Las tablets en educación

ARCOEUROPEO Imagen de Gemma Moll en Pixabay (1)

Las tablets en educación

Por Rosa Amor

La categoría más poblada hasta el momento, es la de las apps educativas con una diversidad inmensa que, además, propone una infinidad de planteamientos y propuestas diferentes. Teniendo esto en cuenta resulta imprescindible realizar una selección de apps, un filtro que nos permita elegir las más idóneas para nuestros objetivos.

Dado lo heterogéneo que es el proceso educativo, que puede darse en diferentes contextos y entornos, con grupos variados, objetivos distintos, etc., las apps que nosotros seleccionemos pueden no ser tan útiles para otro docente. Las aplicaciones iTunes App Store, Google Play Store, Windows Store son algunas alternativas que, tal vez, puedan ser más útiles para el neófito.

En general, toda app responde a una serie de características marcadas por: Edad objetivo; en ocasiones, rango de edades para los que la app puede ser útil (por ejemplo, a partir de los 4 años). Temas que trata y que pretende promover; unas veces son más generales („app para el aprendizaje de las matemáticas‟) y otras más específicas („app para aprender a sumar‟). El tipo de app; que a su vez determina tanto el modo de uso como los beneficios finales (no es lo mismo un juego que una app para crear contenido).

Teniendo en cuenta la diversidad que existe en el mundo educativo, resulta imposible generalizar o realizar una selección que pueda satisfacer a todo el mundo. ¿Existen unas apps mejores que otras? La respuesta depende de la óptica con la que se mire: en líneas generales, toda app ha sido diseñada y desarrollada por algún motivo y con alguna finalidad; la clave es si ésta coincide con nuestras expectativas.

A la hora de implantar herramientas de tecnología en el aula es esencial que el encargado de esta labor marque los objetivos que quiere conseguir. Si, por ejemplo, quieres profundizar en el aprendizaje de la música, ritmo y melodía en tu clase de Infantil (3 a 5 años) una gran opción será Loopimal; si por el contrario diriges una actividad extraescolar sobre música y tus alumnos son de edades de Secundaria (12 a 16 años), seguramente prefieras MusiQuest. La primera sirve como introducción a la música a través de divertidos dibujos e ilustraciones, ritmos y melodías, mientras que la segunda es mucho más avanzada, profunda y también más sobria.

Aprovechar las tablets en el proceso educativo y formativo supone un punto y aparte respecto de la educación más tradicional y formal, en todas las edades y para todas las materias. Las herramientas TIC, incluyendo entre ellas las tablets, traen consigo los siguientes aspectos:

  • Dejar de lado papel y lápiz/bolígrafo para interactuar con un dispositivo electrónico, lo cual les aportara un extra de motivación.
  • Aprovechar las posibilidades en cuanto a diseño que muchas apps permiten, como dibujos, elementos u objetos.
  • Automatizar algunas tareas, como la corrección de ejercicios y problemas o los pesados trabajos repetitivos.
  • En ocasiones, pasar de ser consumidores de contenido (por ejemplo, ver canales de YouTube) a ser creadores de contenido (grabando tus propios vídeos).

El salto que la tecnología ha aportado a la educación es inmenso, tanto como para que muchos estén preguntándose si realmente esta evolución es positiva para el proceso educativo. La realidad es que, como en casi todas las cosas, no hay que situarse ni en un extremo ni en otro: ni todo es la tecnología, ni tenemos que apartarla completamente. En el punto medio está el equilibrio.

A día de hoy, la tecnología en educación es un complemento excelente para el proceso educativo en su conjunto. Debemos mezclar las actividades más tradicionales (clases magistrales, ejercicios en papel, exposiciones orales, etc.) con lo que las herramientas TIC nos aportan (ejercicios complementarios y accesorios, aprendizaje online y a medida, creación de contenido multimedia, uso de redes sociales para compartir contenido y debatir, etc.).

Es evidente, también, que el futuro está en la tecnología. Más allá de cómo será la educación del futuro y cómo estará la tecnología involucrada en ella (y mucho me temo que nadie tiene la respuesta para esto), sí podemos asegurar que la inmensa mayoría de los que hoy son nuestros alumnos terminarán trabajando con alguna herramienta de tecnología en sus profesiones, tanto como creadores como, sobre todo, consumidores de tecnología en su día a día laboral. Utilizando las TIC en clase estamos introduciéndoles en un campo que terminarán utilizando con el paso de los años y que está siendo imprescindible para los trabajadores del s. XXI.

