Icaria

AddText_04-04-12.21.15

Icaria

Por Eduardo Montagut

Entre el primer comunismo francés destacaría la figura de Étienne Cabet (1788-1856). En este trabajo pretendemos acercarnos a sus teorías a través de su principal obra, el Viaje a Icaria, una de las utopías más destacadas del siglo XIX.

Cabet nació en Dijon en el seno de una familia de artesanos. La relativa buena posición económica familiar le permitió estudiar derecho. Ejerció de abogado en la época de la Restauración y fue carbonario. Se hizo republicano, pero tuvo que marcharse de Francia, pasando a residir en Inglaterra en 1834. Cinco años después regresó y en 1840 publicó la obra que le ha hecho más famoso, su Viaje a Icaria. Cabet renovó la tradición utópica renacentista, inaugurada por Tomás Moro, con una obra donde relataba una sociedad comunista. También escribió una historia de la Revolución Francesa.

En la construcción de la sociedad comunista habría dos fases. La primera sería de transición y de larga duración. En esta etapa se mantendría el derecho de propiedad individual y el trabajo seguiría siendo libre. Estos dos factores generarían una creciente desigualdad. Por eso, gran parte del presupuesto, libre de gastos y créditos militares, debía destinarse a la construcción de viviendas populares y a la educación, lo que supondría una especie de primitivo estado del bienestar. Además, se establecerían precios máximos a los productos de primera necesidad que, por otro lado, no serían gravados con impuestos indirectos, algo muy común en la fiscalidad decimonónica. En contraposición se impondría una fiscalidad progresiva sobre el capital y las sucesiones. Interesa destacar que, en realidad, muchas de estas ideas no son realmente utópicas.

La fase de construcción llevaría consigo la abolición de la propiedad individual. Se socializarían las materias primas y los medios de producción. La comunidad contaría con unos funcionarios que podrían ser revocados. Las profesiones se otorgarían por concurso y los trabajadores serían retribuidos según el principio de a cada uno según sus necesidades. No existiría el comercio, porque los productos se depositarían en unos almacenes públicos donde cada uno sacaría lo que necesitase. En el plano político se garantizaría la democracia a través de la delegación del poder legislativo en una asamblea popular y por el recurso al plebiscito.

En esta utopía la educación adquiriría un gran protagonismo y estaría perfectamente regulada. Los niños permanecerían con sus madres hasta los cinco años, pero entre esta edad y los dieciocho se educarían en las escuelas de la República. Entre la última edad y los veintiuno los jóvenes recibirían formación profesional, para luego recibir formación cívica al año siguiente.

Cabet creía en el progreso sin límites de la industrialización. Tenía mucha fe en las máquinas que, aunque eran funestas para los trabajadores en ese momento, no lo serían en el régimen de comunidad que había diseñado, ya que se convertirían en un instrumento de bienestar para todos, para liberar al hombre.

Cabet era contrario a los comunistas que pretendían la conquista del poder por la fuerza, en una línea coherente con su pensamiento utópico. No quería revolución alguna, sino la propaganda pacífica hasta el triunfo final. Las únicas armas que contemplaban eran las de la discusión o debate, y la voluntad nacional.

Su obra principal fue reeditada varias veces en la década de los años cuarenta, por lo que sus ideas fueron ampliamente difundidas, así como otras de sus obras y folletos. Especial relevancia tuvieron sus trabajos en Le Populaire.

Se formaron grupos de icarianos por diversos lugares de la geografía francesa. En 1848 se embarcó con un grupo hacia los Estados Unidos, llegando a Nueva Orleans. Una especie de vanguardia de estos icarianos partió hacia Texas para establecer una colonia no muy lejos de Fort Worth. Al fracasar, algunos marcharon a Illinois donde compraron tierras y fundaron otra colonia. También se crearon en Iowa, Missouri y California, aunque todas terminaron por fracasar. Las razones de estos fracasos debemos encontrarlas en las diferencias internas entre los icarianos, junto con la cuestión de la financiación. Cabet murió en San Louis, Missouri.

