“PATEANDO” MADRID: EL TRIDENTE BARROCO (II)

Trident,_Burmese,_18th_century

 

Si en el primer artículo expliqué que era el Tridente Barroco madrileño, en este describiré la zona como tal y en los siguientes haré un estudio pormenorizado de los distintos edificios y lugares de interés.

El núcleo central del llamado tridente barroco se encuentra en el barrio de Palos del Moguer (hoy Palos de la Frontera) dentro del ensanche sur de Madrid. Queda, pues, inscrito al norte del distrito de Arganzuela y engloba los sectores septentrionales de los antiguos barrios de Santa María de la Cabeza y Las Delicias.

Tiene una forma aproximadamente triangular, con el vértice norte situado en la plaza del Emperador Carlos V. El límite occidental lo constituyen las Rondas de Valencia y Atocha y posee un carácter histórico por tratarse de la unión entre el casco antiguo de la ciudad y su ensanchamiento decimonónico. El oriental está marcado por la estación de ferrocarril de Atocha. El paseo de Embajadores señala la separación con el antiguo barrio de Las Peñuelas.

Fig7_Vista_aerea_Tridente_Sur_Madrid

A pesar de su relativa modernidad esta zona se caracteriza por la permanencia de una doble funcionalidad residencial e industrial.

El ámbito espacial donde se sitúa el barrio de Palos de la Frontera está inclinado topográficamente hacia el río Manzanares. Gracias a su situación de extramuros hasta mediados del siglo XIX tuvo, junto a sus tradicionales funciones agrarias, otras recreativas desde el reinado de los primeros Borbones para la población madrileña.

La edificación comenzó a desarrollarse desde la periferia de la zona hacia el centro de la misma, y en ello influyeron la presencia de tres estaciones ferroviarias en su contorno: Atocha (1850), Las Delicias (1879) y el apeadero de Peñuelas en 1881, unidad entre sí por el denominado ferrocarril de “cintura” y es lo que actualmente se denomina la zona del Pasillo Verde Ferroviario. Posteriormente el espacio interno se fue compactando a partir de tres grandes vías, los paseos de las Delicias y Santa María de la Cabeza y la calle General Lacy, dejando grandes solares en los ángulos suroeste y sudeste, ocupados luego por fábricas. El transporte colectivo representado primero por el tranvía y luego por el metro se establecieron pronto en la zona y tuvieron un definitivo efecto poblador.

El aspecto morfológico del barrio corrió parejo a la calidad popular y obrera de sus moradores. En un principio destacaba la escasa altura de los edificios, de dos o tres plantas a lo sumo, y la homogénea apariencia que le conferían sus baratos materiales de construcción. A lo largo del siglo XX, se ve mayor altura en los inmuebles y se comienzan a emplear elementos constructivos modernos, cemento, hierro, etc.

Tanto las construcciones destinadas a almacenaje como las industriales se desarrollaron con rapidez en torno al ferrocarril de circunvalación. Esta localización se fue concretando cerca de la Ronda de Valencia y Méndez Álvaro, más próximas a las estaciones, creando el embrión de las futuras zonas industriales del barrio. La diversidad de las zonas industriales ha sido una constante: industrias de alimentación, como las de harina (La Estrella), de cervezas (El Águila), hielo (Pozos de Nieve), tabacos (Tabacalera Española).

En la actualidad toda esta zona quedará dividida en tres sectores. El occidental delimitado por las Rondas y los paseos de Santa María de la Cabeza y Embajadores. El oriental entre las calles Méndez Álvaro y General Lacy ( zona industria). Y por último el espacio central en torno al paseo de las Delicias con función residencial. Y la característica morfológica más ostensible la ofrece el contraste existente entre una edificación antigua, anterior a la guerra y otra reciente. Todo ello, junto con los modernos inmuebles de renta libre que alcanzan precios muy elevados ha contribuido a consolidar un cambio social del barrio hacia la clase media.

He dado una visión general del Ensanche Sur de Madrid desde su fundación por el Plan de Castro en 1860 hasta la actualidad. A través de su desarrollo, se muestra cómo este ámbito urbano, que en principio era marginal, ha adquirido una situación más céntrica. Sin embargo, ha mantenido la doble función para la que fue creado: la industrial, apoyada en sus orígenes en importantes enlaces ferroviarios, y la residencial, de carácter popular.

 

Ana Pulido

ARCO EUROPEO PROGRESISTA

Política de supermercado

Pacios

¿Quién no ha elegido un producto por los vivos colores de su envoltorio? ¿Quién se resiste a comprar la felicidad, cuando se ofrece envasada  en una lata roja al módico precio de 50 céntimos? ¿Cómo podemos dejar de comprar un yogur con sabor a fresa, que nos garantiza belleza y salud, o un coche con el que alcanzaremos la libertad y la seguridad que todos ansiamos?

Vivimos en una sociedad que adora al dios Consumo. Sus fieles y leales seguidores, los consumidores, ansiamos alcanzar la felicidad que nos promete comprando los milagrosos productos que nos ofrecen sus sumos sacerdotes. Profesamos una religión que ha modificado muy profundamente nuestras vidas, nuestra forma de pensar, de relacionarnos, de convivir. Exhibimos sus símbolos como elemento de distinción o pertenencia. Las redes sociales nos han permitido transformar nuestra vida también en un producto que exponemos en el gran escaparate de Internet, buscando la ganancia del “me gusta”, el retuit  o incrementando nuestra bolsa de seguidores.

Cuando hoy criticamos a la política por su frivolidad, efectismo y “postureo”; cuando desde algunos medios de comunicación se reprocha a nuestros políticos que se hayan convertido en una especie  de vendedores de promesas inconsistentes, me pregunto si lo que realmente ocurre no es más que una adaptación de la política a nuestro modelo consumista;  a un perfil del votante que cada vez se identifica más con el de un consumidor y menos con el de un ciudadano, obligando a los políticos, adaptándose a este nuevo perfil, a degradar su condición a la de meros proveedores que deben satisfacer a los votantes como si fueran consumidores o clientes.

Cuando el consumismo se ha convertido en la religión dominante,  es fácil caer en la tentación de convertir a la política en un producto más, de devaluarla  sometiéndola  a las reglas del mercado, de subyugarla al dictado de la propaganda. Las propuestas electorales se elaboran más para captar la atención del votante, atendiendo a estudios de mercado que a compromisos ideológicos. Lo complejo se simplifica y la realidad cede frente a la imagen que de ella se construye, en función de los intereses de la marca.

La razón se convierte en prisionera de la pasión. Alcanzar el corazón de los votantes pasa a ser objetivo prioritario en la campaña política. La emoción  no se utiliza al servicio  del mensaje político; es el  mensaje el que sirve para estimular emocionalmente a los votantes en beneficio de  nuestro candidato y para provocar un rechazo visceral hacia el contrario,  a quien se responsabiliza de todos los problemas que nos afectan.

Y como consumidores, aceptamos con agrado que se nos ofrezca la política como un producto edulcorado,  como un espectáculo de entretenimiento con el que disfrutar de nuestras horas de ocio. Premiamos con elevadas audiencias los programas televisivos en los que los políticos se someten a las preguntas de niños de Primaria; admitimos sin escándalo que se utilice el modelo de un catálogo comercial para trasladar las propuestas electorales; nos divierte que se someta a los candidatos a pruebas de habilidad o simpatía que nada tienen que ver con su aptitud, su experiencia, ni su capacidad política.

La gran complejidad y trascendencia de las relaciones económicas y sociales sobre las que interviene el poder político, dista mucho de la frivolidad con la que se aborda la información o la propaganda política. De nuestro comportamiento, exigencia y compromiso ciudadano también depende, en gran medida, que la política siga por la senda de la banalización o que sea tratada con una dignidad acorde con la importancia que tiene para el bienestar de nuestra sociedad. A veces, toda la culpa no la tienen los políticos.

José Ignacio García Pacios

Extremistas, populistas de izquierda y derecha, militantes de partidos

unión europea

En este artículo se ha preferido hacer mención  de quienes hacen la política a lo que serían las formas políticas que  adquiere ese hacer. Estamos en un momento,  como otras del pasado, que tiene  que ver con otras formas de participación política, como incorporar a nuevos votantes y cierto cansancio de la los electores, principalmente jóvenes, con lo que conocemos como los partidos políticos que han gobernado este país en los últimos años. A 5 días de las elecciones, se tratará de destacar algunos de los escenarios posibles.