OBSERVATORIO DE EDUCACIÓN 

Directora del Observatorio de Educación de Arco Europeo: Rosa Amor del Olmo

IMG-20220506-WA0010

AddText_Cultura

La transición conjugada en gerundio

TOSHIBA CAMCORDER

La transición conjugada en gerundio, por Belén Rico García, Subdirectora de Arco Socialista

IMG-20220906-WA0020

Solemos decir la expresión, la España de la transición, como una etapa de los libros de historia ya pasada. No, aún estamos transicionando. Que no se han abierto todas las fosas ni analizado todos los cadáveres de ciudadanos españoles asesinados en las cunetas, no es lo único que nos quedar por concluir, ojalá, falta un aspecto muy primordial y es que aún no se ha estudiado minuciosamente todo lo ocurrido ni se ha contado la verdad de los hechos. ¿Por qué?.

Porque edulcorar la historia, azucararla, es una forma más de dominio y de control por parte de los vencedores de una guerra. No bastó solo el dominio político o económico, desearon el más poderoso,  el  de la propia historia, el de la memoria, controlar lo que permanecerá cuando nos hayamos ido. Controlar a través de poseer ellos el discurso.

No se puede hablar como pretenden algunos, descafeinando la verdad de lo ocurrido, gustar de decir que España vivió un régimen autoritario. No, España vivió una dictadura con todos los ingredientes que la ciencia política indica para ser denominada como tal.

Estos ingredientes son el terror, el culto a la personalidad, la propaganda, el adoctrinamiento, la purga del enemigo, y la política de limpieza.

Fue una labor tan bien realizada que de estos barros vienen estos lodos como diría Joaquín Sabina. Hagamos memoria, Franco animó a sus oficiales a ser extremadamente salvajes y brutales. Cuando tomaban una ciudad a las pocas horas había una carnicería innecesaria desde el punto de vista de la estrategia militar, pero que iniciaba la limpieza social. Con esta actitud se pretendía algo más que una victoria militar.

Pero Franco además de su ejército sanguinolento y fiel necesitaba poder entre los suyos. Mientras sus compañeros, los generales, se preocupaban de ganar batallas, él estableció un gabinete de prensa. Necesitaba marketing para sus propósitos. Pero necesitaba el poder sobre las élites de la iglesia, el ejército, las clases altas, la aristocracia y los grandes empresarios. Necesitaba todos los sectores de la sociedad. Ahora hacía falta la propaganda.

En las zonas conquistadas por Franco, muchos ciudadanos estaban en su contra. Para resolver este problema utiliza la política de limpieza social, la purga del enemigo, pero esta vez en su máxima crudeza. Ya no consiste en acorralar al enemigo, hay que erradicarlo, asegurarse que no queden vestigios de su ideología.

Consideró a los contrarios a sus ideas como no españoles, fuera del pueblo español. Los que no pensaban como él no eran España.  El ministro Serrano Suñer se jactaba de comentar ”fuera de España no hay españoles” . Me hiela la sangre no considerar españoles a tantos y tantos ciudadanos repartidos por el mundo para salvar sus vidas y a lo más granado de nuestra intelectualidad a Juan Ramón Jiménez, Zenobia Camprubí a Victoria Kent, a María Zambrano, a Madariaga, Severo Ochoa, Ángel Garma, María Lejárraga, Manuel de Falla, Picasso, Luis Cernuda, León Felipe, Machado, Elena Fortún, Margarita Xirgu, Rosa Chacel, Pedro Salinas, Ayala ,Max Aub, Buñuel, Sender, Clara Campoamor, Semprún…

Continuemos con los recuerdo, tras la finalización de la guerra y la huida de españoles del país, las exhibiciones triunfalistas proliferan como la más potente de las propagandas.

Otra táctica era el adoctrinamiento. Utilizaba el adoctrinamiento católico, incluso el catecismo que se usaba con los más pequeños para moldearlos informándoles con él sobre el régimen y sus bondades. El Cara al Sol de los patios de los colegios, la educación de las niñas en la feminidad rotunda. Separar las aulas por sexos. Inculcar valores patrióticos, religiosos y familiares, las llamadas clases de formación del espíritu nacional donde se inculcaba el espíritu fascista del régimen. El régimen velaba por la mujer caída a través del Patronato de la Mujer, brazo controlador la moral que se pretendía para las mujeres. Apoyaban su lucha en las ruinas morales y materiales producidas por el laicismo republicano y el desenfreno y la destrucción marxista, apartando a las mujeres del vicio y educarlas arreglo a las enseñanzas de la religión católica.

