Todo Abel tiene su Caín

Cristina Arco

Cristina Jarque

Al revisar los textos freudianos nos encontramos con diversos desarrollos en torno a la violencia familiar que contrastan con los desarrollos lacanianos que evocan un más allá que subyace siempre en todo caso de violencia. En este artículo intentaré demostrar las relaciones que existen entre la teoría freudiana, la teoría lacaniana y la violencia. La violencia que abordaré en esta escritura es la que se gesta al interior de la familia. Con el propósito de citar ciertos ejemplos que puedan dar cuenta de mis reflexiones, comentaré una viñeta clínica y citaré una película española titulada Te doy mis ojos. Tanto la viñeta clínica que comentaré en este artículo, como la película, ponen de manifiesto muchos aspectos interesantes sobre este tema: tema complejo, tema complicado, tema tabú porque de eso no se habla, porque los trapos sucios se lavan en casa, porque avergüenza, porque culpabiliza, porque atemoriza… Porque hablar de violencia, es ya de por sí, violento.

En el diccionario de la Real Academia Española, la violencia se define como: Uso de la fuerza para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien o imponer algo.

Hoy en día, cuando hablamos de violencia decimos que se trata de un concepto complejo, puesto que no todo el mundo se posiciona igual frente a este concepto, es decir, que depende en muchas ocasiones de lo que llamamos las apreciaciones subjetivas. No obstante, aunque existan estas apreciaciones subjetivas que pueden ocasionar confusiones o incoherencias a la hora de precisar si un acto puede ser calificado o no, de violento, lo que sí voy a puntuar es que existen diferentes tipos de violencia como la violencia física, la sexual, la económica, la patrimonial, la psíquica y que estos actos de violencia pueden tener lugar en diferentes lugares como por ejemplo: en la escuela, en el trabajo, en las instituciones y también en la familia.

Mi propósito en este texto es demostrar la violencia que daña la dignidad y la integridad psíquica del sujeto, lo que deseo es que podamos ver a través de mi escritura, las heridas emocionales que tienden a propagarse a través de los llamados lazos familiares. Para ello, nos centraremos en escuchar a la violencia misma desde los sujetos concernidos (escucha que se realiza en el único dispositivo donde puede ser posible darle voz: en el dispositivo de la clínica psicoanalítica) para que a través de sus historias podamos dar cuenta de la teoría. Es decir, que mi propuesta y mi apuesta en esta escritura es demostrar la teoría a través de la clínica. En otras palabras: que en lugar de ir de la teoría a la clínica, propongo ir de la clínica a la teoría: que sea la voz de los analizantes quienes den veracidad a los conceptos teóricos.

Empiezo mi relato clínico con un analizante a quien llamaré Marcelo. La historia de Marcelo girará en torno a su hermana mayor (a quien llamaré Soco). En las primeras sesiones Marcelo me dice la frase Todo Abel tiene su Caín. El recorrido analítico de este sujeto va a estar sostenido en esta primera frase que nos va a permitir desarrollar el acto violento que da origen a su sufrimiento. Las asociaciones que hace el analizante durante su análisis van girando en torno a la historia del relato bíblico donde Caín, preso de celos, mata a su hermano Abel de una puñalada. Marcelo tiene pesadillas con estas imágenes, pesadillas que lo persiguen todas las noches como sombras obscuras que no lo dejan pegar ojo. Alguien viene a apuñalarlo, alguien quiere matarlo, alguien desea su muerte. A ratos se vuelve francamente paranoico y me dice que incluso hay momentos en los que tiene que mirar atrás para cerciorarse de que nadie lo sigue. En su imaginario viene alguien a por él, siempre provisto de un cuchillo, trae en la espalda la maldición de creer que hay un Caín que desea matarlo.

Marcelo nos dice que él es el hijo preferido, no sólo de la madre, sino también del padre. Soco la hermana queda de lado, parece que por ser mujer (nadie quiere a una hija mujer dice Marcelo, son muy liantas). En el recorrido analítico el analizante podrá descubrir que ha habido una huella importante en su psique alrededor de la hermana Soco. Hay amor pero también hay odio. La relación entre hermanos es muy tirante desde el inicio, marcada principalmente por los celos de Soco hacia su hermano. Estos celos son tan intensos que llegan a tomar dimensiones verdaderamente destructivas y desastrosas. Los hermanos se confrontan constantemente, se insultan y recurren al sarcasmo, la burla y la humillación partiendo básicamente de las ventajas y las desventajas que cada uno percibe en relación a su género.

Tanto para Marcelo como para Soco, comienza lo que podemos llamar una guerra de género, o en otras palabras lo que ahora se conoce como la violencia de género. No obstante, esta violencia se da de los dos lados porque no va únicamente de lo masculino a lo femenino, sino que la crueldad de Soco está presente constantemente y en este caso en concreto, podemos decir que es ella, la hermana, la que tiene los arrebatos más crueles hacia el hermano. Lo interesante de este caso en particular es el destino amoroso de Marcelo pues lo que trae a análisis a este sujeto son las relaciones amorosas (sumamente tormentosas) que establece con las mujeres. A lo largo de las sesiones Marcelo puede ir haciendo la conexión entre la hermana y las mujeres que él elige para relacionarse en el amor. Queda claro que el patrón escogido es la hermana Soco: Mujeres que entran en una dinámica de competencia con él donde parece primar el quién gana entre el hombre y la mujer. Todas las novias de Marcelo tienden a humillarlo, insultarlo, provocarlo, torturarlo… Poco a poco él va dándose cuenta de que estas mujeres son consideradas unos trastos en el núcleo de sus familias: son hijas problemas, hijas de las que los padres se quejan amargamente, es decir, en una palabra: Soco.