Para empezar, en cualquier estudio o investigación es necesario poner nombre a las cosas y a la vez decir que es cada una de esas cosas (que lo diferencia de lo demás). Si hay confusión con los nombres o las propiedades diferenciadoras de las cosas, la confusión se acabará adueñando de nuestros análisis. Es escandaloso como en los últimos años en una Europa que supo engendrar el fascismo y el nazismo se viene usando y se sigue usando cada día el rótulo populista para lo que son movimientos extremistas. Este artículo busca poner un tanto de claridad y añadir la explicación de lo que es el populismo de derechas, que es el gran desconocido del público, si bien es quien gobierna España.

Extremistas.

Son movimientos o partidos que se encuentran en los extremos (por izquierda o derecha). Su fin es romper con el sistema democrático, porque su fin es una re-estructuración social. Usan la política y las libertades democráticas para llegar a una nueva situación donde puedan sustituir la decisión de los electores por sistemas de un único partido vertical. La finalidad es una nueva sociedad, sin aquellas personas  que provocan, según su punto de vista, los problemas.

En el caso de los extremistas de derecha (fascismo o nazismo), fundamentalmente a los que hay que suprimir son personas que por su grupo étnico, religioso o político.  Hay que buscar a aquellos que provocan el malestar y acabar con ellos. Como es sabido, los problemas por si mismos no los producen grupos de personas por el hecho de existir, las cosas son más complejas. Por esta razón, una vez suprimido cierto grupo y ante la persistencia o agravamiento de los problemas, la solución es buscar otro grupo al cual endilgar la responsabilidad de la situación y así recurrentemente. Es la conocida acción del chivo emisario. Tal vez el poema que se atribuye a  Berltod Bretch (el poema originario de 1946 fue escrito por el pastor alemán Martin Niemöller)  “Ahora vienen por mí pero es demasiado tarde “ es un buen resumen de esa destrucción sin fin. Una destrucción que se acabará cebando sobre los propios que fueron el apoyo de esas formas de gobierno. El límite es cuando otros, de otros países, entienden que deben actuar, ya que no habrá punto de negociación posible con esa visión de grupo, que condena a todos los otros a la extinción o esclavitud. El extremismo de derecha ha sido significativo en países muy desarrollados, como Alemania e Italia. En estos tiempos está teniendo de nuevo un importante éxito en países de centro y norte de Europa.

Confundir o llevar a confundir un Frente Nacional Francés o un NPD alemán con el populismo es un grave error, la persistencia en este error hace descreer que se pueda aprender algo de la historia.

Los extremistas de izquierda son grupos que hacen acción política, pero que no necesariamente participan en las instituciones democráticas. El caso más  clásico y exitoso fue el de los bolcheviques, que dio lugar a la Unión Soviética. Es bien discutible el tema de que grado de democracia, si había alguno, se daba en el  régimen de los zares.

En general los grupos extremistas de izquierda esperan las condiciones para que se produzca un proceso revolucionario. Pueden ser grupos trostkistas, estudiosos de los clásicos revolucionarios y de los procesos de acumulación, grupos leninistas o maoístas. El punto fundamental es que no ejercen la violencia, si bien se preparan para una violencia político social que acabará con la democracia según la conocemos ahora.

Fuera del sistema político se encuentran los violentos-terroristas. Siguiendo la matemática de conjuntos que nos enseñaron en la escuela primaria o básica, son un punto que esta fuera del conjunto. No esperan nada del accionar político democrático, o en todo caso queda subordinado al éxito o fracaso al accionar terrorista-militar. La acción política le queda reservado a otros, que deben sostener la democracia y ayudar en una lucha policial-militar para impedir los actos violentos. España es un país que ha demostrado un éxito sin precedentes para lo que fue un afianzar la democracia en una lucha respetuosa con los derechos humanos y garantías judiciales. Hoy ETA es pasado.

El tema de la violencia viene de lejos, desde la recreación de Julio Cesar por William Shakespeare que según estudiosos de la obra “… genera preguntas relevantes para toda rebelión en contra de la tiranía, acerca de si es pertinente actuar incorrectamente (en este caso derramando sangre)  para prevenir algo peor, e incluso si los nuevos gobernantes no serán tan tiránicos como los anteriores.” ( Kenneth McLeish y Stephen Unwin, La guía del teatro de Shakespeare).

Populistas

Los populistas reúnen unas características comunes, sean de derechas o de izquierda y que son las siguientes:

  1. En lo político, su objetivo es gobernar basados en ser una opción mayoritaria. Cuando se dice mayoritaria, es de alrededor del 50% o más. Un supuesto de tener “derecho” a gobernar por ser el partido más votado como sostiene el PP con un 27% de los votos no tiene sentido democrático, más cuando no hay un mecanismo de ballotage o segunda vuelta como es el caso de España.
  2. En lo político, quieren rabiosamente mantenerse en el gobierno, forzando en la fase de declive, su perpetuación en el poder, pero al final aceptando el resultado de las urnas, si les es adverso. Por su propia lógica, no se pueden perpetuar mediante un golpe, dictadura, o tiranía. En este sentido ha sido muy negativo el usar soluciones violentas militares para acortar el proceso de propio desgaste de estos gobiernos (esto lleva a la creación de un mito que es muy difícil poder superar).
  3. En lo político, son , tanto los populismos de derecha e izquierda, muy corruptos. Tal vez sus comienzos no son así, pero sus finales son de una corrupción que supera cualquier imaginación previa. Se puede decir que la excusa que a veces usan para esta corrupción es que hacer política es caro y que dado que los otros partidos tienen recursos, se deben obtener de forma non sancta. Este es el primer paso, el segundo es que una parte de la corrupción se queda en los bolsillos de los “recaudadores”.
  4. En lo económico, no cualquier país puede ser populista. Se requiere que haya productos o sectores económicos sobre los cuales extraer recursos, existencia de instituciones financieras (especialmente un banco central), instituciones económicas que permitan la recepción de recursos, que permitan el programa populista.
  5. En lo económico es la política monetaria, en particular el tipo de cambio de la moneda, lo que permite una pronta implementación del programa económico. Los populistas de izquierda y de derecha comparten creer que el dinero es la riqueza, y que esta última se puede transferir mediante el uso del dinero. Sus excesos acaban con el dinero en si mismo.
  6. En lo económico, tanto el populismo de izquierda como el de derecha sostienen al ilusión que se puede seguir teniendo un incremento de la demanda (incremento del PIB) de una manera sostenida, sin necesidad de tomar medidas de signo contrario, para mantener un equilibrio macroeconómico, cuando aparecen datos contradictorios.

Populistas de izquierda.

Estas propuestas políticas aparecen en un contexto de crisis general. Amplios sectores de la población están disconformes con la situación, que se ve como injusta en el sentido que el factor trabajo recibe unas retribuciones escasas en lo que se supone la distribución de la renta. Hay desocupación, la cual puede ser masiva. En este contexto político aparecen propuestas de usar las riquezas del país para que las masas humildes y trabajadoras sean beneficiadas con una nueva política que rompa lo que era el equilibrio anterior.

Son gobiernos que su accionar se basa en el crecimiento de la economía basado en la expansión de la demanda de los sectores populares. En los primeros años de gobierno se hace una transferencia de rentas que principalmente se sustenta en un incremento del gasto público. Se crean miles de puestos de trabajo en el Sector Público. También se utilizan controles de precios, por ejemplo alimentos y también sobre servicios que utilizan los sectores populares como la electricidad o el transporte público. En los primeros años se constata una transferencia real de renta hacia las capas más desfavorecidas de la población. En esos primeros años, sectores industriales y productivos que tenían cierta capacidad sin utilizar reaccionan frente a esta demanda incrementando la producción y en algunos casos se vuelven más eficientes en la producción al pasar a mayores producciones. En la primera parte del ciclo populista hay una mejora del salario real y un clima de optimismo.

Este incremento del gasto del sector público se sustenta en incrementos de impuestos o nuevos impuestos sobre sectores monopólicos u oligopólicos que presentaban rentabilidades positivas. Expropiaciones, crédito barato, pedido de financiamiento al Banco Central, etc.

En una segunda fase, la suba abusiva de impuestos, la pérdida de valor de la moneda, la corrupción (que se vuelve un sobre coste, un nuevo impuesto para las empresas), una inflación persistente y creciente, déficits crecientes en la balanza comercial, todo esto va llevando a una pérdida del salario real y de la producción pública (especialmente en los servicios públicos) que finaliza en una división de la sociedad. El ciclo electoral permite demostrar un fracaso electoral del populismo.

Populistas de derechas

Los aspectos tanto de aglutinante de la derecha, voto masivo y corrupción lo hemos visto en las características políticas. Tal vez deberíamos señalar que el populismo de derechas es un gran desconocido, que sabe pasar desapercibido y que se oculta detrás de lo que se denomina neoliberalismo (con el cual comparte doctrina económica pero los neoliberales son más amplios en términos de partidos, solo le interesa hacer sus negocios y desregular las sociedad, siendo totalmente secundario el color político del gobierno de turno).