Como diría Nelson Mandela, “la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Nos construye la visión del mundo y juega con nuestras emociones y nuestros pensamientos. En el adoctrinamiento franquista, siempre estuvo presente el sexismo, la manipulación del lenguaje, la censura y la desigualdad.

La educación transmite valores, pero el adoctrinamiento dicta lo que hay que hacer sin reflexión alguna y desde la postura del sometido. Se buscaba una España de ciudadanos no educados sino dirigidos y conducidos. De ahí que el método educativo preponderante de la época fuese el memorístico, es decir, lo que no requiere reflexión. Instruir, no educar. Se trata de domesticar para someter y dominar a un español que no piense por si mismo sólo que acate órdenes.

Dar sustancia al miedo, impedir la escucha de discursos alternativos recordando a la población los riesgos de la vida sin el régimen.  A las mujeres se les anuló el deseo sexual, no sólo la libertad de realizarlo. Aún estando casada su deseo debía ser el de ser de madre no el de la sexualidad. Aceptar la dependencia masculina y que sin hombre no se es nada. El hombre, pater familia, trabaja fuera de casa y la mujer en el hogar. Este rol de género se intentaba transmitir a los niños.

La ideología se pretendía tramitar a través del contenido de las publicaciones para convertir en hombres y mujeres del régimen a los niños. Historias como Sissi, Flechas y Pelayos. La revista Bazar tenía secciones como “historias de santos”, “tijeras, hijo y dedal”, o “juguemos a ser amas de casa”, “manuales de comportamiento”, animando a las niñas a unirse a la sección femenina.

Gran parte de la literatura infantil imperante en la 2ª República desapareció dando paso a historias melodramáticas de niños huérfanos y desgraciados que consiguen la felicidad por su virtud de sacrificio. Pero la herramienta más visual de la propaganda socializante del Franquismo fue el NO-DO, noticiario panfletario de triunfos, embalses y la imagen de un caudillo trabajador y victorioso.

Franco recompensaba a quienes le informaban sobre casos de corrupción y lejos de tomar medidas contra los culpables procuraba que supieran quién les había denunciado. Mantenía así una llave clásica de poder personal, dividir para gobernar. Mantenía a la gente dividida entre denunciados y denunciantes. Dejarlo “todo atado y bien atado”, como decía Franco.

Otra estrategia utilizada por el régimen para someter el pensamiento de la sociedad fue asociar la política con el peligro y funcionó muy bien hasta finales de los años 60. Introdujo en la población la consigna de que tener una opinión política era cometer un crimen. Ello impidió que la gente entrase en política porque estaba asociada con el conflicto y la guerra. Al director de un  importante diario dijo Franco un día “Haga usted como yo, no se meta en política”. Él reclamaba una legitimidad por encima de la política de partidos. Antes que los partidos, la patria. La política como actividad indigna y fuente de conflictos.

Se  intentaba inocular el apoliticismo en los españoles. Esto fue  objetivo primordial de la propaganda franquista. Consiguió con estas estrategias congelar a España en el tiempo, dominar el pensamiento y la sociedad y cultivar una imagen de hombre de Estado benigno y soberano paternal de cara al exterior. Se fue creando el franquismo sociológico, es decir, el régimen de franco no se sostenía solo por el apoyo del ejército. La gente en masa por razones culturales o religiosas  se sentían bien acomodados en sus zonas de confort.

Al final de sus días, un dictador, asesino de masas, se llegó a proyectar como el abuelo del pueblo. Impresionante. Personalmente no encuentro un trabajo mejor hecho en la historia. Pero se enfrentaba al último de los desafíos, el futuro de su España, de su mesiánica creación personal cuando ya no estuviese entre los vivos, ¿cómo dominar después de muerto?

Confió en Juan Carlos de Borbón para que continuase su legado. El legado no se continuó exactamente, al pie de la letra, pero no desapareció del todo. En 1995 Adolfo Suárez confesó a micrófono cerrado a la periodista Victoria Prego que el PSOE estaba presionando en Europa para realizar un referéndum monarquía o república y las encuestas daban a la República vencedora.

En la actualidad Juan Carlos ya pasó a la historia y su hijo continúa el legado de Franco puesto que el designio en esta ocasión no es la monarquía por la gracia De Dios, lo es  por la gracia de Franco. Jamás se produjo este referendum, ¿quizá los líderes políticos, al igual que Franco, pensaban que el pueblo español no era lo suficientemente maduro como para ser republicano?.