Cuando Marcelo comprende la necesidad que tiene de hacerse amar por su hermana algo empieza a cambiar en él pero el bucle pulsional de la violencia vivida lo mete nuevamente en el mismo camino. El mira las cosas, se da cuenta, pero no logra cambiar de elección de objeto de amor. La pregunta que él tiene es sencilla: ¿Puedo llegar a amar a una mujer que no me torture?.

La pregunta de Marcelo es muy importante porque es la clave para poder reflexionar en torno a lo que un psicoanálisis puede lograr y puede ofrecer a un sujeto. Cabe preguntarse junto con el analizante si es posible un cambio de posición en el amor, un cambio de elección de objeto de amor. ¿Es esto posible? ¿Acaso puede cambiar un sujeto que está inmerso en transmisiones inconscientes donde la violencia y la tortura se confunden con el amor? Es una apuesta. La apuesta que la clínica psicoanalítica nos muestra y nos demuestra en el caso por caso. Pero no es algo que se pueda aprender, no es algo que tenga que ver con una enseñanza en la conducta o la actitud del sujeto. Por ello el psicoanálisis no es una práctica de la conducta, sino una práctica dirigida al campo inconsciente, es decir, eso que precisamente no se gobierna a partir de la enseñanza conductual.

La enseñanza de la película Te doy mis ojos aclara muy bien este punto. ¿Cómo ver la violencia familiar? Hay quienes lo ven como una enfermedad que habría que extirpar. En la película que cito, el maltratador intenta curarse de esta enfermedad yendo a una terapia de grupo por métodos conductistas. Esto no funciona porque lo que se intenta es que el paciente cambie de conducta sin interrogar las causas. El psicoanálisis apunta precisamente a las causas. Lo importante es saber qué es lo que produce la violencia, de este modo, la violencia toma lugar de síntoma y no de enfermedad. Los protagonistas en esta película son Antonio y Pilar. Antonio es un hombre preso de una ira incontrolable. La ira lo habita y lo domina hasta el punto de obnubilar su entendimiento. En la terapia grupal el psicólogo trata de explicarle cómo debe controlar la ira. Le hace escribir un diario y le dice que cuando sienta la ira debe liberar su pensamiento y decirse a sí mismo la frase tiempo fuera para evitar golpear a su esposa Pilar. Estos consejos del psicólogo no ayudan a Antonio porque en realidad lo que se juega en la historia de él, es una huella psíquica que podemos articular con la frase que él mismo enuncia en una de las escenas. La frase es: “soy un gilipollas, soy un fracasado”. La escena clave (para reflexionar sobre las causas de la ira de este hombre) es cuando vienen en el coche después de haber ido a visitar al hermano de Antonio. Mientras conduce, Antonio empieza a recordar lo que pasó en la casa del hermano y de pronto golpea el volante del coche, grita enfurecido porque el hermano se ha burlado de él. Notamos la rivalidad que existe entre estos dos hermanos porque a uno le va mejor que al otro. Esa realidad pone a Antonio fuera de sí. Lo que desencadena la ira es la burla del hermano cuando dice “si, claro, Toñito el arquitecto con sus grandes ideas”. Esta frase trae mucha carga pues Antonio no ha estudiado, tiene un trabajo mediocre, gana poco dinero.

Estando en la casa del hermano, la esposa de éste, dice que desea construir una planta más en su casa para poder ver las vistas pero se queja de que llevaría mucho tiempo y sería muy caro. Entonces Antonio quiere sentirse útil, quiere ganarse el respeto de la cuñada y del hermano y comenta que quizá para que no gasten tanto dinero ni tiempo en otra planta podrían construir una torre. Apenas termina la frase, el hermano empieza a burlarse de él y le suelta esas palabras: “si, claro, Toñito el arquitecto con sus grandes ideas”. Cuando Antonio repite estas palabras en el coche voltea a ver a su mujer, ella está en silencio con una cara llena de miedo y entonces él revienta y le pregunta: “¿Qué piensa Pilar? ¿Qué estás pensando?”. Como Pilar no responde, él se descontrola, para el coche, se abalanza sobre ella como un energúmeno ante la cara horrorizada tanto de Pilar como del hijo que está en la parte trasera del coche). Al ver la cara de miedo de su esposa y de su hijo, Antonio sale del coche y comienza a patear los faros del automóvil hasta hacerlos pedazos.

La ira surge, fuerte, intensa, sin control. Pero ¿qué la ha causado? La causa es la burla del hermano que apunta a la herida más sensible de Antonio: el sentir que es un fracasado. Este sentimiento de ser un fracasado va a perseguirlo constantemente haciendo que sienta unos celos terribles cuando Pilar enuncia su deseo de trabajar, su deseo de tener algo para ella fuera de él. Las historias de violencia familiar son complicadas porque tienden a colocar etiquetas: por un lado está la víctima, en este caso Pilar, y por el otro está el verdugo, en este caso Antonio. Pero la clínica psicoanalítica nos demuestra que las cosas no son tan simples. Pilar tiene un sitio en esta relación de dos. Hay escenas donde vemos claramente el enganche tanto amoroso como sexual de la chica por Antonio. La hermana de Pilar, Ana, tiene también su sitio porque aún cuando trata de ayudar a la hermana, no hay manera. Mientras la hermana esté enganchada a este amor tormentoso, no hay manera. Es Pilar y sólo Pilar quien tiene que lograr salir de este enganche. La escena del cementerio nos ayuda a encontrar la repetición familiar: están las tres mujeres (la madre y las dos hijas) en el cementerio llevando flores al padre y la madre comenta cuánto ha amado a su marido. Entonces Pilar explota recordándole toda la violencia que esa madre aguantó. La madre dice que aguantó por ellas pero Pilar no lo acepta. Le dice a la madre que no es así, que no aguantó por sus hijas sino por ella misma. Que es lo que ella (la madre) quería. Ante esta respuesta la madre dice: “es lo mejor que yo supe hacer, espero que tú sepas hacerlo mejor que yo”. Todo indica que esta frase de la madre es lo que permite que Pilar vea de manera más profunda la repetición en la que está cayendo.