Monturiol se convirtió en el principal difusor en España de las propuestas utópicas del francés, con el mantenía correspondencia. Montará una imprenta y escribirá en La Fraternidad, la primera publicación periódica comunista española, además de traducir las obras de Cabet. Además, promovió con Francisco José Orellana una comunidad icariana en Barcelona.

Observatorio de Historia de Arco

Director: Eduardo Montagut

AddText_03-19-12.52.49

Nacionalismo en el siglo XIX

HAGION

Nacionalismo en el siglo XIX

Eduardo Montagut

El concepto de nación como comunidad política con derecho a contar con un Estado organizado es una de las herencias ideológicas de la Revolución Francesa. Anteriormente, existía la lealtad personal de los súbditos al monarca absoluto, pero después de la Revolución esta vieja lealtad se sustituyó por otra, la lealtad legal de los ciudadanos a una Constitución. Los individuos debían pertenecer a una comunidad y compartir con otros una cultura, lengua y costumbres para poder ejercer los derechos políticos propios de todo ciudadano.

Los liberales intentaron sustituir los viejos Estados absolutos de súbditos por Estados nacionales, formados por hombres libres, por ciudadanos. En la época de las guerras napoleónicas las ideas del nacionalismo comenzaron a extenderse por Europa. La oposición a la ocupación francesa y a los sistemas políticos que Napoleón impuso, propició que diversos pueblos se enfrentasen al ejército napoleónico buscando su propio camino para constituirse en Estados. El Congreso de Viena y el sistema de la Restauración no respetaron los intereses de muchos pueblos europeos cuando rediseñaron el mapa de Europa, provocando que el nacionalismo se convirtiera en una fuerza opositora a este sistema de la misma importancia que el liberalismo.

El nacionalismo del siglo XIX fue un fenómeno político y social complejo, ya que tuvo dos vertientes: una liberal, y otra tradicionalista, de raíces conservadoras, aunque es fácil encontrar en muchos movimientos nacionalistas una mezcla de principios de una y otra.

El nacionalismo liberal defendía el derecho de los pueblos a liberarse de tiranías extranjeras y la necesidad de la solidaridad de unos pueblos con otros en sus respectivas liberaciones nacionales. Para este nacionalismo cualquier comunidad podía convertirse en una nación si así lo deseaba, buscar los medios para emanciparse y formar un Estado o unirse a otro ya existente con el objetivo de crear uno nuevo. De esa misma forma, cualquier persona podría cambiar de nacionalidad con sólo desearlo. Por eso se trata de un nacionalismo basado en la voluntad, ya fuera de una comunidad, ya de un individuo. Este nacionalismo fue seguido, principalmente por los liberales demócratas franceses e italianos, destacando la figura de Giuseppe Mazzini.

El nacionalismo tradicional o conservador consideraba que las naciones no se basaban en la decisión o la voluntad de los pueblos o de los individuos, sino que existían previamente como realidades objetivas ineludibles. Esas naciones tendrían rasgos geográficos, culturales, lingüísticos y hasta étnicos propios diferentes a los de otras naciones. Esos rasgos acompañarían a las personas estuviesen donde estuviesen. Una comunidad constituía una nación cuando la historia, la tradición, la cultura y la lengua así lo determinaban. Todo el que perteneciera a esa comunidad pertenecería, asimismo a la nación y debía compartir esos rasgos nacionales, ya fuera de grado o por la fuerza. No era una cuestión de voluntad como en el nacionalismo liberal. El nacionalismo conservador tuvo mucha importancia en Alemania, destacando la figura de Fichte.

Por otro lado, hubo también dos modelos de nacionalismo. En primer lugar, hablaríamos de un nacionalismo unitario, que pretendería reunir en un único estado pueblos separados, pero con una nacionalidad común. En segundo lugar, tendríamos un nacionalismo disgregador o separatista, que buscaría la fragmentación de Imperios o Estados para formar Estados-nación.

Observatorio de Historia de Arco

Director: Eduardo Montagut

 

 

La Segunda Internacional por los refugiados en 1910

 AddText_04-04-12.21.15

La Segunda Internacional por los refugiados en 1910

Por Eduado Montagut

El VIII Congreso de la Internacional celebrado en el año 1910 en Copenhague, además de su compromiso contra la guerra y por el desarme, en plena paz armada, y de condenar la pena de muerte, se preocupó por el derecho de asilo, ante el aumento de los refugiados, fruto de los conflictos y situaciones prerrevolucionarias que se estaban produciendo en el período anterior al estallido de la Gran Guerra.