Al igual que Victoria Kent propuso paralizar el voto de la mujer en sus tiempos porque la mujer no estaba preparada para votar libre, sino perversamente controlada por su confesor, su esposo o su padre, hoy esta posición estaría vigente con respecto a la votación sobre monarquia o república entre los españoles, como estuvo contaminada la transición y sus transicionadores. Víctimas de una sociedad y de su época. Durante la transición se olvidó adrede la memoria histórica y elaboraron leyes obstruccionistas basadas en la defensa del honor, la intimidad personal y el derecho a la propia imagen.

Mantuvieron paralizado, por miedo, la revisión del pasado entonces más reciente. Luego otra vez el adoctrinamiento y el miedo franquista continuaban con éxito su trabajo. De una forma u otra, alguien quiere adueñarse del pasado, aunque sea a través del silencio. Pero se consiguió el propósito, y es que una generación de jóvenes nacidos a final del franquismo y durante la transición desconozca el pasado reciente de su país. Se ha conseguido el objetivo principal del adoctrinamiento franquista, que les de igual. ¿De qué hablan estos? ¿gastar el dinero en levantar qué fosas? ¿quién es Franco?.

Los que se adueñaron del pasado, construyéndolo a su imagen y semejanza van ganando la partida, con la herramienta más silente y más hiriente, el olvido y la falta de interés de las generaciones jóvenes. Cuando Victoria Kent después de 20 años de lucha activa en el exilio regresa a España y ve una monarquía, coge un avión y no regresa jamás. En 1986 Felipe González le otorga la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort,  no volverá a España por un trozo de metal, sólo volvería por una República. Ella y tantos otros se sintieron muy traicionados y con ese dolor fallecieron disgregados por el mundo.

Si no se levantan las fosas, si no se hace un referéndum sobre monarquía o República, el legado del dictador continúa funcionando después de muerto, porque son sus designios los que consentiríamos siguieran vivos, sus mandatos, sus deseos.  El adoctrinamiento habría dado sus resultados, seguiríamos sin aplicar a la dictadura las consecuencias merecidas. Hace un tiempo el moderador de un foro televisivo preguntó ¿qué nos quedaba hoy del franquismo?

Yo cambiaría, tristemente ya mi pesar la pregunta por otra ¿Qué es lo que nos queda hoy sin la presencia todavía del franquismo?…la verdad sea dicha…muy poco.

El nuevo y pérfido método de actuación, es dejar pasar el tiempo, que el sometimiento continué, usando como método del olvido generacional. La violencia silenciosa de la doctrina franquista se sigue aplicando y nos mantiene aún pasivos. El tiempo empieza a ser importante. Que nadie muera sin la memoria rescatada de los suyos es la primera lección de democracia. El tiempo y su paso no nos espera. Mientras estos asuntos continúen pendientes y el legado franquista de imponer la monarquía también, la transición española sigue sin resolverse.

Nunca olvidemos que Franco no hizo una guerra como una campaña militar, lo que Franco  realizó fue un reajuste político de medidas que impidiesen que la República volviese existir jamás. Fue una forma de ingeniería social cuyo mecanismo aún no ha dejado de funcionar. Franco aún no muerto, porque su ingeniería social no lo ha hecho, la República aún no existe. Franco va ganando.

El día que España restablezca dignidades, haga de la monarquía un modelo de elección en las urnas, ese día podremos dar a Franco por muerto, y la transición por finalizada, pero aún no.

Ponencia del acto organizado por la Agrupación Ateneísta Agustín Argüelles sobre «El doble poder en España», en el Ateneo de Madrid el 6 de septiembre de 2022

 

Nuevo curso de Argüelles con el tema «El doble poder en España»

IMG-20220906-WA0030

Ayer martes 6 de septiembre reanudó sus conferencias en el Ateneo de Madrid la Agrupación Ateneísta Agustín Argüelles con el tema «El doble poder en España».

Lo presentó el Presidente de la Agrupación y también Presidente de Arco Europeo Progresista, José Antonio García Regueiro, y participaron como ponentes los ateneístas Joaquín Fernández Balbín, jurista, Alfonso Gómez Prieto, médico psicoanalista y Presidente de la Agrupación Ateneísta Ángel Garma, y Belén Rico García, socióloga, polítóloga y Directora del Observatorio de Sociología de Arco Europeo Progresista, que desde sus distintas perspectivas analizaron el pasado y el presente de los juegos de poderes en España.

