Sobre la defensa del Reglamento

cropped-LOGO-ARCOS-SIN-PEDESTAL.jpg

Hace unos días se celebraron las elecciones para elegir las mesas de las Secciones del Ateneo de Madrid, con resultados muy igualados pues casi todos los candidatos rondaron los 200 votos. Fundamentalmente había dos grupos, en concreto el 1820 y el que se denominó “En defensa del Reglamento”, aunque este último es una alianza de varios, muy dispares entre sí.

Tiene especial mérito que el Grupo 1820 en el poco tiempo que lleva constituido haya conseguido ganar las elecciones a la Junta de Gobierno del pasado mayo (6 puestos de 6) y varias Secciones el pasado octubre. Todo un récord que indica la satisfacción de sus votantes con su programa, tanto de socios veteranos como recientes.

Sin duda los votantes de 1820 también hemos tenido en cuenta que partimos de una situación crónica de desmotivación que se ha visto reflejada durante los últimos años en la pérdida de varios miles de socios y que ha permitido la monopolización de la institución por grupos de 50 o, a lo sumo, 100 socios. Véase en este sentido los resultados electorales de los últimos años.

Respecto de la coalición “En defensa del Reglamento” llama la atención que algunos de sus principales líderes no hayan ganado la presidencia de las Secciones a las que se presentaban, lo que indica una significativa desviación de una parte del voto que en teoría debería haberles respaldado. ¿Fuego amigo?.

En cuanto a la denominación utilizada por esta coalición, esto es, “En defensa del Reglamento”, su utilización como título y cartel electoral parece un intento de monopolizar las esencias del motor jurídico del Ateneo y, por ende, del Ateneo mismo. Me recuerda a los que quieren monopolizar la bandera española por entender que los que no piensan como ellos no son verdaderos españoles.

Desde Arco siempre hemos defendido, y seguimos defendiendo, que cualquier reforma del Reglamento debe hacerse sin alterar los valores y principios que son propios de la Docta Casa desde su fundación en 1820. Y tras analizar los programas y discursos de los diferentes colectivos que campean por el Ateneo, hemos llegado a la conclusión de que el que mejor puede garantizar el respeto de esos valores y principios del Reglamento, tanto si se modifica como si no, es el Grupo 1820.

Sin embargo, no caemos en el error de pensar que sólo nosotros queremos defender esos valores y principios, pues esa concepción exclusivista denotaría una preocupante carencia democrática. Por ello mismo, rechazamos a los que demonizan, insultan o descalifican a los adversarios. Quienes así actúan no son dignos de llamarse ateneístas ni de invocar el Reglamento.

Las ateneístas que nos hemos reunido en torno al Grupo 1820 apostamos por la tolerancia, por el respeto a los demás, defendemos los valores ilustrados y favorecemos todo impulso que permita abrir a la sociedad civil un Ateneo con un amplio abanico de ofertas políticas, culturales, científicas y literarias.

Ana Pulido Benito es Vicepresidenta de Arco y Socia del Ateneo

SUPREMO CONSEJO DE HAGION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>