En el malestar de la cultura Freud se pregunta sobre la violencia y señala:

“… el ser humano no es un ser manso, amable, a lo sumo capaz de defenderse si lo atacan, sino que es lícito atribuir a su dotación pulsional una buena cuota de agresividad. En consecuencia, el prójimo no es solamente un posible auxiliar y objeto sexual sino una tentación para satisfacer en él la agresión, explotar su fuerza de trabajo sin resarcirlo, usarlo sexualmente sin su consentimiento, desposeerlo de su patrimonio, humillarlo, infligirle dolores, martirizarlo y asesinarlo” .

Cuando Lacan teoriza sobre la violencia lo hace evocando siempre ese más allá que apunta al enigma de lo femenino, enigma que convierte lo femenino en algo insoportable, de allí el surgimiento de la agresividad que se convierte en una violencia por el temor hacia lo desconocido.

Para concluir diré que hace poco en España escuchamos la terrible noticia de que una mujer maltratada por su marido había conseguido por fin la orden de alejamiento. Meses después al marido le diagnosticaron cáncer y la mujer decidió libremente ir a cuidarlo y el marido la degolló. Este tipo de noticias son las que nos confirman lo dicho en este artículo: que en los casos de violencia amorosa, los dos sujetos están enganchados y para poder salir de ese bucle pulsional destructivo es necesario que los sujetos descubran las causas por las que están en esa relación. El psicoanálisis logra echar luz a esas causas tal y como lo puede corroborar Marcelo, quien con el tiempo logró desengancharse y encontrar la manera de construir su deseo en torno a un objeto de amor diferente a Socorro.

 Por Cristina Jarque, Psicoanalista y Directora de la Asociación Psicoanalítica Lapsus de Toledo

 

 

OBEDECER O DESOBECEDER ESA ES LA OPCION

Pedro Sánchez con militantes

He quedado con un amigo para comer hoy en Madrid, y antes de bajar (vivo en la sierra) me paro en la librería Rafael Alberti para alimentarme durante unos días .He metido en la mochila el libro recientemente publicado por Manuel Arias Maldonado y que tiene el sugerente título de: “Democracia sentimental. Política y emociones en el siglo XX”.

Durante la comida, y como nos duele el PSOE, nos hemos hecho preguntas muy similares a las que hemos ojeado en el libro: ¿Es el sujeto soberano, postulado por el liberalismo clásico, el sujeto político auténtico o es poco realista y falsa esa concepción del ciudadano que prescinde de lo sentimental? ¿Está la democracia parlamentaria, de tradición ilustrada, bien asentada para afrontar el reto que la cuestiona?.

Llegamos a la conclusión de que lo que hoy ya no podemos soportar es cómo la desobediencia a los poderes difusos (pero evidentes) sea aplaudida con entusiasmo por algunos. En eso consistió, sin ningún género de dudas, la defenestración de Pedro Sánchez, en ser desobediente. Rousseau mantenía lo siguiente: “Que todos obedezcan sin que nadie mande, que sirvan sin que haya ningún señor”. Pensó la libertad como la máxima expresión de la obediencia de todo respecto a todos.

Con las nuevas tecnologías le he pasado un vídeo que he visto de Marina Garcés en “Espai en Blanc”, ésta, al contrario que la gestora, aboga por una sociedad sin amos donde la igualdad y la libertad sean permanentemente realizadas. ¿Por qué no nos rebelamos? Quizás porque tenemos miedo a la libertad. Seguimos temiendo que sin obediencia solo nos espera el caos.

Para cualquier socialista con pensamiento crítico, estas cosas deberían ser motivo de rebelión, y sí, se está produciendo un movimiento denominado  “rebelión de las rosas”, pero, como hemos podido observar, no ocupan ninguna página en los medios que defienden la obediencia. Se está ignorando la constitución de las numerosas plataformas pidiendo un congreso de forma inmediata, y a Pedro Sánchez le quieren ignorar como si se lo hubiera comido la tierra.

En el siglo XVI se escribió un libro con el sugerente título: “La servidumbre voluntaria”, de Étienne de la Boétie. En sus páginas analiza una cuestión verdadera que nos cuesta reconocer: toda obediencia es voluntaria. La cuestión, que también se lo he leído a Marina Garcés, filósofa de cabecera, es que obedecemos porque queremos. La verdadera cuestión de la emancipación es si hay alguna manera de vivir juntos que no dependa de la obediencia.

La Boétie lo tenía claro, y quizás hoy lo tendremos que redescubrir: la cooperación. Cooperar entre nosotros. Los poderes difusos y sus obedientes no quieren la cooperación (entre la izquierda, claro). Pagar la hipoteca del piso hoy tiene un componente que configura las adhesiones políticas, y en esas estamos.

Si yo hubiera estado en la asamblea de Valladolid hubiera hecho un reproche a Soraya Rodriguez. Estoy seguro que somos más.

 ¡Ánimo Pedro!

Félix Alonso, Presidente del Colectivo Rousseau

PATEANDO MADRID: EL TRIDENTE BARROCO III. LA ESTACIÓN DE ATOCHA Y SU ENTORNO (I)

Trident,_Burmese,_18th_century

 

En el siglo XIX se produce una asociación de ideas entre el ferrocarril y el progreso. Las estaciones adoptarían, gracias a esta identificación, el papel emblemático de las puertas de la ciudad.