Los socialistas denunciaban que se estaba vulnerando el derecho de asilo para los refugiados políticos con argumentos que consideraban falaces. Se ponía el ejemplo del refugiado ruso Julio Wezosol, que había sido detenido en Boston y entregado a las autoridades rusas, empeñadas en una verdadera cruzada represiva.

También se denunciaba a Gran Bretaña y Francia, que se había apuntado a una realidad ya casi común entre las autoridades de la época, independientemente del régimen político que se tratase, como lo demostraba el caso del revolucionario indio Viniak Dámodar Savarkar, uno de los principales activistas del movimiento por la independencia de la India. Había sido detenido en Francia y extrañado sin respetar, al parecer, las formalidades legales. Fue detenido por su vinculación con un grupo revolucionario denominado “India House”. Intentó escapar mientras era deportado desde Marsella, pero sin éxito. Sería condenado a dos cadenas perpetuas en la cárcel de las Islas Andamán y Nicobar, aunque salió en 1921 después de firmar un documento por el que renunciaba a las actividades revolucionarias.

El Congreso de la Segunda Internacional Socialista protestó enérgicamente contra las violaciones del derecho de asilo, y solicitaba al proletariado internacional que resistiese con todos los medios de propaganda y de agitación con los que se contaba contra lo que los socialistas consideraban atentados a la dignidad e independencia de sus propios Estados, y que amenazaban la libertad de acción de la clase obrera y sus relaciones internacionales, porque evidentemente se perseguía, entre otros grupos, a dirigentes políticos y sindicales que cuestionaban los sistemas políticos y económicos.

Hemos consultado la resolución del Congreso de Copenhague en el número 1.279 de El Socialista.

 

Las crisis marroquíes en vísperas de la Primera Guerra Mundial

AddText_03-19-12.52.49

Las crisis marroquíes en vísperas de la Primera Guerra Mundial

Eduardo Montagut

En una Europa dividida en dos grandes bloques, la Triple Entente y la Triple Alianza, cualquier incidente o conflicto podía implicar a los dos bandos y el riesgo de una guerra de escala internacional se fue haciendo una realidad evidente. Entre 1905 y 1914 distintas crisis fueron llevando a esa conflagración mundial. En este artículo nos detendremos en las crisis marroquíes que, además involucraron a España, dados sus intereses en la zona.

En 1905, el káiser Guillermo II desembarcó en Tánger para manifestar su apoyo a la independencia de Marruecos, frente a los intereses franceses en la zona. Ante la gravedad de la situación se convocó la Conferencia de Algeciras al año siguiente. Gran Bretaña defendió los intereses franceses y españoles en la zona, pero también Italia, miembro de la Triple Alianza, ya que Roma y París habían acordado unos años antes un pacto por el que Francia no interferiría en los intereses italianos en Libia. Alemania quedó aislada y terminó por aceptar los planteamientos británicos de mantener Marruecos independiente, pero con varios puertos abiertos al comercio exterior bajo tutela franco-española, además de que ambos países adquirían el compromiso de ejercer un protectorado. Posteriormente, según los acuerdos firmados en noviembre de 1912 por Francia y España, Marruecos quedó dividido en dos protectorados, uno francés al sur y otro español en la zona del Rif y la Yebala. El resultado de la crisis de 1905 fue contrario a los intereses alemanes y permitió comprobar que Italia se estaba alejando de la Triple Alianza. La Entente salió reforzada.

La tensión internacional volvió a Marruecos en el año 1911. El sultán llamó a los franceses para que sofocaran unas revueltas internas, ocasión aprovechada para ocupar la ciudad de Fez. Esto conculcaba lo estipulado en Algeciras y Alemania expresó su disconformidad enviando un barco de guerra, el navío cañonero Panther, a Agadir, el principal puerto atlántico de Marruecos, con el pretexto de proteger a los comerciantes alemanes de la zona. Gran Bretaña apoyó a Francia y los alemanes tuvieron que retirarse y aceptar el poder francés sobre Marruecos, aunque consiguieron territorios en Camerún como compensación. La alianza entre el Reino Unido y Francia se fortaleció.

