municipal en la Historia contemporánea española: metodología y fuentes

_20211227_233510

Es evidente que el conocimiento del trabajo de los concejales socialistas en los municipios, debe estudiarse en los respectivos archivos municipales.  Se trata de un tema fundamental a la hora de realizar la Historia municipal contemporánea española, y del propio Partido Socialista, dada la importancia que el PSOE siempre dio a los ayuntamientos por su proximidad hacia los ciudadanos, y porque era un resorte de poder que podía realizar cambios concretos en favor de los trabajadores y clases humildes, y no sólo como un nivel administrativo exclusivamente de gestión. Ya contamos con algunas monografías, al respecto. La más reciente se refiere al trabajo socialista y republicano en Madrid. Se trata del libro de Santiago de Miguel Salanova, Republicanos y Socialistas. El nacimiento de la acción política municipal en Madrid, (1891-1909), publicado en Madrid en el año 2017. El autor plantea un método de trabajo harto interesante porque establece que la entrada de republicanos y socialistas en el consistorio de la capital de España marca un punto de inflexión en la historia municipal, ya que ambos sectores políticos introducen las preocupaciones sociales en el poder municipal principal del país, algo que no había sido prioridad de los ediles madrileños pertenecientes a los partidos dinásticos. El estudio comienza con la llegada del sufragio universal masculino, que abre la posibilidad para elegir concejales (recordemos que el propio Pablo Iglesias fue antes que diputado, un intenso concejal, pero no el único, ni mucho menos) y termina con la creación de la Conjunción republicana-socialista, y la llegada al poder en este nivel institucional de la oposición al sistema político de la Restauración. El libro aborda el trabajo y la acción de los concejales socialistas y republicanos contra el nepotismo, la corrupción, la mala gestión de los servicios públicos, los problemas del abastecimiento, el fraude alimentario a gran escala, y la creciente distancia social entre los barrios de un Madrid que comenzaba a crecer de forma evidente.

Pues bien, por nuestra parte, el objetivo de este breve artículo es presentar una fuente complementaria para el estudio de la labor municipal, eso sí, desde la perspectiva exclusivamente socialista, por lo que no puede ser considerada como alternativa. Efectivamente, El Socialista dedicó, desde la llegada de los primeros ediles a los consistorios vizcaínos, una atención prioritaria hacia el trabajo de los munícipes socialistas, a través de una sección que solía titularse “Los concejales socialistas”. Además, la labor de los ediles madrileños siempre fue específicamente seguida en las páginas del periódico, de una forma exhaustiva y mayor escala que la que se desarrollaba en otras localidades. Se seguían los plenos municipales con sus debates, las veces que se arrancaban conquistas y las derrotas en las votaciones, sin olvidar las labores a pie de calle de los concejales socialistas, y la denuncia de abusos, atropellos, fraudes y problemas que afectaban a los barrios más desfavorecidos.

Las elecciones municipales, por su parte, también recibieron atención informativa prioritaria: formación de candidaturas, mítines, jornada electoral, resultados, y denuncia de los métodos caciquiles, cada día menos efectivos en el ámbito urbano, pero casi intocables en el rural. Los socialistas tuvieron un claro protagonismo en la lucha contra las prácticas electorales fraudulentas en todos los tipos de elecciones en la España de la Restauración, sin olvidar los conflictos electorales que tuvieron con los republicanos hasta la creación de la Conjunción.

En tiempos de la Segunda República, dado el protagonismo socialista en los ayuntamientos desde las elecciones de abril de 1931, las noticias de índole municipal se dispararon en las páginas de El Socialista porque demostraban una nueva forma de hacer política. Por fin, la publicación también prestó una gran atención al trabajo de los socialistas en las principales ciudades europeas. En estas páginas de El Obrero hemos publicado algunos trabajos sobre estas cuestiones.

Este interés informativo concreto del PSOE no sólo derivaba de la importancia que daba al poder municipal, como hemos explicado al principio, sino también para demostrar a la opinión pública y, concretamente, a los trabajadores las virtudes de la estrategia socialista de combinar la lucha por un cambio total del sistema económico, social y político con el trabajo más concreto o pragmático de ir arrancando conquistas sociales en todos los niveles del poder. Esa política era defendida como la más adecuada y fructífera, no sólo contra los defensores del sistema, sino también frente a los anarquistas y su método “maximalista” y contrario a la política.

Eduardo Montagut