La característica económica del populismo de derechas: como eje de su gobierno definen una sobrevaloración de su moneda, más allá de toda política monetaria circunstancial. La sobrevaloración de su moneda es el eje, y así promueven que las mercaderías extranjeras sean más baratas (control indirecto de la inflación), corriente de inversiones (muchas de ellas especulativas) e incremento de la demanda vía el mayor endeudamiento de los hogares (¿suena conocida esta música?).

El populismo de derechas consigue el apoyo de las clases medias bajo la fantasía que estos sectores se podrán volver, por fín!!!, ricos y rentistas. La mercancía que se vuelve más barata es el dinero, con lo cual se compra la misma, vía endeudamiento con los bancos. Esta mercancía se la usa en subir el precio de los activos, siendo la propiedad inmobiliaria la preferida, dada su hábito y facilidad de comprensión por mucha gente.

Tal vez dos ejemplos sean una manera práctica de entender este populismo:

  1. Los dos gobiernos de Carlos Menen en Argentina (desde 1989 a 1999). La sobrevaloración de la moneda la obtiene con una decisión de hacer corresponder un tipo de cambio fijo de un dólar igual al peso argentino. Y la cantidad de pesos argentinos emitidos en papel moneda sólo puede ser igual a las reservas en dólares que tiene el Banco Central. Se consigue una reducción en la inflación (se pasa a comparar una inflación en pesos a una inflación que sería en dólares, y esta si es alta en esa moneda), un ingreso de inversiones (algunas productivas, otras especulativas), un proceso de venta de activos estatales (que sostiene el presupuesto público en los primeros años) y un clima de optimismo que lleva a un incremento, vía demanda interna, del Producto Interno Bruto. Pasados los años todos los indicadores de solvencia fiscal son conseguidos por las cuentas públicas argentinas, siendo este país un ejemplo de aplicación de políticas ortodoxas según el Fondo Monetario Internacional (FMI). El porcentaje de deuda pública sobre el PIB es bajo, menor al 60%. Desde el punto de vista social un desempleo creciente y la falta de horizonte de mejora se instala en sectores amplios de la población. En el terreno monetario las reservas en dólares del Banco Central comienzan a decrecer, el nerviosismo se va apoderando de los actores económicos domésticos (muchos de los extranjeros ya habían sacado sus inversiones), pánico y crash. El corralito es un evento que trata de amortiguar la caída y tal vez frenarlo, pero no fue posible dada la presión de los ahorristas para llevar sus dineros a casa.

En resumen: existía un partido populista con una tradición de ser de “izquierda” en el sentido de redistribución del ingreso, pero que ante un nuevo ciclo económico pasa a ser de populismo de derecha al apoyarse en la sobrevaloración de la moneda doméstica. Este período termina en una grave crisis de todo tipo y en lo económico se abandona la sobrevaloración del peso y se pasa a una moneda fuertemente sub-valuada en los siguientes gobiernos.

  1. La España de Aznar-Zapatero-Rajoy. El período realmente populista ha sido el de este último gobierno de Mariano Rajoy (gobierno de 2011 a 2015 y en funciones hasta las elecciones del 25 de junio de 2016). Antes de seguir debemos hacer una visita al tema de política monetaria.

En el marco de la Unión Europea, se pasó a la adopción en 11 países de una nueva moneda denominada  euro a partir del 1 de enero de 1999 (la moneda de España, la peseta tuvo su circulación desde 1868 a 2001). Para poder usar el euro se debía pasar una serie de criterios (inflación, déficit público y deuda pública). No esta demás recordar que otros dos países de la Unión Europea que cumplían los criterios prefirieron no adoptar el euro y mantener su propia moneda: Reino Unido y Dinamarca. Posteriormente se sumaron otros países que superaban el examen de ingreso, siendo en la actualidad 19 países los que voluntariamente cedieron sus monedas nacionales al uso del euro.

Se puede afirmar que en cierto sentido se había puesto el carro delante de los caballos, antes se adoptó la moneda común y después se debía aprobar una constitución común. En forma breve: el texto de la constitución fue rechazado en el año 2005 por Francia y Holanda y entonces la UE se quedó sin constitución (el remedo fue un nuevo pacto, el de Lisboa, aprobado en 2007, como solución de emergencia).

El Euro, al tener al marco alemán y el franco francés dentro fue obtener una moneda de mayor prestigio, tanto para nacionales como extranjeros, en el caso de países que tenían monedas que previamente tenían menor cotización. Fue sustituir la peseta, unida al riesgo español, por una moneda unida más al riesgo alemán. Esa sustitución, al desaparecer aparentemente el riesgo cambiario, abrió la puerta a un ingreso de inversiones reales y especulativas, mayores que las que se hubieran producido con la peseta. Porque con la peseta todo inversor extranjero tenía que hacer un juicio de valor sobre lo que la economía española podía dar se sí. En cambio, con el Euro, si bien España pertenecía como socio pleno, como el resto de países de este club, un inversor podía descontar riesgo considerando que la el propio club respaldaría los países del sur con problemas (a los cuales hay que añadir Irlanda, ejemplo durante años de un tigre cual Singapur, por ejemplo).

Avancemos. Estalla la burbuja de las hipotecas basuras en EU, ecos crecientes en España, 2010 inicio de una recesión, pérdida de puestos de trabajo, mayor contracción, crisis. Abandono del gobierno por Rodríguez Zapatero 8 meses antes, nuevas elecciones, nuevo gobierno del PP. Es en ese momento donde se va a expresar el populismo en el PP, dejando de ser un partido de derechas para ser plenamente un partido populista. En lugar de asumir el problema, se endeuda al país más allá de la capacidad del país para afrontar esa deuda. Las finanzas públicas dan aliento a un modelo exhausto y se posterga el necesario cambio en el consumo y la producción para empezar un lento camino para un modelo con mayor relación con los recursos reales de España. La medida más exitosa de estos últimos cuatro años ha sido  la reducción del costo laboral. España se vuelve un país de salarios bajos, más si se lo compara con los otros países de la UE.

En 4 años el Estado español incrementa su deuda en 400.000 millones de euros, un record para España (la deuda total es de un billón de euros). Además la baja del petróleo, la desaparición de los destinos turísticos competitivos en el Mediterráneo y unos tipos de interés inusualmente bajos no dejan ver el costo real de la deuda. Esa deuda hace inviable el marco constitucional de 1978 en relación al fortalecimiento de un estado del bienestar según el modelo europeo atlántico que querían emular los ciudadanos españoles en ese momento. En el momento que la tasa de interés suba, aunque sea muy poco, los recortes sucesivos que deberán adoptarse terminaran con servicios públicos básicos.

Por último, un tema no menor. Hay dos criterios que para entrar en el euro España no está pudiendo cumplir: una deuda mayor a un 60% y un déficit que lleva por encima del 3% (cuya reducción se va postergando y postergando).

Por último, el populismo ha venido para quedarse. Y este no es un tema sólo español. La creciente afluencia de dinero y apalancamiento a niveles muy altos permiten las propuestas populistas.

Militantes de partido

La opción entre partidos de izquierda y derecha fue, en muchos casos, una confrontación violenta durante casi dos siglos (si se quiere desde 1789 a finales de la segunda guerra mundial). Es después de este enfrentamiento que los países occidentales adoptan un modelo de estado del bienestar conducentes a que la prosperidad que traen la ciencia, y especialmente la técnica, expresado en el incremento del Producto Interior Bruto sea re distribuida, en mayor o menor grado, entre sus ciudadanos. Teóricamente el mecanismo del mercado no busca ser justo sino eficiente, y en esa eficiencia determina beneficiados y perjudicados. Entre los factores clásicos que participan en la producción, los propietarios del capital son más beneficiados que el factor trabajo, el Estado será el instrumento de redistribuir la renta, de una forma general vía gastos de salud, educación, transportes y subsidios varios.

En las sociedades hay personas más propensas a apoyar estados con un fuerte sector público que intente redistribuir la renta. Lo cual lleva a la necesidad de impuestos más altos. Personas que prefieren temas de igualdad y de grupo sobre temas del desarrollo individual. Estas personas en general tienden a militar y votar a partidos de izquierda.

En sentido contrario a lo apuntado en el párrafo anterior, se tiende a militar y votar a favor de partidos de derecha.

Políticamente los dirigentes de derecha e izquierda comparten el punto de vista que en democracia habrá cambio en los gobiernos y no intentan mantenerse en los gobiernos más allá del lapso en el cual pudieron formar gobierno.