20220906_195140

AddText_04-25-01.49.56

 

Palabras y expresiones para la ”vuelta al tajo”

20220323_164621 (1)

Palabras y expresiones para la ”vuelta al tajo”

Por Pilar Úcar

“¿Qué tal el verano?, ¿dónde estuviste?, “¿has descansado?”

Y así toda una retahíla de saludo va y saludo viene; interrogatorio de tercer grado…casi.

Sin mascarilla y buen gesto, aunque algo cariacontecidos, nos presentamos “en el curro” (curioso término).

“Bien, ¿no?…y ahora, “al andamio”…¡Qué pereza! En fin, voy a ver si vendo alguna escoba…” Reflexionemos un momento: hay que pensar si se necesita responder o no.

De camino al despacho todavía queda algún que otro encuentro posveraniego: minutos previos al quehacer diario, vuelta a la normalidad, hay que trabajar y “que no falte”.

“¡Te veo estupenda! ¡las vacaciones, fenomenal, verdad?! Pues, nada, ánimo y que se te dé bien…”

Si analizamos todas estas expresiones, deducimos que constituyen un auténtico prodigio de estructura superficial, punta del iceberg que hundió el Titánic, es decir, muestra y realidad físicas de una estructura profunda, abstracta, más elaborada y compleja; emergen pocas palabras, frases simples, ausencia de verbos, circunstanciales a tutiplén y registro idiomático vulgarote, muy manido y coloquial en modo familiar, sin cambiar el chip lingüístico todavía, que andamos con la resaca del “veranito”.

Se trata de un discurso social que nos espera en la esquina de nuestros lugares de trabajo y hace falta templanza y aguante dialéctico para no mandar a esparragar al “interrogador”.

Ahora bien, me preguntarán: “pero, ¿qué quieres que te digan?” Cierto. Como filóloga me encuentro en la tesitura de darle una vuelta a este tipo de fórmulas lingüísticas que poco expresan: rutinas conversacionales que favorecen la interactuación humana ante el regreso a la labor. De aflorar todo el contenido hundido o soterrado, necesitaríamos mucho más tiempo, calma y hasta otras vacaciones para culminar lo que se define como eficacia y garantía del acto comunicativo: descifrar y descodificar el mensaje; una tarea realmente ardua.

OBSERVATORIO DE FILOLOGÍAY LENGUA ESPAÑOLA

AddText_03-19-12.37.26

Directora del Observatorio de Filología y Lengua Española: Pilar Úcar Ventura

 

Argüelles: «El doble poder en España»

IMG-20220830-WA0012

El martes 6 de septiembre reanuda su actividad en el Ateneo de Madrid la Agrupación Ateneísta Agustín Argüelles. El acto se denomina «El doble poder en España». Lo presenta el Presidente de la Agrupación, José Antonio García Regueiro, y los ponentes son Victoria Moreno Sanfrutos, Joaquín Fernández Balbín, Alfonso Gómez Prieto y Belén Rico García, todos ellos igualmente miembros de la Agrupación.

Colaboran en este evento Arco Europeo, Arco Socialista, Arco Libertas y Círculo Hagion.

AddText_04-25-01.49.56AddText_01-19-12.01.40AddText_04-04-12.21.15AddText_LibertasAddText_04-09-12.41.50

 

Esa palabra…¡¡vacaciones!!

20220831_160256

Esa palabra…¡¡vacaciones!!

Por Pilar Úcar

A modo de guías turísticas, subimos y bajamos fotos de nuestras vacaciones: trajín en las redes que echan humo y están que arden no solo por la canícula sino por el postureo gráfico y lingüístico: al lado de la sonrisa, el nombre del bistrot donde nos vamos a endilgar el plato típico de la zona; junto al edificio longevo, el nombre de la localidad que lo señorea; cerca de la carretera, el cartel anunciador del alojamiento.

Sin olvidar el waze, por supuesto, ¡¡qué sería de nosotros sin esa aplicación!!

Me acuerdo de la guía Michelin, y de la trotamundos: redacción sintética, proporcionada y justa; papel y páginas que con el paso del tiempo atesoraban dobleces, manchurrones y subrayados…Nos hemos convertido en autores de nuestras propias guías turísticas para escarnio del bien escribir: ¡qué hartura! Contemplar las vacaciones de todos y cada uno con sus leyendas a pie de foto. Aburrimiento mortal: no se cuida el estilo ni el registro idiomático: poca sensatez lingüística mucho de incoherencia léxica. Todo son imperativos, simples frases enunciativas que poco o nada describen; momentos terapéuticos para que el otro, el receptor, sienta un pellizco en el estómago y piense aunque sea levemente que algo se está perdiendo en este carrusel vacacional.

