Palabra de los medios de comunicación

foto pilar ucar

Palabra de los medios de comunicación …la palabra conciliadora. Así terminaba mi colaboración anterior.

Podríamos plantearnos si los mass media, concilian con su palabra, con sus palabras. Que precisamente, por ser eso, medios o instrumentos de comunicar, no solo informan sino que ahora también, lo más rabiosamente moderno y actual: crean opinión.

Pero, ¡cuidado!: opinión de masas, de individualidades, no cuaja. La palabra personal e intransferible no se lleva; el aborregamiento, tal vez. Ser un verso suelto, tiene poco y mal futuro.

Los medios de comunicación constituyen auténticos espejos de la sociedad, nuestra sociedad. De ahí la relevancia que adquiere su palabra. Como docente, constato que de poco o nada sirve si los académicos “predicamos” una cosa y los medios expresan otra distinta. En este camino de la educación y la formación deberíamos seguir la misma vía. Por ejemplo: en mi curso sobre Género y Lenguaje sexista en los medios de comunicación, tratamos el tema de la inclusión lingüística, de la visibilización a través del lenguaje del cambio que ha experimentado la sociedad. Los periodistas deberían hacerse eco de esas lecciones para evitar una asincronía difícil de superar, entre la teoría y la práctica; aunar esfuerzos para crear una línea de actuación unánime, o al menos coherente.

Porque… ¿a quién cree la mayoría de la población? ¿A los profesores? No. Somos sospechosos de eruditos, desfasados y presuntuosos. ¿Entonces? Sin duda se cree a quienes en muchas ocasiones vociferan desde canales televisivos o emisoras radiofónicas “sus verdades”. Y lo hacen según criterios comerciales, ideológicos…La servidumbre de la palabra por intereses económicos, políticos. ¿Dónde queda el bien social? ¿El servicio a la comunidad? Hay que acercar la palabra al ciudadano. La palabra veraz y certera sin engañifas ni triquiñuelas, para tenderla para conciliar. La lengua es “un organismo” en constante cambio: un gran porcentaje de palabras pasan sin pena ni gloria: domina lo fugaz y caduco, lo inmediato: y de eso saben mucho los medios de comunicación. Su palabra, sin ambigüedades ni maledicencia debería garantizar la libertad de expresión, el respeto civilizado.

(Continuará…)

Pilar Úcar

 

 

 

La palabra… ¿arma social?

_20211020_121747

Muchas son las ocasiones en que hemos escuchado y leído el poder que posee la palabra. El poder y la fuerza que se derivan de ella. Cierto. Por eso, conviene preservarla, cuidarla y utilizarla no solo con precisión y mesura, con tino y tiento, sino con cariño y afecto…hay que salvaguardar el lenguaje y tratarlo como se merece.

Soy consciente del peligro que entrañan las palabras, los riesgos que esconden: a veces resultan tramposas y solapan intenciones aviesas, torticeras, ofensivas y hasta insultantes. La palabra se convierte en el espejo de lo que uno quiere y desea expresar, transmitir y comunicar.

Hablar de “arma”  inspira temor y sugiere lucha, conflicto y beligerancia; connotaciones negativas que no nos dejan indiferentes. Poder, superioridad, casi un pugilato entre adversarios que llegan al hostigamiento. ¿Destrucción?

El ser humano es social por naturaleza y como tal ha de convivir en societas, procurando el bienestar colectivo, el beneficio de la comunidad. Conviene, por tanto, no  olvidar el acomodo ajeno, el pensar en el otro, y hacerlo con palabras que nos identifican a cada uno, que hablan de nosotros mismos, de nuestra personalidad y de nuestro propio comportamiento individual. Desde la sinceridad.

De ahí la importancia que adquiere la educación, aprender y descubrir; informarse, indagar, permanecer atento al cambio, a lo nuevo y a lo diferente, estableciendo el punto de mira en un futuro más consolidado, libre y justo.

Entre todos hemos de configurar, de manera firme y rotunda, una urdimbre acorde con los tiempos que nos está tocando vivir.

Francisco Ayala, Miguel de Unamuno, Alfonso X, el sabio y otros muchos eruditos coinciden y cito: «(…) el lenguaje es un arma de doble filo: puede ser puente para aproximar y muralla para separar”.