En lo económico los partidos de derecha e izquierda comparten cierta visión de lo que se puede hacer con las variables económicas. Buscan inflación baja, déficit público controlable y cumplir con las obligaciones. Por ejemplo el pago a los jubilados o el pago de los intereses de la deuda.

En resumen, son partidos gradualistas que principalmente difieren en cuanto favorecer o no a los sectores del trabajo (y pensionistas) o al capital y sus rendimientos. Difieren en el grado de subsidios para sectores desempleados o de pobreza crónica. Son gradualistas y en esa realidad de cambio entre unos y otros, dan señales que de alguna forma logran que los estímulos económicos lleguen a distintos sectores. La alternancia en el gobierno trae aparejado ciertos cambios que ajustan mejor el tema de los estímulos para toda la sociedad. Esta es una explicación azucarada, dejando de lado todas las pasiones e intereses de grupo que se manifiestan en la realidad.

 

Algunas opiniones a unos días de la votación del 26J.

 

En España en estos momentos tenemos dos partidos populistas y dos partidos políticos clásicos (el que sea un partido recién fundado o el más antiguo poco tiene que ver con su forma de hacer y entender la política). En cada uno de estos bloques se da una división entre izquierda y derecha. En este sentido, es harto lógico que el PSOE haya llegado a un acuerdo de gobierno en las pasadas elecciones del 20 de diciembre con Ciudadanos. Son más afines, tienen una visión más gradualista de lo que se puede hacer en economía. No está demás señalar que la suma de diputados de PSOE-Ciudadanos fue y podría ser más numerosa que cualquier otra opción posible, si bien no permitiría por si solo llegar a la mayoría absoluta. Esto abre la posibilidad de formar gobierno en relación a alguna abstención, del PP o de Podemos.

El PSOE es el partido bisagra, independientemente al número de votos o escaños. ¿Qué debe hacer? Desde un punto de vista de acordar con populistas, no debería llegar a ningún acuerdo de co-gobierno ni con el PP ni con Podemos. Es imposible, en el sentido de autodestrucción, que el PSOE cogobierne con este PP.  Lo cual nos llevaría a unas terceras elecciones.

¿Le conviene al PSOE pactar con Podemos para un co-gobierno? Obsérvese que no es tan importante quien queda primero en votos o escaños. Desde el punto de vista de la gobernabilidad, el número de conflictos que puede aparecer parece similar independientemente de quien sea el partido dominante. La cuestión con Podemos tiene su importancia porque una parte del nuevo electorado de Podemos era electorado del PSOE. No se debería confundir la discusión y diferencias entre cúpulas con la cuestión de quienes son los sostenes en votos tanto de Podemos y PSOE. Pero hay una diferencia importante en los votantes, Podemos cubre más a la gente joven y cubre más a las personas sin empleo (fuente CIS encuesta enero-marzo). Una posible forma de entender la realidad es que mantener este esquema financiero con la troika (que no necesariamente es la estabilidad económica) supone tener restringido el número de empleo público o reducirlo (en los últimos 4 años se han perdido 170.000 puestos de trabajo en el Estado). Y el PSOE sigue planteando un tema de formación de los trabajadores como causa principal del desempleo (cuando en los aeropuertos se puede ver que los jóvenes que se van fuera son el general los más preparados). También el PSOE insiste en el tema de nuevos convenios laborales, lo cual es muy razonable, pero esto  supone que solo hay política para los que están ocupados. Hoy el principal problema declarado por los españoles es el desempleo. Y un ratio superior al 50% de desempleo juvenil. Estos son los que están fuera del mercado laboral y Podemos les promete que se va a ocupar de ellos.

Si no se quieren unas terceras elecciones existe la posibilidad de dar apoyo vía abstención. Pero hay una diferencia en apoyar vía abstención al PP o a Podemos. En el caso del PP, sabemos el daño hecho al proyecto de sociedad desarrollada que tenía el país surgido del marco constitucional. Eso ya no existe más, no cabe  abundar con las cifras sobre el incremento de pobreza absoluta, pobreza relativa y desigualdad que nos sitúan en pésimo lugar en comparación con los socios de la Unión Europea (si fuese hecha la comparación con la Europa a 15 a la cual nos incorporamos en 1986, se constataría nuestro fracaso como sociedad).

También existe la posibilidad de un gobierno PSOE-Ciudadanos, con la abstención del PP. La razón de porque el PP aceptaría esta abstención podría estar ligada a su necesidad de solución de sus problemas de corrupción y necesaria reorganización y nuevo liderazgo en el partido. Es claro que las presiones exógenas al propio PP serían necesarias al respecto. Estar en el gobierno desgasta, pero como alguien dijo hace años, más desgasta estar en al oposición. Podemos por un lado tendría todo el arco opositor (acompañado por el PP en el día a día parlamentario) pero también tendría que resolver sus problemas internos.

También el PSOE podría dar a apoyo vía abstención a un gobierno Podemos-partidos pro referéndum. Un gobierno de Podemos es un riesgo, dada su insistencia en un incremento de la demanda en un marco de necesario reducción del déficit y con un alto endeudamiento. Guardando las distancias, podría pasar lo que le ocurrió a un socialdemócrata de verdad, como Miterrand en su primer gobierno. Fuga de capitales, suspensión de inversiones, incremento acelerado en el desempleo, etc. Si las SICAVs se van de España, no necesariamente eso agravaría la situación, ya que poco aportan a la economía real. Pero una suma de factores de fuga y suspensión de las inversiones reales haría de muy corto recorrido al nuevo gobierno. Si el riesgo es cierto, entonces para el PSOE en la oposición en solitario, la experiencia de Podemos en el gobierno no sería negativa en el sentido que más que sacarle votos al PSOE, podría volver a dárselos.

Si las encuestas hacen un buen pronóstico, el PSOE se mantendrá en un 20% de los votos. Es un ratio respetable. Es de esperar que el PP vea reducido tendencialmente sus votantes tanto por el tema generacional (en este aspecto como el PSOE) y también porque en algún momento el tema de la corrupción le pasará factura (más de la que ya le ha pasado en la Comunidad Valenciana y Madrid). Y también Podemos, en cuanto tenga una gestión directa de las cosas en el nivel estatal, perderá apoyos, dada la minimización de posibles problemas con los cuales se ha ido presentando a su electorado. En resumen, iremos a 4 partidos alrededor del 20% de los votos. Nuestra vida política puede acercarse a la realidad italiana.

En este marco fragmentado, la próxima legislatura puede durar 4 años, pero no necesariamente con un solo partido en el gobierno durante todo el período de gobierno. El presente siempre es efímero, pero en períodos de cambio, como el que estamos viviendo, el presente se vuelve más efímero.  Tal vez deberíamos desarrollar  una mirada optimista y ver cómo van cambiando las cosas. Perder solemnidad, confiar en nosotros mismos, y confiar en lo que vota el soberano, el pueblo. De esto se trata la democracia.

Autor: Alejandro Brocato Cardoso. Economista.

ARCO CON EL ATENEO EL 27 DE JUNIO

Escudo AEP con triangulo 2

ESTIMADOS COMPAÑEROS Y AMIGOS DE ARCO,

Cuando el próximo 27 de junio el Ateneo de Madrid elija al Presidente, al Vicepresidente 2º y al Secretario 1º del más simbólico custodio de la herencia ilustrada de nuestro país, también decidirá si los ateneístas quieren seguir siendo herederos de sus casi 200 años de tradición como baluarte de los espíritus libres, de los pensamientos no dogmáticos y de la fraternidad universal.

Al igual que “Arco Europeo Progresista”, la candidatura “Convergencia para la estabilidad democrática del Ateneo”, de la que me honro formar parte como candidato a Vicepresidente 2º, está plenamente comprometida con los principios de la Ilustración que han dado su ser progresista al Ateneo y a otras entidades igualmente emblemáticas de nuestro país como la Institución Libre de Enseñanza o la Residencia de Estudiantes.

Personalidades como Menéndez Pidal, Valle Inclán, Azaña, Cossío o Tierno Galván, entre otros excelsos predecesores, nos han enseñado que el ateneísta, sea un hombre público o anónimo, no es un mero socio que paga sus cuotas sino un librepensador tolerante y plenamente identificado con los valores democráticos, cualidades todas ellas que aprecio especialmente en mis compañeros de Convergencia, esto es, en los candidatos a Presidente, el Profesor Dr. D. Pedro A. García Bilbao, y a Secretario 1º, el Profesor Dr. D. Eliseo Sánchez Caro.

Siguiendo ejemplos tan edificantes para el espíritu y la convivencia, desde “Convergencia” haremos frente a todos los intentos que busquen desnaturalizar esta institución y defenderemos con firmeza sus Cátedras, Agrupaciones, Secciones y Tertulias, sólidos pilares de diálogo, ciencia, arte y cultura.