Las estaciones se configuran como un punto importante. Las barreras de toda ciudad no corresponden ya a sus límites físicos, sino a las estaciones, punto de confluencias y de cambios de destino. Tampoco el carácter industrial de las edificaciones en hierro era ya sólo industrial. Unos temas arquitectónicos se mezclaban con otros. El hierro y el acero podían, además, articular espacios que antes sólo eran imaginables en el papel. La aparición  de la arquitectura del hierro a gran escala en Madrid vino de la mano de los mercados cubiertos y posteriormente de las estaciones.

p1040102-copiaLa construcción de la Estación de Atocha será uno de los hitos fundamentales para el primer desarrollo industrial de la capital, originando una línea de circunvalación en la que se acompañarán diferentes industrias y almacenes que facilitarán el traslado de mercancías a otras ciudades.

En 1858 se inauguró la línea Madrid-Alicante gracias a las inversiones del Marqués de Salamanca y la creación de la Compañía MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante). La estructura ferroviaria se ubicó en un antiguo embarcadero de la línea Madrid-Aranjuez, conocida como “Camino de Hierro de Aranjuez” construido en 1851. Este primitivo embarcadero constaba de dos cuerpos unidos en forma de “U”, y contaba con dos áreas, una para andén y otra que albergaba las dos vías principales.

Un gran incendio en 1864 destroza el antiguo embarcadero y hasta 1892 una estructura provisional sirvió para cubrir los andenes.

De 1888 data el proyecto definitivo de la estación de Atocha, realizado por Alberto de Palacio Elissage (1856-1939), conocido arquitecto de la época por ser autor del puente colgante de Portugalete. Mientras que Palacio se ocupó de la parte del diseño y decoración, un ingeniero francés, Henri de Saint James concebía una gran nave de estructura de acero laminado que cubría vías y andenes.

Palacio tenía ultimada y dibujada la estación de Atocha el 1 de diciembre de 1888, es decir con anterioridad a la Galería de Máquinas de Dutert y Contamin para la Exposición Universal de París de 1889. Ello es importante porque si bien Atocha recuerda formalmente la Galería de Máquinas, en modo alguno está inspirado en ella ya que se anticipa, en su forma de casco de nave invertido, al proyecto de Dutert y Contamin. No obstante nada tiene que ver el nuevo sistema inventado por éstos, a base de dos semicuchillos articulados, con la rigidez del sistema de Dion que todavía utiliza en Atocha.

p1040103-copiaEra una gran estructura de 48,76 metros de altura y 152 metros de longitud, estructura según el “sistema de Dion” (la armadura de Dion está articulada por 17 cuchillos que forman un todo compacto con los pilares de sostén, pilares que se fijan al suelo mediante una cimentación hundida, en su momento una gran novedad ya que la técnica constructiva se inspiró en la Galería de Máquinas presentada por Henri de Dion en la Exposición Universal celebrada en París en 1878), con un lucernario a lo largo de la cubierta que apoyaba sobre dos pabellones laterales. El hecho de que no haya desaparecido hace que en Madrid se perpetúe uno de los ejemplos más conseguidos de la arquitectura ingenieril del hierro procedente de la más avanzada técnica europea.

Para la ejecución de la obra metálica se abrió un concurso que el consejo de Administración de la Compañía resolvió a favor de la Societe Anonyme de Construction et des Ateliers de Willebroeck.

p1040107El montaje de la armadura exigió un gigantesco andamio de madera. En uno de los extremos, la carena va cerrada como una cortina “cuyo esqueleto lo forman hierros moldurados cubriendo los espacios libres con cristalería deslustrada”. Se trata de la fachada que mira a Madrid, donde Alberto Palacio, lejos de ocultar la realidad férrea, supo tratarla con acierto hasta el punto que los pabellones extremos y el cuerpo bajo que alberga las salas de espera se convierten en marco arquitectónico que realza la gran carena. En lo alto aparece rematada por dos grifos y en el centro una bola del mundo con el correspondiente pararrayos. En la vertical, y abajo, el antiguo reloj.

La arquitectura de los pabellones extremos, así como de los dos edificios de salida y llegada, responde a un mismo tratamiento a base de fábrica de ladrillo ordinario, revestido con ladrillo fino y prensado procedente de Ariza, zócalos e impostas y parte del entablamento de granito de Berrocal, columnillas de fundición en el piso alto y en cerámica todo aquello que responde a formas escultóricas como capiteles, escudos, etc.

Los escudos que aparecen sobre una cornisa de motivos clásicos, muestran los emblemas heráldicos de Madrid, Zaragoza, Alicante y Sevilla.

 La estación se cierra por un extremo con una fachada por dos cuerpos laterales. Esta fachada original da a la Glorieta del Emperador Carlos V, foco viario de primera categoría al ser el punto de intersección del tridente de Carlos III (Paseos de Santa María de la Cabeza, Delicias y Ronda de Valencia por un lado, con las arterias céntricas de Paseo del Prado, Calle de Atocha, Méndez Álvaro e Infanta Mª Cristina, por el otro. Destaca del exterior de la estación el rico conjunto decorativo: los grifos y el globo terráqueo que corona la marquesina y la mezcla de distintos materiales, como hierro, ladrillo, cerámica y piedra.

p1040111La estación estuvo en funcionamiento hasta 1988, siendo sustituida por la infraestructura actual, obra de Rafael Moneo, que incluye un intercambiador para trenes de cercanías y largo recorrido, así como una estación de metro, autobuses y un aparcamiento. El proyecto de Moneo se adosa en la planta posterior de la antigua estación, buscando la prevalencia de la antigua fábrica, hoy dedicada a centro comercial e invernadero tropical.