Observatorio de Historia de Arco

Director: Eduardo Montagut

 

 

 

La palabra y los reporteros (de guerra)

El Kremlin

“Sostenella y no enmendalla” decían…Difícil resulta ahora mantenerla y no “menearla”: hablo de la verdad, la imagen y la palabra en estos tiempos de guerra. Los reporteros de la cosa amplifican el estilo, apabullan con sus crónicas, dirigen las respuestas de sus interpelados, gritan, gesticulan como si formaran parte principal del escenario bélico. Mimetizan con el paisaje y el paisanaje, acumulan adjetivos, pretenden convencer opinando y desinformando, ensartan metáforas, añaden terminología cuyo auténtico significado no corresponde con la realidad. Captatio benevolentiae, manda… oyente y espectador pegados a las ondas, a las imágenes. Palabra transmitida y distorsionada, batuqueada en mortero, declaraciones enfáticas: sorpresa, alarma, locura, desesperación. Y ya se sabe que cuando faltan datos… la imaginación, rauda y veloz. Profesión intrépida, arriesgada y atractiva la de “reportar” que ha contagiado a anónimos con importante patología de histrionismo (sospechoso): heroicidad innecesaria. La tecnología al servicio de la palabra: ¿información? A ver quién consigue la mejor selfi, el mejor documental, el testimonio más lacrimógeno: directo a la emoción y a las entretelas anímicas, directo al Pulitzer.

Miradas, drones, tono hiperbólico, entonación y suspense, aspavientos por doquier: carcasa, envoltorio… ¿y la esencia? Sepultada bajo la herrumbre y en los escombros. La palabra de los reporteros, hoy, alerta, sobresalta, asusta, confunde; imposible recuperar: “qué, quién, dónde, cuándo, por qué”. Asumir el rigor ético sin estridencias ni personalismos, el auténtico compromiso de su trabajo con la palabra, recta y ecuánime, evitando actitudes y poses más propias de “twiteros” fantoches y “tiktoqueros” compulsivos. Trazar un camino simétrico entre imagen y palabra, reforzar su valía sin bombillas titilantes en refugios ni parafernalia adyacente. Parapetarse en la objetivad sin tintes épicos, ni distopías. Justeza y medida más allá de audiencias protagonistas y exitosas. La palabra define, acota, describe. Lo demás, fachada, carcasa.

Pilar Úcar

Observatorio de Filología y Lengua española de Arco Europeo

Directora: Pilar Úcar Ventura

¿Nos hemos olvidado que era el año de la rata?

IMG_Azul4

El horóscopo chino tiene miles de años. Es un calendario lunar, en el cual también hay 12 signos como el calendario occidental, con la gran diferencia que cada signo chino reina un año entero, comenzando con el nuevo año nuevo chino, que en este año fue el 25 de enero. Cada signo está representado y representará a las características del año y sus características. El orden de los signos es rata, buey, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro, cerdo. Todos animales conocidos y queridos por los chinos. Todos, siguiendo el Ying y el Yang, con sus cosas positivas y negativas. Siguiendo el Ying y el Yang el número de garras de cada animal nos dira si es Ying o Yang (un número par es Ying, un número impar es Ying). Y los animales se ponen en orden intercalado Ying Yang, el que no es ni Ying ni Yang es la rata, porque no tiene el mismo número en sus patas traseras que en sus patas delanteras. También hay otra explicación, posterior, que el orden en que los animales se presentaron ante Buda es el orden de este horóscopo. Para el destino individual también los chinos contemplan el momento del nacimiento del sujeto y su relación con la posición de las constelaciones, pero eso solo sirve para ver la fortuna, la suerte, de esa persona. Seis de estos calendarios, de 12 años cada uno, nos dan un ciclo.