Celebraremos el “II Centenario Ilustrado” de la docta casa, agradeceremos su legado a los que nos precedieron y prepararemos otros 200 años de “libertad, igualdad y fraternidad” con un Ateneo que se siga rigiendo únicamente por la voluntad de sus ateneístas.

A LOS QUE SOIS ATENEÍSTAS OS PEDIMOS VUESTRO VOTO EL PRÓXIMO 27 DE JUNIO PARA “CONVERGENCIA PARA LA ESTABILIDAD DEMOCRÁTICA DEL ATENEO” 

Fdo. José Antonio García Regueiro

Presidente de Arco Europeo Progresista

Conferencia sobre la “cadena perpetua”

de frente

El pasado martes 17 de mayo, tuvimos ocasión de disfrutar con la Conferencia *Reforma del Código Penal: la inconstitucionalidad de la “cadena perpetua”* que impartió, en el Salón de Actos del Ateneo de Madrid, el Catedrático de Derecho Penal y ex Letrado del Tribunal Constitucional Antonio Cuerda Riezu, presentado por el ex Letrado del Tribunal Constitucional y Presidente de Arco Europeo Progresista José Antonio García Regueiro.

El ponente, autor también de un libro sobre este tema, expuso de forma clara y precisa varios motivos por los que considera que la “prisión permanente revisable” o “cadena perpetúa” es inconstitucional.

MÉS QUE MAI

5ec6663e-e451-4224-b418-3d9d66fc1859

Este es el título de un acto que se realizó en homenaje a Ovidi Montllor (un home català d’Alcoi, esquerrà, que mai va trencar el pacte amb el poble treballador i que mai va renunciar a la seua identitat nacional”). en la Casa Fuster y el Ayuntamiento de Sueca no hace mucho tiempo.Analizado con detenimiento las intervenciones en el DVD que adquirí en uno de mis viajes a Valencia, se percibe con claridad el pensamiento general de Compromís, nucleado en gran medida en torno al intelectual  Joan Fuster i Ortells, un gran escritor en lengua catalana, figura clave de nacionalismo valenciano contemporáneo y en la definición de los denominados Países Catalanes. Su obra más influyente, posiblemente, fue el ensayo Nosaltres, els valencians .

No hay que olvidar por tanto, para hacer juicios de valor, que Compromís es una coalición de partidos formada por Bloc Nacionalista Valencíá (BLOC) cuyo dirigente es Enric Morera, y en cuyos estatutos tiene como objetivo político: “El logro de la plena soberanía nacional del pueblo valenciano y su plasmación legal en una constitución valenciana que contemple la posibilidad de una asociación política con los países con los cuales comparten una misma lengua cultura e historia” En sus antecedentes recientes, y cuando se llamaba Partido Nacionalista Valenciano, hizo una coalición para las Europeas con CIU ¿es compatible esta opción política con el PSOE?

Comparte espacio en la coalición Iniciativa del Poble Valenciá, que tiene su origen en una corriente interna de IU, y que plantea como objetivos “una política a la izquierda de la socialdemocracia clásica”, su cara más visible es Mónica Oltra, y para información de todos intentaron coalición con ERC y Aralar, pidiendo su voto con posterioridad para Raúl Romeva. ¿Es compatible ésta opción con el PSOE?

Además de Els verds, forma la coalición Gent de Compromís, con Joan Ribó político más representativo actual alcalde de Valencia, Estat Valenciá, y el Acord d’esquerres por la renovació de Tavernes (ACERT) de ámbito en esa población. ¿Son compatibles con el PSOE?

Para entender a XIMO, que procede del grupo “nou socialismo valenciá,”  hay que ir a los orígenes. Y es que en los setenta el origen del socialismo valenciano hay que situarlo  en los “Grups d’Acció i Reflexió Socialista (GARS) que configuraron el Partit Socialista Valencià (PSV) y fueron fundadores Vicent Ventura, Joan Josep Pérez Benlloch  y Màrius García Bonafé. El partido se definía como un partido de “classe obrera i d’altres classes, que treballa per l’establiment del socialisme” i que, alhora, afirmava la singularitat del País Valencià com a poble  tot reconeixent “la seua integració en l’àrea cultural dels Països Catalans”. Figuras notables fueron Joan Francesc Mira, Vicent Garcés, Joan Romero, Enric Tàrrega, Francesc Signes, Alfons Cucó,  Ernest Lluch o Joan Garcés.

Las elecciones del 77 supusieron la unificación de éste partido con el PSOE gracias a la labor de Alfonso Guerra, y que tan buenos frutos ha dado en la gobernabilidad y que ha hecho posible políticas de las que ahora nos sentimos orgullosos. Ahora la crítica que se hace es que el PSOE ha impedido el surgimiento del nacionalismo  valenciano por ser un partido españolista. Así se expresan, y creo que se entiende bien.

” El PSOE valencià fa de PSOE espanyol i les forces emergents lladren més que no mosseguen, (muerden) fan esforços per agradar els vells poders, per jugar al joc a Madrid, per mantenir-se en el tauler local del joc al preu que siga, sobretot a força de dissimular elspecats originals. Ja fa mesos que a prop de la carrera de San Jerónimo, a la tasca Manolo, entre l’espetegar de les fitxes de dòmino i el terrabastall dels plats i els gots en les piques,  que els parroquians senten una multitud llunyedissa (traduzco por iluminada) cridar(grita) amb fervor: ¡Pas a la regió que avança en marxa triomfal!… (paso a la región que avanza en marcha triunfal)  

   Resumiendo sólo les interesa su visión Nacionalista, y a los emergentes (Podemos) tampoco es que les hagan mucha gracia.

  Está claro, a mi juicio, que Ximo quiere mantener la Presidencia, y es loable, pero ahora toca remar todos para ganar las elecciones, yo me imagino que se le pasará el enfado pronto,y que quizás recuerde que de trece de Podemos sólo le votaron 8 para su elección  pero ¿es el pacto posible con esos mimbres?

  La trampa de Podemos consistía en hacer ver a la gente que un pacto con el PSOE impediría tener una mayoría al PP y así no se bloquearían las reformas constitucionales. Me surgen algunas  dudas, ¿habría grupo socialista en el Senado? Dado que el voto al senado es en listas abiertas ¿estaría garantizado el voto a los socialistas que hasta hace unos días eran PSOEPP la misma mierda es?

  La experiencia de Entesa dels Catalans del 77 que llevó a 12 intelectuales de izquierdas de todos los partidos (federación del PSOE, PSC-congrés, ERC, PSUC, Estat Catalá) configuró el grupo Entesa y hasta se unió José María Socias antiguo alcalde Barcelona en el franquismo que fue propuesto por designación real. El Estatuto a aprobar era su principal objetivo. Luego se crearon Nova Entesa, Entesa Cataluña de Progreso, Por la Entesa, y en fin si recordáramos, y eso es un trabajo que puede hacer nuestro director de Arco José Antonio, los disgustos que le dieron al PSOE cuando empezó a no tener mayorías suficientes, estas coaliciones son para pensárselo dos veces. Nosotros, me refiero a los socialistas, aprobamos la Declaración de Granada, en ella apostábamos por el Federalismo de España, no por los “países catalanes”. Admiro a Ovidi por su papel en Fortivos y por sus canciones, pero no por ser catalán de Alcoy, y eso no me tiene que convertir en nacionalista español. ¿seguro?

  Un saludo, y tengo el DVD a disposición del que quiere ver y oír.

FÉLIX ALONSO SORIA.

Presidente del Colectivo Rousseau

 

 

     

ARCO EN EL ATENEO: la “cadena perpetua”

Alonso Martínez

Retrato del jurista Alonso Martínez en el Ateneo de Madrid

El próximo martes 17 de mayo, a las 19 horas, Arco Europeo Progresista te invita a la Conferencia *Reforma del Código Penal: la inconstitucionalidad de la “cadena perpetua”* que impartirá, en el Salón de Actos del Ateneo de Madrid, el Catedrático de Derecho Penal y ex Letrado del Tribunal Constitucional Antonio Cuerda Riezu, presentado por el ex Letrado del Tribunal Constitucional y Presidente de Arco Europeo Progresista José Antonio García Regueiro.

AMAR LOS DRAGONES

IMG_20160505_102454

La celebración de Sant Jordi, y un mensaje que he visto en la red con el siguiente contenido: “Felicidades Jordi, perdón Jorge, esta España ya no es la que era”, me hace reflexionar sobre Cataluña, una vez más (ya lo hice en la conferencia “El Dret a Decidir”, junto con el Presidente de Arco Europeo, José Antonio García Regueiro, cuyos apuntes se pueden encontrar en la página www.colectivo-rousseau.org, dentro de los debates filosóficos y políticos).