Se desgastan verbos: “aprovecha, disfruta…” o expresiones: “que lo bueno se acaba, que la vida son dos días…”, adjetivos sublimes: “espectacular, baratísimo…”

Vaya estrés. El emisor de este nuevo formato de guías turísticas sobresale por el melodramatismo, la sobreactuación, el énfasis hiperbólico…se queda sin idioma, sin palabras, y acude a lo no verbal: lamentable.

Significante y significado se avienen mal durante las vacaciones. Al final, concluimos: “gracias por compartir” y pasamos a otra cosa mariposa, sin codificar y principalmente sin descodificar. Rutinas de la conversación: “nos vemos”, “te cuento”… cláusulas de cierre y punto.

20220901_172504

OBSERVATORIO DE FILOLOGÍAY LENGUA ESPAÑOLA

AddText_03-19-12.37.26

Directora del Observatorio de Filología y Lengua Española: Pilar Úcar Ventura

 

Poca palabra en aquel abrazo de ese baile: El arrebato de Lol V. Stein

_20220822_155658

Poca palabra en aquel abrazo de ese baile: El arrebato de Lol V. Stein

Por Pilar Úcar

El baile y Lol:

Hablar de arrebato conduce al imaginario colectivo del desbarre y desbarajuste, de la asimetría, de una arritmia insospechada.

Ser una persona arrebatada nos aproxima a una suerte de misticismo fuera de contexto, algo extemporáneo y Marguerite Duras sabía de lo que escribía.

Convirtió a Lol más que en personaje en persona, con visos de arrebato contenido: quizá la extraña locura de su heroína arrancó de uno de esos bailongos tan populares, tan selectos y elitistas también, tan de la época.

Las salas de baile han sido testigos de encuentros “arrebatados”: Zelda y Scott Fitzgerald sellaron su apasionamiento mutuo en un club social de baile en Montgomery en Alabama, por ejemplo.

La vida de Lol V. Stein fue un arrebato: la venda de escayola que cubre sus ojos se desprende y se cae del guindo en un casino, sofisticado, según los cánones del momento, cuando ante sus ojos, observa y constata el encandilamiento de su prometido hacia otra mujer. La reacción de ella puede adoptar distintas modalidades: darse un punto en la boca y en casa, en privado, espetarle un: “te voy a leer la cartilla”, o sea, montarle un pollo del 7, la marimorena…: “pero, ¿tú qué te has creído?”, “hasta aquí hemos llegado, borrón y cuenta nueva, a otra cosa mariposa”.

Muchos afirmarán que actuar como si con una no fuera la cosa es mantener el tipo y la templanza, otros preferirán la gresca in situ y en caliente, que luego ya sabemos que el runrún y rumiar desafectos y decepciones pasan factura.

Pero Lol aguantó el tirón, impávida, casi inerme y sin mover la pestaña, mostró “dignidad femenina”: poca palabra.

Aquí no pasa nada, como Bernarda Alba: silencio y a seguir viviendo.

… Tout à coup, nos transportamos a ese baile, ese maldito baile. Irene Némirovsky también sabe mucho de danzas, y Rosa Montero. Eso de bailar tiene lo suyo; da igual que se trata de un baile de salón o de una discoteca popera, un guateque de los setenta o un garito de reguetón.

El baile provoca y desinhibe, anima y desilusiona… en cualquier caso, el baile es un conglomerado cuya argamasa es el arrebato, porque… el baile, arrebata. Que se lo digan por ejemplo a Tatiana Tibuleac, la gran escritora moldava que asegura no saber escribir de amor o a la poeta uruguaya Delmira Agustini, tan arrebatada como dulce, quien ejemplifica el amor loco en su más puro significado.

El grito arrebatado:

…. Matrimonio, hijos y familia. Todo en orden aparentemente en las nuevas coordenadas vitales de Lol. Pero la sombra de aquella postración acecha y ese rompecabezas pretérito es una herida que supura, una puerta mal cerrada por cuya rendija se atisba el drama.