Jup1040109nto a la estación en un lateral de la fachada principal, haciendo esquina con la calle Méndez Álvaro, se encuentra el antiguo Hospital Ferroviario, un sencillo edificio con patio central que aparece recién restaurado.

p1040098Continuando por la calle Méndez Álvaro, nos encontramos con el Grupo Escolar Menéndez y Pelayo obra del arquitecto Antonio Flórez Urdapilleta (1877-1941), el creador de la Oficina Técnica de Construcción de Escuelas en 1920. La construcción de esta obra siguió los nuevos criterios racionalistas aplicados a los edificios escolares que fueron acordes con los nuevos métodos y criterios pedagógicos que requerían servicios e instalaciones más innovadores.

p1040097       El Grupo Escolar Menéndez y Pelayo es un paso más hacia planteamientos racionalistas. Es un buen ejemplo del cambio que en la década de los veinte se opera en la arquitectura escolar, protagonizado por este arquitecto de vanguardia con la introducción del muro cortina metálico de grandes ventanales, estructurado a base de pabellones rectangulares y perpendiculares al edificio central.

Ana Pulido. AEP

Clinton vs Trump: política exterior y seguridad nacional en el primer debate presidencial

trump

El presidente de EE.UU que salga de las elecciones del próximo 8 de noviembre tendrá que lidiar con un contexto internacional complejo y resbaladizo. Un Oriente Medio en transformación e inmerso en una Guerra de los Treinta Años (Haass), una Europa que atraviesa una crisis profunda y se revela incapaz de contener la oleada terrorista, dos “patios traseros” que invitan a una Rusia envalentonada a intervenir mediante acciones que recuerdan cada vez más a la Guerra Fría, y una China que está mostrando músculo militar en el Sudeste Asiático.

Los candidatos presidenciales, Donald Trump (Partido Republicano) y Hilary Clinton (Partido Demócrata), acudieron a su primer debate presidencial el 26 de septiembre de 2016 y tuvieron ocasión de dedicar unos minutos a política exterior y seguridad nacional.

Donald Trump se presentó como el candidato que va a impedir que el mundo siga robando a EE.UU, que pierde miles de empleos que terminan en México. Denunció los acuerdos comerciales que tanto daño han hecho a las empresas y al empleo en EE.UU, por ejemplo, el NAFTA negociado por el presidente Bill Clinton. Acusó a China de manipular su moneda para inundar EE.UU de productos baratos. Sus inclinaciones aislacionistas salieron a la superficie cuando indicó que no quiere que EE.UU sea el policía del mundo: “No podemos proteger a todos los países del mundo” espetó Trump a Clinton.

Por su parte, Hilary Clinton defendió los beneficios económicos que ha reportado el libre comercio para EE.UU y reivindicó el valor de los compromisos adquiridos por Washington con sus aliados. Pretendía mandar un mensaje de tranquilidad a los socios tradicionales de EE.UU en Europa, Oriente Medio y Asia.

La candidata demócrata señaló que los ataques cibernéticos contra empresas, partidos políticos y administraciones de EE.UU representan una amenaza in crescendo para la seguridad nacional y denunció que sus principales artífices son Rusia y grupos independientes de hackers. Donald Trump cuestionó los indicios que vinculan a Rusia con los ciberataques. En el pasado Donald Trump se ha mostrado conciliador con Rusia, incluso ha llegado a proponer una alianza con el presidente Vladimir Putin para rebajar tensiones en Siria y en el resto del mundo. De hecho, Trump es favorable a dar rienda suelta a una mayor implicación de Moscú en la estabilización de Oriente Medio al considerarla mejor posicionada para influir en los actores principales de la región.

Clinton, por su parte, que ya intentó en 2009 recomponer las relaciones con Moscú y  ha llamado “bully” (matón) a Putin,  señaló  en el debate que urge hacer frente a sus amenazas. En otros foros ha señalado tres vías para contener a Rusia: más sanciones, el reforzamiento del escudo antimisiles en Europa del Este y librar a Europa de su dependencia energética de Rusia.

En relación con la Alianza Atlántica, Donald Trump insistió en reclamar a los países europeos una compensación económica por el paraguas de seguridad que les proporciona Washington. Si no es así EE.UU debería abandonar la alianza. El candidato republicano también ha defendido que la Alianza debe implicarse más en la estabilización de Oriente Medio. Clinton y Trump coincidieron en exigir a la OTAN que dedique más recursos a la guerra contra el terrorismo.

Hilary Clinton señaló dos elementos de su plan para combatir a DAESH, que recibieron el asentimiento del candidato republicano, aunque éste culpó a la administración Obama del caos que sufre Oriente Medio. Por un lado, la intensificación de los bombardeos contra DAESH y el reforzamiento de la alianza con las facciones kurdas y árabes que combaten al Estado Islámico en el terreno. Por otro, la guerra online contra DAESH, un grupo yihadista que ha alcanzado un notable éxito en la utilización de las redes sociales como vehículos de radicalización. Para combatir esta amenaza Clinton pretende cooperar estrechamente con las grandes empresas tecnológicas.

Por su parte Donald Trump ha propuesto en otros foros prohibir la entrada de musulmanes a EE.UU, una medida que Clinton considera no solo inconstitucional sino contraproducente y perjudicial para los relaciones de EE.UU con sus aliados árabes. También ha sugerido la eliminación de familiares de terroristas y una utilización menos restrictiva de la tortura en la guerra contra el terrorismo. La catástrofe siria fue la gran ausente del debate. En este asunto ambos candidatos han defendido una zona de exclusión área en Siria, una medida que chocaría con la estrategia rusa de apoyo al régimen de Bachar al-Asad.

Por último, Trump señaló que el Pacto Nuclear de julio de 2015 entre Irán y las grandes potencias es un mal acuerdo. Los iraníes solamente tienen que esperar diez años y se convertirán en una potencia nuclear. En otras ocasiones Trump ha amenazado con renegociar el acuerdo nuclear con Irán porque permite a los iraníes acceder a 150 billones de euros que serán trascendentales para aumentar su influencia en la región. Clinton fue la madre de la criatura y defendió la oportunidad y la utilidad del acuerdo nuclear con Irán. La candidata demócrata ha prometido compensar a Israel garantizando su superioridad militar en la región.

