La mala educación

ARCO EUROPEO LA MALA EDUCACIÓN FOTO DE Imagen de Goran Horvat

La mala educación

Por Rosa Amor

Por mala educación nos referimos a la falta de valores, normas y buenas maneras en el comportamiento de una persona. Esto puede incluir falta de respeto hacia los demás, grosería, descortesía, falta de consideración y otros comportamientos que van en contra de las normas sociales aceptadas. La mala educación puede tener un impacto negativo en las relaciones interpersonales y en la percepción que los demás tienen de una persona. Es importante destacar que la educación es un proceso continuo y que siempre es posible mejorar y desarrollar buenos modales y comportamientos.

La infancia es la etapa en la que empezamos a descubrir el mundo, a desarrollarnos y a acostumbrarnos a vivir con los demás. Los padres jóvenes se preguntan a menudo qué pauta no adoptar para no enemistarse con su hijo. La educación es esencial desde una edad muy temprana. Implica la transmisión de valores, pero también de aptitudes para la vida cotidiana.

La forma en que una persona habla puede influir en la percepción que los demás tienen de ella. La comunicación verbal es una parte importante de la interacción humana y puede transmitir mucho acerca de una persona, incluyendo su educación, personalidad y actitud. (La prosodia)

Por ejemplo, una persona que habla de manera clara, concisa y respetuosa es generalmente percibida de manera positiva, mientras que una persona que habla de manera grosera o descortés puede ser percibida negativamente. Además, la elección de palabras, el tono de voz y el lenguaje corporal también pueden influir en la percepción de una persona.

Es importante ser consciente de cómo se habla y tratar de comunicarse de manera clara, respetuosa y efectiva en todas las situaciones. La buena comunicación puede mejorar las relaciones interpersonales y ayudar a construir una imagen positiva de uno mismo.

Si la educación que has inculcado tiene consecuencias negativas para tu hijo, ¡aún es posible cambiarla! De hecho, al enfocar la educación de un modo completamente distinto, ya verá resultados positivos en su hijo.

Los niños son muy receptivos a los mensajes que se les transmiten con gestos y también con palabras. Ser muy estricto o, por el contrario, demasiado laxo, no permitirá que tu hijo se desarrolle con normalidad.

Falta de referencias educativas

Si su hijo no comprende la educación en la que está creciendo, carecerá de puntos de referencia y se volverá inestable.

Imponga normas sanas en su casa y demuestre a su hijo que en un hogar hay normas que deben respetarse por el bien de todos.

Mala gestión emocional

Carecer de autoridad o ser demasiado autoritario con tu hijo provocará una regulación emocional deficiente.

Desde una edad muy temprana, es su deber inculcar a su hijo valores reales.

Por ejemplo, controlar los celos y el egoísmo, cultivar la tolerancia y el respeto, etc.

Antisociabilidad

Enseñe a su hijo a tener una mentalidad abierta. En la sociedad actual, su hijo tendrá que socializar con la gente que le rodea, ¡a veces a pesar suyo!

Así que no dudes en inscribir a tu hijo en juegos de grupo para que aprenda las reglas de la vida en comunidad.

Espíritu rebelde

Ser un buen padre no significa no castigar a tu hijo. Por el contrario, la educación es a veces agotadora si merece la pena.

Por el contrario, si dejas que tu hijo tome las riendas, no tendrás autoridad sobre él y desarrollará un espíritu rebelde en el que todo lo que digas será inútil.

«En muchos casos, se descubre que los niños que son sistemáticamente violentos y perturbadores en la escuela tienen problemas muy arraigados en casa, causados por una mala crianza. Una vez que el niño se da cuenta de ello y lo reconoce, pueden aplicarse una serie de técnicas y a menudo se observan mejoras significativas en su comportamiento en cuestión de semanas o incluso días.

Ser padres no es fácil, pero tampoco es difícil, siempre que se establezca una relación afectuosa y bidireccional con el niño, se fijen límites y se aplique la disciplina adecuada cuando sea necesario

Sin embargo, no es necesario recurrir a la violencia verbal o física para hacerse oír. La educación benévola o positiva también se utiliza para ganarse el respeto dejando que el niño crezca a su ritmo.

DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN 

IMG-20220506-WA0010

Directora: Rosa Amor del Olmo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*