La cuestión es fácil de describir: una parte importante de la sociedad catalana siente a España no como su nación, sino simplemente como el Estado en que por injustos azares de la historia le ha tocado vivir. Su nación es Cataluña, y quieren convertir ésta en un nuevo Estado distinto de España. No lo logran, porque quienes lo desean no han conseguido formar en esa sociedad una masa crítica suficiente como para decantar la balanza política en contra de la enorme inercia centrípeta que ha creado una larguísima convivencia dentro de España. Pero la cuestión es ésa, un problema, y dura ya siglos (José María Ruiz Soroa).

Se me ocurren dos pequeñas iniciativas  para encuentros en positivo. La celebración del Día del Libro, por coincidir con la fecha en que fallecían Cervantes, Shekespeare y Garcilaso de la Vega, pero también porque murieron o nacieron en esa fecha escritores como Maurice Druom, Haldor Laxness (premio Nobel en el 55), Nabokov o Josep Pla, entre otros, se celebra en muchas librerías gracias a iniciativas particulares, pero, a mi juicio, se debería poner en valor por la cultura y educación por los poderes públicos ,el hecho es que el  origen del día del libro se remonta a 1926, en una idea que partió de Cataluña de la mano del valenciano Vicente Clavel Andrés, quien lo propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y aprobada por el rey Alfonso XIII de España en 1926. El 7 de Octubre de 1926 fue el primer Día del Libro; poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro, y además con la aprobación de la UNESCO. Barcelona como referente, así de sencillo.

Este día coincide con San Jorge, patrón (dicen) de Alemania, Aragón, Bulgaria, Etiopía, Georgia, Grecia, Inglaterra, Líbano, Lituania, Países Bajos, Portugal, Eslovenia y México. Pero donde toma cuerpo importante es en Cataluña, que con el nombre de Sant Jordi adquiere una significación muy especial y de la que nos deberíamos sentirnos todos orgullosos. La unión de Sant Jordi con el Día del Libro es inolvidable para los que hemos tenido la suerte de vivir unos años en Barcelona. Intercambiar un libro con una rosa siempre es emocionante en un lugar tan peculiar como las Ramblas, y si estás enamorado ni te cuento.

La leyenda de la lucha con el dragón la recogió el costumbrista catalán Joan Amades, que situó el evento en las murallas del pueblo Montblanc. Este año, coincidiendo con el 125 aniversario de su nacimiento, la asociación cultural que lleva su nombre impulsó una actividad para el día de Sant Jordi consistente en lectura abierta de textos tradicionales que la asociación seleccionaba, a modo de ejemplo: “M’ han dit que tu has dit un dit que jo no he dit, i el dit que tu has dit, jo no l’ he dit  perquè si jo hagués dit que tu l’ has dit, fóra ben dit per haver-lo dit jo.” La traducción es fácil, un pequeño trabalenguas que hace que el idioma se perfeccione. Fer país, que diría Pujol.

Nosotros en Castilla tenemos también nuestros dragones, pero sucede que nuestros niños (y algunos mayores) no los conocen. El Poema de Fernán González, poema épico del mester de clerecía cuyo contenido es el de un cantar de gesta que narra diferentes hechos históricos de la vida de este personaje, relevante para la historia de España y de Castilla, está custodiado en nuestro Monasterio. En una edición de mi profesor de literatura medieval, Juan Victorio, se relata (estrofas 467-486) que la noche antes de que comenzara la batalla de Hacina, legendaria lucha que duraría tres días, algo espantoso les ocurrió a las tropas del conde castellano Fernán González: un monstruoso dragón  se apareció en el cielo. Estaba completamente ensangrentado y daba unos enormes y estruendosos alaridos mientras que echaba fuego por las fauces iluminando a los atemorizados ejércitos: “Vieron aquella noche una muy fiera cosa. Venia por el aire una sierpe rabiosa, dando muy fuertes gritos…”.

Imaginemos un intercambio de dragones: unos niños catalanes ven el de Fernán González  y les ponemos a leer las estrofas del poema en castellano antiguo, y encima les enseñamos la biblioteca del Monasterio de san Lorenzo de El Escorial que es donde está depositado un ejemplar, y a los de cualquier colegio público de Madrid, les llevamos a Montblac a ver su dragón, y a que oigan hablar en otro idioma español. ¿No sería eso mejor que lo que estamos viviendo hoy? A los independentistas, o si preferís separatistas, no hay que oponerles separadores. Hagamos un esfuerzo y amemos ambos dragones.

Félix Alonso, Presidente del Colectivo Rousseau

Gobierno en España. La ventaja de retirarse.

roji

El 11 de enero en estas misma página publiqué un artículo sobre una propuesta para un gobierno transitorio http://arcoeuropeo.org/?p=760. La propuesta era un gobierno del partido Ciudadanos con el apoyo del PSOE. En el ínterin de ese gobierno en el Parlamento se haría un nuevo marco jurídico para el funcionamiento del Estado español; volver a poner las bases del estado del bienestar, que el Partido Popular ha dinamitado en sus cuatro años de gobierno con mayoría absoluta. Esto podría hacerse en un plazo de dos años, ya que el trabajo sería muy intenso.

Por otra parte, la situación económica de España es calamitosa. En los últimos 4 años el PP ha endeudado a los ciudadanos en más de 400.000 millones de euros, un récord mundial en tiempos de paz. Cada ciudadano, desde los recién nacidos a la persona más anciana de nuestro país, debe casi 9.000 euros más como consecuencia de lo que llaman “buena gestión económica”. No habrá recursos públicos suficientes para afrontar una leve suba en el tipo de interés de nuestra deuda. Y todo este endeudamiento no ha traído ningún cambio estructural desde el punto de vista de la producción. Simplemente, los ciudadanos en nuestro balance financiero somos más pobres.

Transcurridos estos dos años, habría nuevas elecciones en un nuevo marco que no supondría un impedimento para un nuevo gobierno. El gobierno que asuma ahora lo hará con las leyes que lo atarán de manos para hacer un cambio profundo en la gestión de la cosa pública. Con órganos de control dominados por el PP. Valga como ejemplo el Tribunal de Cuentas. El PP lleva más de 25 años dirigiendo esa institución de control. ¿No corresponde que los órganos constitucionales expresen la nueva realidad política que se ha expresado en las urnas?

Cuando hice esa propuesta, la del 11 de enero, no se había desarrollado la negociación PSOE-Ciudadanos que ha llevado a un acuerdo de un programa de gobierno. En ese acuerdo el posible gobierno estaría en la mano del PSOE. Si fuese por mis preferencias, prefiero un gobierno del PSOE solo, camino a una confluencia de izquierdas. Pero como decía en el anterior artículo, hay que ver opciones posibles, no sólo la que nos gustan.

Terminar las elecciones del 20-D así no parece conveniente; debe haber otra puesta en escena. Y esto tiene que ver con el concepto de retirarse, desde el punto de vista las antiguas 36 estrategias chinas. Retirarse no es ser derrotado. Retirarse es estar dispuesto a seguir luchando, tanto en negocios, política o vida personal, en una nueva situación. En el arte de la guerra, Sun Tzu llamó a esta estrategia “someterse temporalmente al poderoso”. En este caso el poderoso es el voto de los ciudadanos españoles, que por un lado quieren un gobierno ahora y que por otro se han expresado votando lo que han votado. Guste o no guste. La propuesta del día de ayer del partido Compromís iba en esa dirección.

Ahora bien, no todas las soluciones son igual de posibles. El PP siempre votará en contra y es el partido que más diputados tiene en el Congreso. Podemos supone que si el PSOE vuelve al gobierno logrará recuperar parte del voto perdido, y en ese contexto busca igualarse con el PSOE en ser gobierno (co-gobernar que es algo más que dar un apoyo para la investidura). Ciertamente el número de votos del PSOE y Podemos hoy es muy similar. Otra opción de igualación es que ni PSOE ni Podemos sean gobierno ahora, ni juntos ni separados. Es la propuesta que gobierne solo Ciudadanos con el apoyo del PSOE y la abstención de Podemos. Tanto Podemos como el PSOE hacen un sacrificio en aras a tener un gobierno transitorio. En última instancia si Ciudadanos obtiene más apoyo en su acción de gobierno eso será la otra cara de la reducción del peso político del PP. Que nadie tenga duda, fuera del poder, el PP se va a tener que refundar. Los votantes de derecha acabarían, en su mayor parte, encontrando su lugar en Ciudadanos. ¿Y Podemos y PSOE? La labor parlamentaria les estaría esperando. Y dependería de la habilidad de cada equipo de partido ver con que fuerzas se llega de aquí a dos años a unas nuevas elecciones.

