El horror de las cenizas mezcladas

 

CRISTINAAndré Comte-Sponville, filósofo francés (que fue mi profesor en la Sorbona y con quien tengo una gran transferencia de trabajo) ha comentado que lo que le sorprende de la pandemia de la Covid 19 no es la gravedad del virus sino la locura mediática que lo acompaña como si los periodistas y las personas en general se percataran de repente que somos mortales. Como si eso fuera una novedad.

Por otro lado el filósofo Zizek ha dicho que él cree que cuando todo esto pase, puede haber un giro donde surjan nuevos sistemas con tendencias más comunistas o socialistas.

Mucho se está hablando y discutiendo de todos los problemas que están surgiendo y que son terribles, y también de las fallas en los sistemas actuales. Las fallas a nivel de la salud pública y privada, las fallas a nivel económico, los problemas por el cambio climático, la cuestión de las guerras, la problemática del sistema capitalista neoliberal, el colapso de los hospitales…

También hay mucha disputa en torno a lo que dicen los presidentes o mandatarios en todos los países. Hace unos días, por ejemplo, aquí en España, Pedro Sánchez dijo en una ocasión que «pronto regresaríamos a la normalidad» y muchos fueron los que lo criticaron ferozmente diciendo que ¡de ninguna manera debemos volver a la normalidad! porque la normalidad es lo que ha creado precisamente el problema.

Todos estos temas me parecen muy importantes y son puntos a debatir de manera profunda. Es por ello que me reuní con Jesús Muñoz, director de editorial Ledoria en España y juntos acordamos publicar un nuevo libro llamado COVID 19: REFLEXIONES Y VIVENCIAS para que las personas pudieran expresar lo que piensan y sienten con motivo de esta crisis terrible que está azotando nuestro planeta.

El libro se publicará a principios de mayo y contará con 90 autores. Lo presentaremos en diversos eventos vía ONLINE para que podamos seguir hablando de este momento histórico sin precedentes que todos estamos viviendo.

Pero en esta conferencia yo quiero centrarme en la labor que tenemos los psicoanalistas en este momento. Creo que es una labor vital porque si bien es cierto que hay consecuencias de orden general, también es cierto que las personas, nuestros analizantes necesitan ser escuchados desde sus historias propias y personales.

Muchas personas se cuestionan si se puede hacer análisis virtual. Yo creo firmemente que e dispositivo analítico ocurre en el momento en el que hay un encuentro entre el analista y su analizante. En esta contingencia no hay otra manera. La escucha analítica se está haciendo de tres maneras: vía telefónica (solo la voz) frente a frente en pantalla o vía correo electrónico.

Debido a que escuchamos todos los días cifras de fallecidos, la muerte está siendo protagonista. Sabemos que no es la primera vez, ya ha habido otras pestes que han dañado al mundo. Los pueblos han tenido que realizar actos desesperados cuando se han visto rebasados en la capacidad para enterrar a los fallecidos. Los aztecas, por ejemplo, cuando fueron infectados de viruela en 1520 echaban cal viva a los muertos o incluso quemaban sus casas con los cadáveres dentro para evitar tocarlos e infectarse. Hay por lo tanto, la necesidad de hablar del horror ante la muerte. El horror ante esas cifras de fallecidos.

Quiero comentar un suceso muy interesante que podré transmitir a través de un caso clínico: El analizante me contactó porque estaba teniendo una angustia insoportable, era la idea de que después de incinerar a su padre, le entregaban las cenizas mezcladas. El horror a las cenizas mezcladas lo sumergió en una angustia que le era imposible aplacar.

En la escucha analítica se pudo articular que había ocurrido un suceso en 1920. Resulta que en esa época, aquí en España se estaba pasando por una epidemia que fue devastadora: la gripe española. El abuelo de este paciente murió de la gripe española y en el discurso se dijo que a la hora de incinerar su cuerpo (como se hacían incineraciones colectivas) le entregaron a su abuela las cenizas mezcladas de su abuelo.

El padre de mi paciente se infectó del coronavirus y estuvo grave en un hospital. En ese momento surgió la angustia, producto de un recuerdo reprimido de otro momento donde ocurrió algo similar en su historia.

Las cosas que escuchaba en las noticias le aumentaba la angustia. Pensaba que si su padre moría iban a llevarlo al Palacio de Hielo en Madrid y seguramente iban a confundir los féretros e iban a entregarle el cuerpo de otra persona que no era su padre. Vivía el horror a los cuerpos mezclados.

Esta historia reconstruida en la escucha analítica ha podido calmar la angustia y disminuir la pesadilla.

No obstante, quiero transmitir que una de las cosas más dolorosas que estamos atravesando en estos tiempos aciagos, es la imposibilidad de hacer el duelo.

El no poder despedirse de los seres queridos que han muerto sin que se les haya podido acompañar. Los rituales de los entierros y las muertes no se han podido realizar y esto está acarreando problemas psíquicos muy intensos porque no se han podido simbolizar.

Por ello, en mi opinión, hoy más que nunca, se necesita de la escucha psicoanalítica.

Y por ello, en mi opinión, hoy más que nunca, el psicoanálisis se tiene que reinventar.

 

Esta conferencia se transmitió vía ONLINE en un Congreso llamado El psicoanálisis en tiempos de pandemia: efectos psíquicos organizado por Lapsus de Toledo México.

Cristina jarque es psicoanalista en Toledo, fundadora y presidenta de Lapsus de Toledo Internacional, vicepresidenta de la Fundación Europea para el Psicoanálisis, presidenta de EnsoñArte, representante de Criva en España, creadora de los Monólogos Femeninos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>