El anterior ciclo había empezado en 1960. Ahora empieza un nuevo ciclo. Y el año de la rata tiene una característica, es muy movido y descoloca muchas cosas. Y también se dice que si no has hecho tu esfuerzo antes de su inicio, no te irá bien, porque siempre se mueve y descoloca el mundo. Si no has trabajado en los que debías antes del 25 de enero, no podrás aprovechar el nuevo año. Covid 19. No tiene sentido comentar lo que todos sabemos. O creemos que sabemos, en días nos hemos convertido en biólogos, médicos, enfermeros, etc. Veamos a las dos grandes aproximaciones al tema. Una generalizada por los países europeos, una medicina medieval, la cuarentena. China no se planteó la cuarentena de todo su territorio, con relativo tiempo aisló el foco principal, el país siguió funcionando. Lo ha parado, pero se enfrenta a que hacer después. Tanto Rusia, como Corea del Sur como Taiwan y Hong Kong, hicieron lo mismo. Cada país de este grupo cuando los casos fueron pocos, se aisló (se cerraron fronteras y aeropuertos), se controló enfermos asintomáticos, entierro y test y test, seguimiento de casos y su entorno.

Esto es lo que en Europa se ha copiado, con una gran diferencia, se aísla cuando el virus ya está extendido. Las condiciones de salida no son las mismas. La otra opción de inmunización de grupo. A los virus nadie los mata. De hecho se calcula en unos 320.000 virus desconocidos que infectan a los mamíferos (el próximo virus puede venir de un gato). Y aquí estamos, vivos. Porque algunos miembros de nuestra especie, el homo sapiens, son inmunes, por eso en este planeta hay reproducción sexual, preferimos la resistencia, en todos los seres vivos con reproducción sexual a la eternidad (bacterias y virus son eternos, mientras haya planeta). Esta fue la posición de partida de Boris Johnson, en cierto sentido Donald Trump y algunos pocos más. La idea detrás de esta idea de inmunización es esta, alrededor de un 20% no será afectado, del restante 80% será asintomático o lo pasará como una gripe leve (no es una gripe, es un virus corona) y de este 80% de la población, como máximo un 2,5% tendrá complicaciones graves que en la mayoría de los casos terminará con la muerte del enfermo. Hoy día hay tres países que mantienen esta posición, Holanda, Suecia y México. Esperemos que lo puedan sostener hasta el final, para ver las cifras globales y finales de mortalidad entre estos países y otros similares. Opciones de política. El tema político es el siguiente: casi ningún presidente de sociedades desarrolladas con el peso de la comunicación puede resistir que le tiren sobre la mesa mil muertos mientras que se intente explicar la inmunidad de grupo.

Además se ha visto que al partido gobernante, sea del color político que sea, esta idea de todos contra el virus, todos confinados, fortalece a los presidentes gobernantes. El ciudadano se siente participe con esta opción. Tema repetitivo en los medios hasta el hartazgo. Los primero días, como cuando se inicia una guerra, la mayoría que hace bullicio tapa toda objeción o comentario. Al medida que pasan los días, y la estrategia del confinamiento va para largo, aparece el cansancio y las dudas. Los presidentes dan discursos por la televisión y hay partes gubernamentales cada tres o seis horas, donde una plana mayor, más de una guerra que de un tema sanitario grave, nos alecciona una y otra vez.

¿Por qué Suecia y México hacen la otra estrategia? Es de señalar que cada año la gripe mata a miles personas en cada país, principalmente ancianos con complicaciones clínicas. La mayoría de ciudadanos esta inmunizado, en las edades críticas con la ayuda de la vacuna anual, y la vida sigue su ciclo. En el caso de México el tema, como para muchos países de bajo y mediano ingreso, no se puede confinar a la población muchas semanas, ya que no tienen recursos financieros suficientes para aguantar semanas en casas, que en muchos casos son precarias.

En México, como en muchos de estos países, una gran parte del trabajo es informal y los ingresos son diarios. Si en los países de mayor renta se tienen que implementar aportes financieros extra para el 20 o 30% de la población, ¿cómo se podría hacer en países donde se tendría que subsidiar al 80%? Es importante señalar una cuestión. La población más vulnerable a la enfermedad, en este caso los más ancianos con complicaciones si pueden y deben ser atendidos en los sistemas de salud (como así gente más joven con su salud comprometida por otras enfermedades como cáncer, pulmonares, diabetes, etc.). Apoyar la inmunidad de grupo no significa desatender a los más débiles, sino todo lo contrario. Es poner los recursos escasos a colaborar con los que tienen una situación mayor de riesgo.