El primer partido que plante una retirada será premiado por el electorado en el corto plazo pero tal vez en el largo también. Nadie en España quiere volver a votar y es más, sería una constatación de un fracaso de la Política en mayúsculas, no de la vieja política, sino también de la nueva.

Esta estrategia número 36 tiene su base histórica en las guerras que el reino de Shu declaró contra el reino de Wei (período de los tres reinos, entre el año 190 y 260 D.C.). Seis veces el reino de Shu, el más débil de los dos, atacó al reino de Wei, al más fuerte. Lo interesante de esta situación es que en esas 6 veces se pudo retirar con su ejército relativamente intacto y esto preservó al reino de Shu. Posteriormente el reino más fuerte fue ganando terreno y esto posibilitó volver a tener un reino chino unificado (después de lo que había significado la extinción de la dinastía Han).

Lo que hay que entender en nuestro país, es que no es el partido A contra el partido B la cuestión. La cuestión de fondo es como lograr que el poderoso, el elector, vuelva a dar un voto que permita construir un gobierno estable. Es claro que en el 20-D no fue esta la decisión emergente de los electores.

Alejandro Brocato Cardoso, Economista.

La bella insatisfecha

charcot

La belle indifférence siempre me sugiere la Belle Epoque. La Belle Epoque es una expresión nacida antes de la Primerra Guerra Mundial para designar el periodo de la historia de Europa comprendido entre las últimas dos décadas del siglo XIX, convencionalmente desde 1871 hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914. Quizá no sea tan casualidad que ahora se cumplan 100 años del final de esa época y nos encontremos abordando el tema de la histeria de nuevo.

La belle indifférence es uno de los fenómenos que, desde el punto de vista de la psicopatología clásica, más claramente muestran la manifestación histérica. Para introducir la histeria desde esta perspectiva, vamos a familiarizarnos con términos como alienación, sugestión, hipnotismo, catarsis, para llegar a la asociación libre de Freud y a la articulación entre la demanda y el deseo en Lacan.

Philippe Pinel (1745-1826), líder del movimiento alienista trazó las lineas fundamentales de la psiquiatría y de la psicopatología de la que somos herederos. Su obra publicada en 1798 con el titulo Nosographie philosophique ou Méthode appliquée à la médecine dedica su segundo volumen a las “neurosis”, entendidadas como “enfermedades de los nervios”. Se detallan cuatro tipo de afecciones; la primera de ellas, “las vesanias”, esta a su vez dividida en cuatro agrupaciones: hipocondría, melancolía, manía e histerismo.

Pinel apuntó determinadas predisposiciones hereditarios y concedió una especial importancia a los acontecimientos exteriores y a las emociones violentas en la génesis de la alienación. Apoyándose en estos fundamentos propuso sustituir el término tradicional de folie (locura) por el de alienation mentale. Este cambio terminológico, la sustitución de fou (loco) por aliene (extranjero), indica con suma precisión la ruptura radical con las visiones pretéritas de la locura: el alienado es un extranjero de si mismo que conserva, no obstante, un núcleo inalienable de humanidad; gracias a ese núcleo de humanidad conservada se podrá establecer con el algún tipo de relación transferencial que permitirá desarrollar el tratamiento “moral” o psíquico, además de conservar también su calidad de ciudadano, importante también en la Francia revolucionaria del momento.

En este siglo  XIX, fuera del terreno de la gran patología mental que terminaría por reunirse bajo la rúbrica “psicosis”, práctica de los psiquiatras y alienistas, el campo de los “nervios” y las neurosis estaba más próximo al quehacer cotidiano de los médicos de familia y de los neurólogos. Los balnearios, las curas de reposo, la electroterapia, los masajes y algunas formas rudimentarias de psicoterapia constituían las propuestas de tratamiento mas socorridas para estas patologías menores o “nerviosas”.

Sin embargo a finales del siglo XIX y merced al trato con sujetos histéricos, se produciría una nueva dimensión de la clínica mental que traería como consecuencia el nacimiento del psicoanálisis. Denostada como pocas otras alteraciones, la histeria incomodaba sobremanera a los médicos, que adoptaban frente a ella una actitud de rechazo, o en el mejor de los casos, de paternalismo. En términos generales, el enfoque de los escasos alienistas que se interesaron por la histeria coincidió en destacar sus rasgos del carácter mas insoportables, esa “mentira patológica” que constituía la esencia de su mal. Pero frente a los alienistas, los neurólogos insistían en que el poder de la sugestión constituía su verdadera esencia.

Así llegamos a Jean-Martin Charcot (1825-1893), que a partir de 1870 emprende una revisión de la histeria estudiándola como si de una enfermedad neurológica se tratara. Después reivindicó hasta entonces el marginal hipnotismo como método diagnostico, incorporándolo a la terapéutica médica de la histeria. Sin embargo, este autor llevó hasta el extremo la asimilación de la hipnosis y la histeria, considerando que el síntoma histérico era el resultado de una autosugestión sobrevenida a consecuencia de un traumatismo.

Las elaboración de Charcot y su escuela fueron rebatidas por el profesor de medicina interna Hippolyte Bernheim (1840-1919). Conocedor profundo del hipnotismo, Bernheim se opuso frontalmente a la asimilación de la histeria a la hipnosis y abogó a favor de que la hipnosis es un efecto de la sugestión, un fenómeno casi universal que no es patrimonio exclusivo de los sujetos histéricos. Seguidor de los principios fisiopatológicos alemanes antes que de los anatomoclínicos parisinos, Bernheim consideró las manifestaciones histéricas como fenómenos emotivos.

A pesar de tantas criticas y rectificaciones, la enseñanza de Charcot habría de convertirse en la referencia de la nueva psicopatología de las neurosis. Y esto fue así por el inusitado talento de dos de los asistentes a sus conferencias y presentaciones de enfermos allá por 1885: Janet y Freud.

Se dice que Pierre Janet (1859-1947) fue el primero que utilizó el término “belle indifférence” para describir una actitud de gran calma observada en algunos casos de histeria que contrastaba con el importante grado de incapacidad que producían los síntomas de la enfermedad. En la actualidad se define como un fenómeno observado en algunos pacientes con trastornos conversión, quienes mostraban una falta inapropiada de preocupación acerca de sus incapacidades.

Pierre Janet escribe en 1888 “El automatismo psicológico” que fue el primero, dentro de la psiquiatría, que se ocupo de manera exclusiva de la psicopatología de la histeria. Freud escribe junto con Breuer en 1893 “Estudios sobre la histeria”, libro eminentemente clínico que nos ilustra diferentes casos de histeria y los métodos terapéuticos utilizados.

En esa época Freud ensayó inicialmente las técnicas terapéuticas al uso (masajes, hidroterapia, electroterapia) para abandonarlas definitivamente en favor de otros procedimientos más activos como la sugestión, la hipnosis y la catarsis, hasta hallar definitivamente el método fructífero de la asociación libre. Método que supuso un giro radical ya que presuponía un saber en el paciente al que podía accederse franqueando el muro del lenguaje.

Lacan descarta la oposición entre lo intelectual y lo afectivo, a la que llama psicológica. Para él la psicología misma es un error de perspectiva sobre el ser humano. Plantea la situación analítica como una relación no dual, introduciendo como tercer elemento lo simbólico. Este planteamiento posiciona al analista, a través de la transferencia, en el lugar de “sujeto supuesto saber”, saber supuesto que en realidad funciona como un lugar de ignorancia docta que abre las vías del saber del propio sujeto para el propio sujeto. Lacan decide plantear las diferencias entre transferencia y sugestión en términos de demandas. La demanda, por una parte, es un pedido para satisfacer una necesidad (más del lado del Yo ) y, por otra parte, se  pide a alguien, es decir, se dirigirse a otro. Este dirigirse a Otro se modula como demanda de amor. Desde este punto de vista, la demanda divide al sujeto, entre un pedido y un deseo (de reconocimiento), es decir, se nos presenta un sujeto sujeto a un deseo sin él saberlo. Al suponer al sujeto ese deseo, el psicoanalista no le encierra en su demanda. De esta manera el psicoanalista no responde a la demanda del sujeto sino que la sostiene en esas dos vertientes. Así Lacan nos muestra la primacia del deseo, y nos enseña que en la histeria el deseo permanece insatisfecho.