Volver a recuperar el valor de la palabra conciliadora… (Continuará)

Pilar Úcar

ATENEO: ARCO EUROPEO CON 1820

Compañeros y compañeras:

El próximo 26 de octubre se celebran las elecciones a Secciones en el Ateneo de Madrid. Varios de nuestros compañeros y compañeras de Arco Europeo y de la Agrupación Especial Ateneística Agustín Argüelles van en candidaturas del Grupo 1820, lo que sin duda es una excelente noticia pues el proyecto del Grupo 1820 coincide con nuestro ideario progresista y democrático.

Por ello, entendemos que es esencial que apoyemos con nuestros votos todas las candidaturas del Grupo 1820.

Ana Pulido Benito

Vicepresidenta de Arco Europeo y Secretaria de Comunicación de la Agrupación Ateneística Agustín Argüelles

IMG-20211019-WA0032

Pilar Úcar sobre Emilia Pardo Bazán

20211014_190935

El pasado jueves pudimos disfrutar de una excelente conferencia de la profesora y escritora Pilar Úcar sobre Emilia Pardo Bazán en la sede de UGT, dentro del ciclo de conferencias de la Fundación Progreso y Cultura que coordina el profesor Antonio Chazarra. Fue presentada por el ex Letrado del Tribunal Constitucional y Presidente de Arco Europeo Progresista, José Antonio García Regueiro. La conferencia se titulaba «La habitación propia de Emilia Pardo Bazán».

Pilar Úcar es Licenciada en Filología Hispánica, doctora
en educación y profesora universitaria.

pardobazan 02 14102021 (1)

 

 

EL ATENEO HECHIZADO

ateneo_2

Tuve un sueño hace unos días en el que leía unos artículos, creo que en algún periódico, que parecían parte de un epistolario de cartas de amor y reproche, pero no entre amantes sino entre dos personajes que se identificaban como ateneístas. Si bien yo no los había visto nunca por el Ateneo, estoy segura que Freud diría que detrás de ellos hay personas reales, que si profundizamos en nuestro subconsciente nos sorprenderían con nombres y apellidos y un carné del Ateneo. Sea o no como dice Freud, os cuento.

De tan singular correspondencia epistolar, me impresionó sobre todo el reproche que uno de ellos hacia al otro porque entendía que le suplantaba su personalidad en el Ateneo. En efecto, estaba profundamente dolorido y frustrado porque consideraba que era él, y no el otro, el que estaba destinado a regir el Ateneo, a ser su Supremo Guía.

Explicaba, nuestro caballero dolido, que había sido un hechizo el que había multiplicado el número de los partidarios del Usurpador de manera tan repentina, alterando la tranquila vida del Ateneo y, lo que era más grave, adulterando el orden natural que le predestinaba a él a ser el Gran Gobernador de la Docta Casa. Y también decía que, igualmente por hechizo, quería prolongar su mandato el Usurpador alterando las Tablas del Ateneo, que así llamaba a sus normas porque probablemente las identificaba con las Tablas de la Ley del Antiguo Testamento.

Y continuaba el dolido caballero asegurando que, tarde o temprano, se romperá el hechizo y será él, el eterno candidato a Gobernador, quien será gloriosamente coronado en el Salón de Plenos, tras lo cual, llevado en hombros por los ateneístas de verdad, se sentará solemne en el mejor sillón, en el trono decía él, del despacho de Azaña.

Recuerdo que intentaba decirle al triste caballero, pues en los sueños todo es posible, que me parecía poco prudente que mezclara sus frustraciones con lo que es el Ateneo y revelara en público que estábamos todos hechizados.

Pero él me contestaba con argumentos poco atinados, sin duda causados por un poderoso hechizo. Salvando las distancias, me recordaba a D. Quijote cuando arremetía contra los molinos pensando que eran gigantes.

La verdad es que fue un alivio despertarme. Mientras me tomaba el primer café de la mañana, me decía a mi misma que después de este sueño, y visto lo visto también en la realidad, cada vez me alegro más de haber votado el pasado mayo a la candidatura “Pardo Bazán”.

Ana Pulido Benito.-  Ateneísta