Y como si de un tejido patchtwork o las teselas diseminadas de un kintsugi, ya va siendo hora de pegar piezas erráticas, de reconstruir el molde que con tanto afán Lol escondió en el fondo de sus entretelas: por mucho que se hunda la capa freática, al final, el magma revienta. Ella lo sabe y ese “arrebato soterrado” se transforma en un rapto súbito que si no te lleva al otro barrio, se esconde bajo siete llaves, pero siempre palpita ahí… latente…un rescoldo incandescente que no termina de apagarse.

La mano de la escritora, cual demiurgo, enseñorea el alma traspuesta de la protagonista, los colores blancos y azules se difuminan…

En un duermevela de ensoñaciones maternofiliales, Marguerite Duras permite entrever su persona: en su vida cabe de todo como en sus libros, la escritura como terapia dentro del movimiento nouveau roman con su estilo tan personalísimo. Su forma de redacción es visual y fracturada, un espejo hecho añicos en el que el lector atisba fragmentos de vida propios y ajenos. La coherencia argumental y léxica en perfecta imbricación.

Resulta curioso el hilo de la narración, un subterfugio inteligente en el que se escuda y bajo el que se pertrecha la autora que cree entender la epidermis de Lol y habla y cuenta por ella, sin ser consciente de que el dolor por el abandono solo el sujeto abandonado lo sufre.

La vida, al fin y al cabo:

Más allá de la personalidad errática de Lol, el arrebato, el grito desgarrador es su salvación, cierra pasión y deseo. A partir de ese momento, el resto será un sucedáneo vital, un dejarse vivir y estar. De ahí a la locura, pocos centímetros. Una más en la larga historia de mujeres reales y ficticias a las que les han hecho luz de gas, invisibilizándolas y anulándolas.

El discurso narrativo, pasional y arrebatado se amolda perfectamente a las hechuras de la personalidad elegida por Marguerite Duras para Lol: intertextualidad auténtica y sincera. Por más que pregunte e inquiera, no llega la respuesta y eso es un sinvivir atávico que la parte en dos. No hay pegamento que arregle su desaguisado íntimo e intransferible: ante ella se abre un vacío abisal, misterioso e infranqueable.

OBSERVATORIO DE FILOLOGÍAY LENGUA ESPAÑOLA

AddText_03-19-12.37.26

Directora del Observatorio de Filología y Lengua Española: Pilar Úcar Ventura

 

¿Por qué debemos gamificar también en idiomas?

ARCO EUROPEO Imagen de Tessa Kavanagh en Pixabay

¿Por qué debemos gamificar también en idiomas?

Por Rosa Amor

Probablemente, uno de los motivos por el que no se emplean los textos literarios en el ámbito de la enseñanza del español como L2 es porque no hay aplicaciones didácticas actualizadas. Estos fragmentos textuales suelen aparecer al final de las unidades didácticas con pocos recursos didácticos para su aplicación y la gran mayoría de ellos obsoletos.

La gamificación es el empleo de técnicas y dinámicas propias del juego en actividades relativas al aprendizaje, que tienen como objetivo potenciar la motivación y reforzar la conducta de aquellos que la experimenten con el fin de incrementar la productividad y desarrollar el aprendizaje. (Foncubierta, 2014).

El término surgió hacia el año 2008 en un ámbito totalmente distinto al de la educación, el ámbito empresarial, sin embargo, en la actualidad se ha ido extendiendo a otros diferentes como, el que se aborda, la educación. Su expansión se debe al auge del entorno digital y de los estudios dedicados a la ludología. La rapidez con la que se ha instaurado el mundo digital ha creado comunidades en las que la idea de introducir las estructuras de juego, pues las redes sociales comparten numerosas características con ellos como: la consecución de logros, el reclutamiento de usuarios a partir de una red social, así como la motivación, involucración y diversión de los mismos. (Esteba, 2013)

¿Cuáles son sus componentes del juego?

(Werbach y Hunter, 2012) fragmentan los elementos que componen la gamificación en tres categorías ordenadas de mayor a menor abstracción e interrelacionadas entre sí: dinámicas, mecánicas y componentes.

La primera de ellas alude a las particularidades generales que caracterizan el juego y el fin que se pretende alcanzar con el mismo. Estas son las dinámicas lúdicas y las restricciones que se van a provocar: cooperativa y competitiva. Son las emociones e impresiones que pretenden avivar en el estudiante (motivación, entusiasmo, confianza…) y la progresión del aprendizaje.