Hilary Clinton y Donald Trump se verán de nuevo las caras en dos debates presidenciales que tendrán lugar el 9 de octubre en St. Louis y el 19 de octubre en Las Vegas.

José Luis Masegosa / Blog La mirada a Oriente / @lamiradaaoriente

PSOE: unos resultados electorales normales

roji

En el pueblo donde vivo hay dos restaurantes. Uno de ellos es de cocina española, decorado con cabezas de toro y música de paso doble un tanto estridente. El otro restaurante es de cocina internacional, que también incluye cocina española, muy bien preparada, algo de cocina china, hindú, salmón noruego y el asado de las pampas. La decoración tiene cuadros de pintores impresionistas y la música un alegre Vivaldi con cortes de suave jazz. Hace un mes se abrió un tercer restaurante de cocina internacional, ¿cuál de los dos restaurantes ha perdido clientela, público?

En política las cosas son que tenemos el electorado dividido en dos, cubriendo el espectro de la derecha casi lo mismo, cuantitativamente, que la izquierda (si bien históricamente la izquierda, según datos numéricos, venía siendo un poco más masiva). En el nivel de voto estatal hay un partido de derechas (que cubre todo el espectro, racistas probablemente incluidos) y en la izquierda teníamos dos partidos: un PSOE muy fuerte compartiendo espectro con una izquierda unida. Ha aparecido un nuevo partido en la porción de electorado de izquierda, ¿a quién le quitará votantes? Es más, al unirse  electoralmente con otro partido de izquierda, ¿a quien le quitará votantes, especialmente los nuevos votantes? Nuevos votantes que desde hace años no tienen cabida en el sistema productivo y de trabajo de España, por lo menos en relación a  salarios dignos, que permitan vivir.

El nuevo partido, de Podemos es claro que estamos hablando, no le va a quitar votantes al Partido Popular, con lo cual en esta nueva situación, todos los resultados del PSOE irán a la baja. Los resultados electorales que estamos constatando en este último año largo no se pueden comparar con los resultados anteriores, porque ha habido un cambio estructural que los propios resultados electorales denotan. Los periodistas se ensañan conque nunca, históricamente, el PSOE había sacado tan pocos votos. En la nueva situación estos son los votos que hay y ya se ha visto como entre la votación de diciembre 2015 y junio 2016 Podemos ha perdido un millón de votos. En Galicia, por ejemplo, la casi igualdad de votos del PSOE con Podemos es más que un buen aceptable resultado.

El PSOE no ha hecho su autocrítica del gobierno de Rodriguez Zapatero. El problema no fue la selectiva crisis internacional (ni Austria, ni Francia, ni tantos otros países europeos tuvieron crisis) sino que en España el gobierno del PSOE permitió que durante casi 8 años la especulación inmobiliaria siguiese creciendo y creciendo. Mala asignación de recursos (todo a la vivienda) y una burbuja que como toda burbuja nos explotó en las manos.  Los electores eso lo recuerdan. Y los militantes recordaran que en el programa electoral se iba a luchar contra la especulación inmobiliaria. Se hizo poco, sino nada.

Y a esto tenemos que añadirle los ejemplos de nuestras puertas giratorias, como ex Ministros y ex Presidentes trabajan para quienes, en el mejor de los casos, debían regular o controlar. Y se permiten dictar cátedra a los dirigentes actuales del partido, en este sentido los ex del Partido Popular saben bien no opinar sobre sus autoridades partidarias actuales, son más disciplinados y más agradecidos.

En el caso del voto en las Comunidades Autónomas con reivindicación territorial y de independencia, creo que lo del federalismo no es la respuesta adecuada para estos tiempos. Principalmente porque cuando el PSOE podría haber hecho algo en clave federal no lo hizo (el nuevo estatuto de Cataluña, después de las impugnaciones del Partido Popular ante el Tribunal Constitucional fue la constatación para amplios electores catalanes que su voto no servía para nada en el Estado español). El partido Podemos en estas Comunidades Autónomas tiene  a favor que en su propuesta electoral, tanto tiene la cuestión social (parecida al PSOE) y una opción, el referéndum, que permite captar más electores. Por esta razón la elección en País Vasco, en números redondos unos votos del 15% del electorado contra un 12% del Partido Socialista de Euzkadi  son más que aceptables. Y a esto hay que añadirle que el PSE tal vez pueda entrar en la formación del gobierno.

IMG_20151118_232534

Sede del Tribunal Constitucional

En el Parlamento danés, el Folketing, el primer partido en votos y electores fue el partido socialista, con 46 diputados sobre sobre 179 diputados en total. Con un 26% de los diputados no pudo formar gobierno y hoy el partido liberal, tercera fuerza con el 18% de los diputados es quien pudo conseguir el apoyo parlamentario para ser gobierno monocolor. En Alemania el SPD tiene el 30% del peso en la Cámara, los tiempos de las mayorías absolutas ha dejado lugar a más partidos necesarios para formar gobierno.

Mientras que el socialismo no le dé la primacía a la cuestión económica y el control del capitalismo, especialmente en esta época de descontrol, no se volverá a encontrar con mayor electorado. El socialismo nació para proteger a los débiles, no para facilitarle los negocios a los monopolios y a los más poderosos de la tierra. Y tampoco el socialismo nació para que sus dirigentes acaben en consejos de administración y siendo parte de los privilegiados que son el poder en la sombra.

Alejandro Brocato Cardoso, Economista.

