Función de la biblioteca escolar

BIBLIOTECA PIXABAY DERECHOS DE Prettysleepy ART USA

Función de la biblioteca escolar

Por Rosa Amor del Olmo

La biblioteca -tal y como la entendemos hasta ahora- es un lugar público para la búsqueda rápida y eficiente de materiales de información, capacitación, estudio, cultura y ocio. Para asegurar esta misión, realiza varias funciones complementarias de aporte académico y cultural tanto en el servicio público como en el trabajo interno de la misma. Según lo proclamado por la Carta de la UNESCO 1999, la biblioteca pública es una puerta de acceso local al conocimiento, cumple con las condiciones básicas necesarias para el aprendizaje en todas las etapas de la vida, para la toma de decisiones individual y para el desarrollo cultural de los individuos y grupos sociales. https://www.ifla.org/ES/publications/ifla-unesco-school-library-manifesto-1999

Las bibliotecas escolares son instituciones relativamente nuevas. En la actualidad, todavía hay muchos países donde apenas tienen este servicio tanto de aula (biblioteca de aula) como biblioteca general en la institución. Los servicios que se pueden realizar en una educación primaria efectiva y bien orientada, pasan por tener y trabajar con profesionalidad esta prestación. El progreso es cada vez más importante, una colección suficiente de libros bien elegidos, constantemente a disposición de los maestros y de los niños y familias, pueden enriquecer y transformar la enseñanza en una experiencia más vivencial hacia el trabajo escolar.

En el pasado, el profesor no tenía más ayuda que el manual tradicional donde el aprendizaje de memoria ha sido de las últimas palabras utilizadas en pedagogía. En la actualidad, los educadores saben que hay muchas maneras de acelerar el proceso de adquisición de aprendizaje. La biblioteca juega un papel cada vez más importante en esta nueva enseñanza porque no solo es transversal con otras disciplinas, sino que puede ofrecer posibilidades para todos los grados de dificultad. La colección de libros, imágenes, fotografías, folletos, tarjetas, películas, fotos, grabaciones de sonido, etc., es una mina para cada maestro y para cada alumno. Rodeados de todo tipo de buenos libros, el niño irá más allá del trabajo cotidiano y/o rutinario.

La escuela infantil y primaria gradualmente enseña a aprender a aprender de la manera más fructífera posible, es decir, desde su propio pensamiento. Existe un vínculo necesario entre el aprendizaje y la práctica de la lectura. Es cierto que se trata de inculcar componentes que en el tiempo serán académicos, pero también debemos asegurarnos de que el estudiante entienda lo que lee y se interese en ello.

La enseñanza y la lectura no lo harán por sí solas. La enseñanza de la lectura no estará completa solo si se le proporciona algo para leerle al niño. Para ello, lo más adecuado es que la escuela tenga una biblioteca con libros de todos los niveles sobre una variedad de temas. El niño aprendiente y futuro estudiante académico acudirá a la biblioteca para consultar los libros de referencia e investigar. El bibliotecario, el maestro o el profesor-bibliotecario le enseñará las nociones esenciales de esta investigación individual y dirigirá la práctica.

Hay que tener en consideración que Internet es ciertamente un medio esencial, pero es una fuente de información complementaria; en otras palabras, eso no reemplaza a otros medios y mucho menos a la participación del maestro. Durante la escolarización, los niños, futuros estudiantes deben aprender a usar una variedad de recursos documentales y a juzgar la calidad de la información que encuentran allí. Los servicios que ofrecen los profesionales de las bibliotecas escolares tienen como objetivo enseñarles cómo utilizar diversos recursos en línea, entre otras cosas, además de otras fuentes de información como enciclopedias, publicaciones periódicas, bases de datos, etc. Etcétera. En otras palabras, Internet no reemplazará a la biblioteca de la escuela y mucho menos a los bibliotecarios y maestros con sus planes y programas pensados para trabajar con el alumnado de la escuela y sus diferentes etapas y estadios de formación.