El modelo de atención general pone recursos en personas de riesgo bajo. ¿Y la economía? Con la opción del confinamiento, crecientemente paralizada, en caída. Los déficits públicos desbocados. Ya veremos cuando vuelva cierta normalidad como se enjuagan los niveles de deuda y que tipo de interés habrá que pagar. ¿aguantará el euro?¿hasta que nivel se puede emitir dólares sin que la desconfianza aparezca? El nivel del crecimiento del PIB chino se encuentra al mismo nivel que cuando Mao Tse Tung falleció. El motor del planeta en los últimos 20 años se mira para adentro, para desarrollar su mercado interior. Que el resto del mundo tome nota. ¿Una conspiración? Siempre que pasa algo que no entendemos, nuestro cerebro tiende a construir explicaciones. Cuando ese ámbito es social, económico o político, muchas de estas explicaciones recaen en la idea de una conspiración.

Y así es, la historia esta llena de conspiraciones, desde la construcción de un libro como La Iliada, donde a Aquiles lo matan con una flecha guiada por el dios Apolo (información crítica, infidencia, plan planificado, etc.), las maquinaciones del hermano de Luis XVI, el duque de Orleans, en medio de lo que se transformaría en la revolución francesa (a leer en un libro maravilloso como María Antonieta de Stefan Zweig), al asesinato de J.F Kennedy (¿o vamos a creer que fue un acto individual de un perturbado?). En resumen, las conspiraciones han existido y probablemente ahora hay muchas en marcha. Más, dado la cantidad de dinero que estados y empresas dedican a este tema. Ahora bien, muchas cosas ocurren y es difícil asegurar los resultados. Cuando Hitler invade a la Unión Soviética no tiene en su plan estratégico que los rusos llegarán hasta su bunker y él se tendrá que suicidar para escapar a su egolatría golpeada por le derrota.

Desde un punto de vista taoista, la base del razonamiento chino de comprensión del universo, no se recomienda actuar con planes. Si estar en el presente y responder en ese presente, por eso la figura tan común en el taoismo del maestro que le pega una patada al discípulo. Una cuestión que ocurre es confundir un resultado con un plan previo. Ocurre un fenómeno aleatorio, como que un virus muta y se dirige a esta especie, el homo sapiens, que cada vez tiene más miembros. Un segundo después de esto y conocido el echo, cada grupo, partido político, empresas, empresa gigantes, sindicatos, agentes implicado, etc., todos comienzan a jugar. En ese juego alguno o varios sacarán ventaja entre la situación anterior y la posterior.

Y entonces se confunde el resultado con un plan previo, con una provocación del suceso primero. Para comentar las principales explicaciones conspiratorias tenemos 3 posibles candidatos presentes y 2 posibles nuevas teorías.

1.Plan chino.

Principal beneficiada Huawei, todo el tema del teletrabajo y uso de redes se vincula con el plan de implementación del 5G. En un momento de tensión entre Estados Unidos y China respecto a esas redes en Europa los dos países más afectados, Italia y España, tenían en carpeta permitir o no el funcionamiento pleno de la red de Huawei. Además, si China logra la vacuna antes que nadie, gratitud del mundo y pleno posicionamiento del imperio celeste sobre el imperio reinante, Estados Unidos. Importancia de China en la solución del problema, principal proveedor de elementos de contención de virus, mascarillas, guantes, respiradores, etc. Pero toda conspiración también tiene elementos negativos entre los cuales se pueden destacar dos aspectos, uno económico y otro político. En lo económico, el principal motor de su economía ha sido el sector exportador.

Este parate del mundo no solo reduce y reducirá el comercio mundial, sino que también va a cuestionar las inversiones extranjeras en China. Con lo cual el gobierno chino ya ha comenzado una mirada más profunda hacía su propio mercado interior, pero esto lleva tiempo. En el terreno político, tanto la enfermedad como las consecuencias en China, abren la caja de pandora en esa caja negra que es la dirigencia del Partido. ¿En que sentido sería conveniente para el Secretario del Partido, Xi Jinping, subornido a este cargo tanto la dirección del Estado y las fuerzas armadas?. Si la tradición china valora la estabilidad, esta situación que habría generado el propio régimen chino, atenta gravemente contra ese objetivo.