 

MONOLOGOS EN FEMENINO

1

En la foto las Directoras de Lapsus de Toledo, Lola Burgos y Cristina Jarque, “custodiadas” por el Presidente y el Vicepresidente de Arco, José Antonio García Regueiro y Alfonso Gómez Prieto (de izquierda a derecha).

 

Queridos amigos de Arco Europeo Progresista,

El pasado sábado, 24 de Septiembre, asistimos a un encuentro con el grupo de nuestras entrañables amigas de Lapsus de Toledo, colectivo psicoanalítico de indudable valía, en el que pudimos disfrutar de escuchar unos monólogos en femenino llenos de sentimiento, escenificados con rigor y con palabras que nos emocionaron. Felicidades a cada una de las participantes por un trabajo de tanta calidad y donde se pudo notar la huella del psicoanálisis como forma de pensamiento. Este proyecto, único, esta basado en la creación y dirección del mismo por una colega, amiga y psicoanalista de prestigio internacional que es Cristina Jarque, la fundadora y presidenta de la Asociación Lapsus de Toledo, y con el apoyo incondicional de la cofundadora Lola Burgos.

2img_20160924_211836

Como se aprecia en la foto, no había un sitio libre (unos 100 asistentes al acto). En la foto de la derecha la Vicepresidenta de Cultura de Arco, Ana Pulido, con el jurista José Antonio García Campo (a la izquierda de la foto) y el periodista Eliseo Sánchez (a la derecha de la foto).

El sábado se consiguió la magia de que todos fuéramos tocados en nuestro inconsciente por una transferencia de trabajo de gran calidad; el lleno de la sala fue absoluto y se dio vida a diversos personajes en femenino, reales y míticos, a los que pusieron palabras y emociones todas las participantes, siendo cada una, en su estilo, un ejemplo de creatividad y profundidad intelectual.

3 4

En la foto, dos de las “actrices” durante su intervención.

Desde la dirección del Arco de Estudios Psicoanalíticos es para mí un orgullo este tipo de eventos, me permite ilusionarme y sentir que el psicoanálisis, a pesar del rechazo que ha sufrido en España, sigue estando vivo en encuentros como el de este sábado.

5

Cristina Jarque, impulsora e ideóloga de Feminástica.

En cualquier caso, nada de esto habría sido posible sin la apuesta valiente, de libertad y progresismo del Presidente de Arco Europeo Progresista, José Antonio García Regueiro, que siempre ha tenido la sensibilidad de posibilitar, dentro de Arco Europeo, un espacio de privilegio para el psicoanálisis. Es un orgullo en un país tan atacado por diversas fuerzas retrógradas contar con una persona que, como el presidente de Arco Europeo, mantiene firmes los postulados del librepensamiento.

7810

En las fotos de la izquierda posan, tras sus brillantes intervenciones, las chicas de Lapsus. En la foto de la derecha el Presidente de Arco con la socióloga Carmen Calvo y, entre los dos, la joven promesa de Arco Marina Gómez.

Espero que sea el inicio de nuevos actos y realizaciones de colectivos hermanos como Arco Europeo y Lapsus de Toledo. Ambos espacios, a los que pertenezco, creo que son un honor para todos los que esperamos que la creatividad como libertad tenga un lugar en nuestra sociedad.

69

A la izquierda panorámica de nuestras amigas de Lapsus. A la derecha nuestro Vicepresidente, que nos escribe este emotivo recordatorio, con la Directora del Área Socio Política de Arco, Belén Rico, que también fue una de las participantes.

 

Alfonso Gómez Prieto

Director del Arco de Estudios Psicoanalíticos de AEP

Vicepresidente Institucional de AEP

Escudo AEP con triangulo 2

“PATEANDO” MADRID: EL TRIDENTE BARROCO (II)

Trident,_Burmese,_18th_century

 

Si en el primer artículo expliqué que era el Tridente Barroco madrileño, en este describiré la zona como tal y en los siguientes haré un estudio pormenorizado de los distintos edificios y lugares de interés.

El núcleo central del llamado tridente barroco se encuentra en el barrio de Palos del Moguer (hoy Palos de la Frontera) dentro del ensanche sur de Madrid. Queda, pues, inscrito al norte del distrito de Arganzuela y engloba los sectores septentrionales de los antiguos barrios de Santa María de la Cabeza y Las Delicias.

Tiene una forma aproximadamente triangular, con el vértice norte situado en la plaza del Emperador Carlos V. El límite occidental lo constituyen las Rondas de Valencia y Atocha y posee un carácter histórico por tratarse de la unión entre el casco antiguo de la ciudad y su ensanchamiento decimonónico. El oriental está marcado por la estación de ferrocarril de Atocha. El paseo de Embajadores señala la separación con el antiguo barrio de Las Peñuelas.

Fig7_Vista_aerea_Tridente_Sur_Madrid

A pesar de su relativa modernidad esta zona se caracteriza por la permanencia de una doble funcionalidad residencial e industrial.

El ámbito espacial donde se sitúa el barrio de Palos de la Frontera está inclinado topográficamente hacia el río Manzanares. Gracias a su situación de extramuros hasta mediados del siglo XIX tuvo, junto a sus tradicionales funciones agrarias, otras recreativas desde el reinado de los primeros Borbones para la población madrileña.

La edificación comenzó a desarrollarse desde la periferia de la zona hacia el centro de la misma, y en ello influyeron la presencia de tres estaciones ferroviarias en su contorno: Atocha (1850), Las Delicias (1879) y el apeadero de Peñuelas en 1881, unidad entre sí por el denominado ferrocarril de “cintura” y es lo que actualmente se denomina la zona del Pasillo Verde Ferroviario. Posteriormente el espacio interno se fue compactando a partir de tres grandes vías, los paseos de las Delicias y Santa María de la Cabeza y la calle General Lacy, dejando grandes solares en los ángulos suroeste y sudeste, ocupados luego por fábricas. El transporte colectivo representado primero por el tranvía y luego por el metro se establecieron pronto en la zona y tuvieron un definitivo efecto poblador.