La belle indifférence es uno de los prototipos del deseo insatisfecho en la histérica. Nos muestra de forma sorprendente que la histerica no pide tanto lo que realmente expresa, sino otra cosa que tiene que ver mas con el reconocimiento del otro, con que el Otro la reconozca. Solemos decir que el patrón de la histérica tiene que ver con algo parecido a esto: cuando el sujeto histérico quiere algo, se pone en funcionamiento y monta su escena. Cuando empieza a observar que su montaje escénico empieza a decaer, o bien porque el otro no entra en el juego imaginario que ella pretende, o porque se impone la ley que no le gusta acatar, es decir, cuando no hay un otro con un deseo que permita que se cumpla en la histérica eso de  “el deseo (de la histérica) es el deseo del otro”, entonces ella abandona la escena antes de tiempo, para que el otro no pueda “ganarle la mano”. Un ejemplo concreto: en una situación que le interese, pase lo que pase, se diga lo que se diga, el sujeto histerico tiene que decir siempre la ultima palabra.

Pienso que la belle indifférence en la actualidad se manifiesta a través de ese tipo de sujetos femeninos que esta situación la llevan al extremo.  La perseverancia, la insistencia, la firmeza con que pretenden llevar a cabo lo que, en principio quieren, les lleva a obviar todo lo que les rodea, tanto las consecuencias, como los daños colaterales y el sufrimiento que pueden llegar a producir. Sufrimiento producido no solo a los otros sujetos que tienen a su alrededor, sino incluso a ellas mismas, mostrándose incólumes, impertérritas, aparentemente a nivel anímico, aunque luego todo ese goce se manifieste normalmente en forma de somatizaciones, o lo que se llamaba tradicionalmente en síntomas conversivos.

Entran en juego componentes narcisistas y de victimizacion. Narcisismo entendido como que se pone en funcionamiento el Yo que no permite la castración, que no permite que el Yo de la histérica pierda lo que ella pretende conseguir y de la forma en que lo pretende conseguir. Despues, cuando se sale de la escena, como si ella no hubiera hecho nada, como si ella no hubiera provocado la situación o hubiera sido participe, es en ese momento, cuando al no conseguir lo que quiere y haber producido estragos alrededor, que aparece la pregunta por antonomasia de la Belle Indifférence: “¿Yo? yo no he sido”

Para ilustrar ejemplos actuales de la belle indifférence, esta vez escojo personajes de series de ficción porque la ficción también sirve para entender y explicar la realidad.Y escojo personajes de tres series, una emitida en el primer lustro del siglo XXI y otras dos de la actual segunda década. No por casualidad me decanto por series de estos dos periodos, una antes de la Gran Recesión del 2008 y las otras posteriores, la primera con una aproximacion más desenfadada y las otras con menos concesiones idealistas.

 Sexo en Nueva York, como primer referente de mujeres liberadas sexualmente y no juzgadas por ello, rompe con el estereotipo de la rivalidad femenina con una amistad entre ellas que es lo más valioso incluso que la relación con el otro sexo. Fue un planteamiento muy importante porque aún la transmisión cultural educa en la idea de que una mujer que expresa sus deseos de forma libre, que es promiscua, va a ser juzgada como puta y descartada como pareja. Fue una corriente de aire fresco ver a mujeres que disfrutaban con su cuerpo y se acostaban con quien les apetecía.

Las primeras que sirven de ejemplo son los cuatro personajes de esta serie televisiva. A estas podemos dividirlas a la vez en dos grupos, más del lado de la bella indiferente a Samantha y a Charlotte, y más del lado de la bella insatisfecha a Miranda y a Carrie.

Samantha y Charlotte, aunque a primera vista puede parecer que ambas están en las antípodas en su relación con el sexo, realmente ambas muestran su deseo de una manera mas clara y nítida. Samantha muestra unas maneras más masculinizadas, donde la forma de relacionarse con el otro sexo es follando y no tanto a través de la ternura y de un compromiso duradero. Charlotte se acerca más al clasico tipo romántico, donde lo que busca es un matrimonio tradicional. En ambas esa claridad en cuanto a su deseo las hace más indiferentes en el sentido de que cualquier contratiempo, cualquier cosa que les saque de su planteamiento, lo obvian, lo adaptan o lo fuerzan a su medida. En el caso de Samantha, cuando entabla una relacion más estable el magnate hotelero Richard o con el joven camarero Smith Jerrod, y no consiente en reconocer que se enamora de ellos, y hace toda una serie de pantomimas para no mostrarlo. Y en el caso de  Charlotte, haciendo como que cumple con el estereotipo de llegar virgen la matrimonio, no mantiene relaciones sexuales antes de casarse con Trey, su primer marido.

Miranda y Carrie están entre esos dos extremos de la bella indiferente que representan los otros dos personajes. Ellas se posicionan en puntos más intermedios, más en el tipo de “la bella insatisfecha”. Miranda, con un caracter muy caústico, tan sarcástica y cínica, con un punto de amargura , muestra bastante rigidez  y frialdad. Carrie, aparentemente más alegre y optimista, ingeniosa y divertida, destila altas dosis de ironía. Pero ambas se manifiestan más insatisfechas en las relaciones que mantienen, ya que dan muchos rodeos hasta que claramente ponen la carne en el asador y están dispuestas a perder y a aceptar que no existe la relación perfecta. Miranda reconoce su amor por Steve, el padre de su hijo, pero Carrie mantiene su posicion de insatisfaccion hasta el final con su ambivalencia en sus dos relaciones principales: entre Mr.Big y Aidan.

Las otras dos personajes femeninas corresponde a Betty Draper de Mad Men y a Birgitte Nyborg de Borgen. Borgen es una serie de television danesa que narra las interioridades de la politica danesa a traves de Birgitte Nyborg, quien se convierte en la primera mujer en llegar al cargo de Primer Ministro en Dinamarca. Borgen es el termino coloquial con el que se conoce a la sede de los tres poderes del estado y oficina del Primer Ministro.

Ambos personajes están más colocados en el semblante de la bella indiferente, sobre todo Betty Draper,  y ambas, como series realizadas durante la crisis, muestran de forma mas descarnada, la insatisfacción radical de la histeria, que es a la postre la insatisfacion radical del ser humano. También representan dos extremos, la perfecta ama de casa y la primera ministra que llega a la cota más alta de poder social.

Betty Draper es la primera esposa de Don Draper, protagonista de la serie Mad Men, serie situada en los años 60, que retrata las peripecias de unos publicistas en la epoca dorada de las agencias de publicidad en Estados Unidos.  Betty emerge en un inicio como el elemento decorativo perfecto en la vida de Don, esposa y madre sin derecho a queja, De hecho, sin derecho a palabra alguna. Cuando Betty insiste en la necesidad de una terapia psicoanalitica, Don accede, con una doblez infame: el analista le filtra la terapia entera al marido, convirtiendo a Betty en un cuerpo cercado y controlado a disposición del marido. Durante toda la serie, incluso hasta el final, Betty Draper representa el modelo perfecto de la bella indiferente. Sirva de botón de muestra lo siguiente: en su testamento deja anotado hasta el último detalle de cómo ha de ser su entierro, indicado cómo quiere ir vestida en su propio atadud.

Birgitte Nyborg rompe con el tópico de mujer poderosa masculinizada y aborda cuestiones que la vieja politica deja de lado: la familia, la conciliación, los cuidados. Parece que si uno se dedica a la vida pública tiene que renunciar a todo lo demás y viceversa.

Hay un capitulo de Borgen que muestra a las claras este llevar al extremo el querer que se ajuste a la medida del propio mundo, la realidad que rodea a las protagonistas. Tanto es así que llegan hasta el límite, y no ceden hasta que pagan un precio muy alto, pero hasta ese momento no lo ven o no lo quieren ver y muestran esa incongruencia entre la realidad y los afectos en la bella indiferente.

Es el capítulo penúltimo de la primera temporada, titulado “Divide y vencerás”, cosa que Birgitte no hace: no quiere dejar a sus ministros que se dediquen a sus funciones y ella se inmiscuye en sus tareas, porque asi cree que puede controlar una crisis de gobierno. Y a corto plazo es así en el aspecto profesional, pero el precio que ella paga en lo personal es altísimo. Así lo señala la periodista Katrin, otro personaje de la serie paralelo al de Brigitte, que en este caso ambos aspectos, lo personal y lo profesional no se pueden separar. Por no mostrar la corrupción de un ministro, Brigitte ordena una transparencia total en las agendas ministeriales. Es decir, para esconder hay que ser transparentes…Birgitte quiere quedar impoluta, al principio de su mandato dice que “es posible seguir siendo quienes somos y eso no impide ser buenos políticos”… Al final Birgitte pierde a su marido y Katrin, la periodista, tambien traspasa los límites y pierde el trabajo.

Pero a pesar de todo ambas siguen adelante y las bellas insatisfechas no permiten acallar a las bellas indiferentes.

Lola Burgos, Codirectora de Lapsus de Toledo. Pisicóloga y Psicoanalista.