Basándonos en todo lo que está escrito en el MEC (1996) y que se encuentra visible en la biblioteca supone ser el primer lugar de expansión literaria a la que tendrá acceso el niño.

http://www.ite.educacion.es/formacion/materiales/8/cd_2013/m1_2/index.html,

Las bibliotecas públicas y las bibliotecas escolares no tienen la misma misión. Según el Manifiesto de la UNESCO (1999) sobre bibliotecas públicas, la misión de la biblioteca pública es apoyar la alfabetización y el acceso a la información, la educación y la cultura. La biblioteca central de una escuela primaria podría llegar a jugar el mismo rol que la biblioteca pública del ayuntamiento, pero existen algunas diferencias. Debe ser capaz de hacer llegar a todos los niños de la escuela, los medios propicios sobre los objetivos en los que está creada. Así, la atención a la diversidad hará que todos puedan disponer de la misma, proporcionando en diversas formas la heterogeneidad para todos en sus diferentes niveles de madurez.

Entre los alumnos de la escuela y tan variados como lo requieran los programas modernos, se debe guiar a los alumnos a que tomen conciencia de la riqueza de las posibilidades (juegos, videos, libros, ordenadores) a las que pueden acceder.

El maestro-bibliotecario debe proporcionar el protagonismo en un programa de orientación general para su utilización. Tiene que procurar en el aprendiente las competencias necesarias sobre lo que debe saber sobre libros y bibliotecas para poder utilizarlo de manera divertida y lúdica. La biblioteca además va a desarrollar el  sentido de responsabilidad al acostumbrar a los niños a compartir un bien colectivo, respetar los derechos de los demás aplicando los principios democráticos.

Más allá de las cuatro paredes de la sala de lectura, su utilidad se hace sentir en el aula de diferentes formas y generalmente por medio de las actividades que se van a crear en torno a ella. El maestro preparará y perfeccionará el trabajo escolar, procurando a sus niños toda la documentación necesaria, así como la forma en que se utiliza. También se dirigirá a cada niño en particular, esforzándose por responder a sus gustos y necesidades personales.

El equipo docente tiene que mantener unos criterios unificados en cuanto a los materiales y el uso de ellos en la biblioteca escolar. La dirección del centro debe ajustarse en su programa financiero para la adquisición de materiales formativos y de asesoramiento del profesorado, no solo pedagógico o didáctico sino de diferentes metodologías para el personal docente.

La biblioteca es el primer encuentro con la utilización y uso de las TIC para el aprendiente, por tanto, tendrá una importancia de rigor absoluto en el seguimiento y valoración de los materiales de la biblioteca.

El encargado de la biblioteca que en ocasiones puede ser un bibliotecario contratado (dependerá de los medios de cada institución) o es un maestro concreto, pasará al menos un día a la semana para revisar y organizar las actividades necesarias para fomentar la comunicación entre los escolares. El puesto de bibliotecario a menudo es otorgado a un profesor y en cada escuela habrá un horario lo suficientemente flexible, para que todos los alumnos y profesores lo vean periódicamente. El responsable de la biblioteca también debe disponer del tiempo necesario para clasificar y preparar los libros. La actividad del bibliotecario se organizará de acuerdo con los diferentes aspectos de su tarea:

  • Debe ser un especialista y un facilitador, y para este propósito debe mantenerse capacitado e informado en cuanto a las novedades de su especialidad.
  • Debe fomentar la producción y mejora progresiva de las publicaciones infantiles, observar las necesidades de alumnos y profesores y tomar parte en sus preocupaciones.
  • Debe organizar los servicios de la biblioteca según las diferentes actividades del colegio.
  • Debe proporcionar a la escuela las habilidades necesarias curriculares.
  • Es obligación del bibliotecario o maestro encargado estar interesado y al día en cuanto a la información sobre los programas e intereses de cada clase. Tendrá un conocimiento profundo de las últimas publicaciones y tendencias pedagógicas y educativas.
  • Debe conocer bien los libros clásicos para niños y saber presentar un libro, leer en voz alta y/o contar una historia.
  • Organizar colecciones para que todos puedan utilizarlas, hacer pedidos, clasificar los préstamos, mantener catálogos.
  • Tiene que saber enseñar a los niños a usar la biblioteca y los recursos que en ella existen.
  • Elaborar programas y evaluar resultados elaborando estadísticas y controlando las evaluaciones de los programas activos de la biblioteca. Puede perfeccionar los programas y actividades cada año.
  • OBSERVATORIO DE EDUCACIÓN DE ARCO 
  • Directora: Rosa Amor del OlmoIMG-20220506-WA0010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>