El aspecto morfológico del barrio corrió parejo a la calidad popular y obrera de sus moradores. En un principio destacaba la escasa altura de los edificios, de dos o tres plantas a lo sumo, y la homogénea apariencia que le conferían sus baratos materiales de construcción. A lo largo del siglo XX, se ve mayor altura en los inmuebles y se comienzan a emplear elementos constructivos modernos, cemento, hierro, etc.

Tanto las construcciones destinadas a almacenaje como las industriales se desarrollaron con rapidez en torno al ferrocarril de circunvalación. Esta localización se fue concretando cerca de la Ronda de Valencia y Méndez Álvaro, más próximas a las estaciones, creando el embrión de las futuras zonas industriales del barrio. La diversidad de las zonas industriales ha sido una constante: industrias de alimentación, como las de harina (La Estrella), de cervezas (El Águila), hielo (Pozos de Nieve), tabacos (Tabacalera Española).

En la actualidad toda esta zona quedará dividida en tres sectores. El occidental delimitado por las Rondas y los paseos de Santa María de la Cabeza y Embajadores. El oriental entre las calles Méndez Álvaro y General Lacy ( zona industria). Y por último el espacio central en torno al paseo de las Delicias con función residencial. Y la característica morfológica más ostensible la ofrece el contraste existente entre una edificación antigua, anterior a la guerra y otra reciente. Todo ello, junto con los modernos inmuebles de renta libre que alcanzan precios muy elevados ha contribuido a consolidar un cambio social del barrio hacia la clase media.

He dado una visión general del Ensanche Sur de Madrid desde su fundación por el Plan de Castro en 1860 hasta la actualidad. A través de su desarrollo, se muestra cómo este ámbito urbano, que en principio era marginal, ha adquirido una situación más céntrica. Sin embargo, ha mantenido la doble función para la que fue creado: la industrial, apoyada en sus orígenes en importantes enlaces ferroviarios, y la residencial, de carácter popular.

 

Ana Pulido

ARCO EUROPEO PROGRESISTA

Política de supermercado

Pacios

¿Quién no ha elegido un producto por los vivos colores de su envoltorio? ¿Quién se resiste a comprar la felicidad, cuando se ofrece envasada  en una lata roja al módico precio de 50 céntimos? ¿Cómo podemos dejar de comprar un yogur con sabor a fresa, que nos garantiza belleza y salud, o un coche con el que alcanzaremos la libertad y la seguridad que todos ansiamos?

Vivimos en una sociedad que adora al dios Consumo. Sus fieles y leales seguidores, los consumidores, ansiamos alcanzar la felicidad que nos promete comprando los milagrosos productos que nos ofrecen sus sumos sacerdotes. Profesamos una religión que ha modificado muy profundamente nuestras vidas, nuestra forma de pensar, de relacionarnos, de convivir. Exhibimos sus símbolos como elemento de distinción o pertenencia. Las redes sociales nos han permitido transformar nuestra vida también en un producto que exponemos en el gran escaparate de Internet, buscando la ganancia del “me gusta”, el retuit  o incrementando nuestra bolsa de seguidores.

Cuando hoy criticamos a la política por su frivolidad, efectismo y “postureo”; cuando desde algunos medios de comunicación se reprocha a nuestros políticos que se hayan convertido en una especie  de vendedores de promesas inconsistentes, me pregunto si lo que realmente ocurre no es más que una adaptación de la política a nuestro modelo consumista;  a un perfil del votante que cada vez se identifica más con el de un consumidor y menos con el de un ciudadano, obligando a los políticos, adaptándose a este nuevo perfil, a degradar su condición a la de meros proveedores que deben satisfacer a los votantes como si fueran consumidores o clientes.

Cuando el consumismo se ha convertido en la religión dominante,  es fácil caer en la tentación de convertir a la política en un producto más, de devaluarla  sometiéndola  a las reglas del mercado, de subyugarla al dictado de la propaganda. Las propuestas electorales se elaboran más para captar la atención del votante, atendiendo a estudios de mercado que a compromisos ideológicos. Lo complejo se simplifica y la realidad cede frente a la imagen que de ella se construye, en función de los intereses de la marca.

La razón se convierte en prisionera de la pasión. Alcanzar el corazón de los votantes pasa a ser objetivo prioritario en la campaña política. La emoción  no se utiliza al servicio  del mensaje político; es el  mensaje el que sirve para estimular emocionalmente a los votantes en beneficio de  nuestro candidato y para provocar un rechazo visceral hacia el contrario,  a quien se responsabiliza de todos los problemas que nos afectan.

Y como consumidores, aceptamos con agrado que se nos ofrezca la política como un producto edulcorado,  como un espectáculo de entretenimiento con el que disfrutar de nuestras horas de ocio. Premiamos con elevadas audiencias los programas televisivos en los que los políticos se someten a las preguntas de niños de Primaria; admitimos sin escándalo que se utilice el modelo de un catálogo comercial para trasladar las propuestas electorales; nos divierte que se someta a los candidatos a pruebas de habilidad o simpatía que nada tienen que ver con su aptitud, su experiencia, ni su capacidad política.

La gran complejidad y trascendencia de las relaciones económicas y sociales sobre las que interviene el poder político, dista mucho de la frivolidad con la que se aborda la información o la propaganda política. De nuestro comportamiento, exigencia y compromiso ciudadano también depende, en gran medida, que la política siga por la senda de la banalización o que sea tratada con una dignidad acorde con la importancia que tiene para el bienestar de nuestra sociedad. A veces, toda la culpa no la tienen los políticos.

José Ignacio García Pacios