Las mecánicas, por su parte, son las instrucciones y nociones que los jugadores deben conocer para llevar a cabo de la actividad de manera óptima. Las más recurrentes suelen ser: las competiciones, las recompensas, el intercambio de roles, la cooperación…

En cuanto a los componentes diremos que son las herramientas que se emplean para diseñar la actividad con la que se pone en práctica el recurso de la gamificación. Un ejemplo de estos componentes sería: el escape room, los logros, las yincanas, las luchas contra el profesor, las dinámicas virtuales, la lucha de equipos, etc.

Habría que destacar que estos tres componentes aumentan el interés en el discente y generan un alto impacto en su aprendizaje en un tiempo récord. El alumnado lucha por obtener el mayor número de puntos y lograr estar en los mejores puestos de la clasificación. No obstante, hay que tener en cuenta que no siempre el efecto es el deseado y que hay ocasiones en las que esta competitividad puede generar ansiedad o frustración en los jugadores al verse confrontados con sus compañeros. Por eso será preciso que el profesor esté en constante alerta para evitar estos sentimientos negativos.

En conclusión, si perfilamos la definición de gamificación y los elementos que la conforman podremos decir que es una técnica empleada en el diseño de actividades relacionadas con el aprendizaje, en la que se introducen distintos elementos afines al juego como pueden ser: premios, puntuaciones rankings, etc, con los que se pretende mejorar y enriquecer el aprendizaje.

Con los retos, la resolución de enigmas, ya que se cree que, si incluimos esos aspectos, los alumnos serán más productivos, se alejará la inactividad del aula y la sensación de dificultad se disipará en el alumno al sentirse más implicado con la materia. Además, este tipo de enseñanza puede mejorar la atención, facilitar la capacidad de memorización, así como el progreso de habilidades y conocimientos de los discentes haciendo del aprendizaje una experiencia real.

La gamificación persigue, por tanto, la actualización de los recursos y actividades relacionadas, por ejemplo, con la implementación de la literatura, con el objetivo de eliminar la concepción negativa que se tiene de esta rama de la lengua. Si mostramos a nuestros discentes que este arte puede ser divertido, probablemente genere inquietud en ellos y fomentemos el gusto por la lectura, medio que les permitirá acercarse un poco más a la cultura española.

OBSERVATORIO DE EDUCACIÓN 

Directora del Observatorio de Educación de Arco Europeo: Rosa Amor del Olmo

IMG-20220506-WA0010

La palabra y… “¡¡ la virgen !!”

_20220816_092214

La palabra y… “¡¡ la virgen !!”

Por Pilar Úcar

En este mes tan de vírgenes, celebraciones populares, ferias y festejos, oigo rugir: “¡¡laaaa virgen!!”. Me vuelvo e identifico a un compatriotra, como yo, fuera de nuestras fronteras de confort, invocando a la Virgen; cabreao como una mona y repitiendo: “¡¡lavirgen!!”. Exclamaciones casi iguales.

Reviso la fecha en que nos encontramos para comprobar si me he saltado alguna romería mariana en estos pagos vacacionales y extranjeros -bastante más laicos que los propios-.

Por ahí rondan la “virgen de las Nieves” (sí, lo sé, en pleno agosto, cual oxímoron) la virgen de la Paloma y la virgen de la Asunción: no me constan si son dos caras de la misma moneda o distintas advocaciones, o … o…: mejor lo dejo y no me meto en jardines teológicos no me vaya a pinchar o me enfangue y a ver quién me desembarra en este mes canicular.

Clamar “¡¡¡lavirgen!!!” advierte no de la fe de quien lo profiere, sino de una circunstancia algo más social, trasciende el ámbito íntimo y personal; vamos, que cuidado que vienen curvas, aviso de navegantes para el resto; se trata de un ¿taco?, ¿un juramento? O más bien un improperio, a modo de grosería vulgarota y para algunos, ofensiva que previene a quien lo escucha del calor sofocante, de la cuenta que vamos a pagar en esa terraza, del atasco para llegar al peaje. Y ahí tenemos a “la virgen” en nuestro auxilio.

Resulta curioso desde el punto de vista lingüístico cuántas expresiones se han desemantizado por el uso y abuso de las mismas. Cuando alguien nombra a la virgen ni mucho menos piensa en la de las Nieves, la Asunción o la Paloma, tan estivales ellas.

La religión se ha colado en el lenguaje cotidiano y nadie sabe cómo ha sido, o sí…

20220816_091123

 

OBSERVATORIO DE FILOLOGÍAY LENGUA ESPAÑOLA

AddText_03-19-12.37.26

Directora del Observatorio de Filología y Lengua Española: Pilar Úcar Ventura