2.Conspiración de Estados Unidos.

Hay que detener el crecimiento chino porque estan reduciendo las distancias en las principales variables económicas y sociales. Hay que dinamitar el motor de crecimiento, el intercambio de mercancias y servicios. Además, sembrar profundas dudas sobre la conveniencia de un socio que su pueblo come proteinas sin control sanitario. En el sentido contraproducente, también el crecimiento estadounidense se detiene. Y hay elecciones en Estados Unidos, en forma irónica uno pregunta, ¿este plan lo prepararon los demócratas? Además, para lo que es uno de los pilares de la dirigencia norteamericana, el no tener un sistema de salud público. Se promociona el sistema privado de salud, tanto en Estados Unidos como en el exterior, principalmente mediante el sistema de pago a un seguro. Esta crisis vuelve a potenciar la adopción por parte de Estados Unidos del modelo europeo, o canadiense, de salud pública.

  1. La confabulación privada por grupos económicos.

Lo que circula por las redes para sostener esta interpretación del mundo es una conferencia y reunión en la última reunión de Davos. En dicha reunión se hablo de una posible pandemia y de una posible modelización de la John Hopkins University (todo esto esta a confiirmar). La cadena de sospecha es que algún laboratorio o conjunto de bancos estarían detrás de esta situación: estos laboratorios ya tienen la vacuna y en un momento dado, lo presentaran al público. Venderan la solucion por mucho dinero y controlaran el mundo. Sin comentarios.

4.La eutanasia y el Vaticano.

Las teorías sobre conspiraciones mezclan algunos datos con supuestos intereses y beneficiarios que ayudan a explicar lo que ha ocurrido. Ante el envejecimiento de la población y el sistema de salud, ha ido apareciendo la situación de personas aquejadas de terribles enfermedades que a pesar de estar bajo tratamiento, o quizas porque esos tratamietnos se van volviendo más dolorosos para el paciente, que solicitan su propia muerte. Esta solicitud puede ser o tener una tramitación a priori, una persona define las situaciones en las cuales se solicita que no se reciba tratamiento médico. Es claro que en esos estados, de tener tratamiento a no tenerlo, se debería ayudar al paciente a que tenga el mínimo de dolor, tanto psíquico como físico. En resumen, las legislaciones a favor de la eutanasia se encuentran en las propuestas de leyes en varios países, por ejemplo España.

Después de esta pandemia, de este acción de retrasar a la muerte, especialmente en las personas de más edad, parece difícil que se pueda plantear estas propuestas a favor de la eutanasia en el presente cercano. En todo caso, los proyectos pueden ser alterados por el clima de dolor de cada sociedad. Si la reflexión anterior es correcta, es una suerte que no se hayan generado teorías conspiratorias en la línea de razonamiento, quien se beneficia, en este sentido en un sentido de defender una visión del mundo, es quien ha generado la situación primera o desencadenate de la nueva realidad.

5.Microsoft, Google, etc.

En la misma línea que lo anterior. Estas empresas en Europa afrontan grandes multas y nuevos impuestos en relación al pago de impuestos en las jurisdicciones nacionales donde venden sus productos y no en las sedes sociales. Además, y esto si es impotante, después de esta pandemia todos los gobiernos van a impulsar mucho más teletrabajo a domicilio y formación (educación reglada y no reglada) en todos los estados. Apuesten, apuesten señores, que el mundo es azar. El sistema político en lo que supone que tome una decisión es una combinación de cálculo estrictamente político, de conveniencia o no, y un aspecto técnico. Esta pandemia ha tenido una respuesta por parte de los distintos países que ha sido en general copiar al que primero lo afrontó, en unas condiciones particulares. Las autoridades chinas han explicado que cuando cierran la ciudad de Wuhan, esta ciudad y su entorno se ven apoyadas por el resto de provincias chinas en lo que hace a provisión de bienes y mano de obra (enfermeros, médicos, soldados, etc.). Entonces, el confinamiento tiene una lógica de éxito. Este esquema de abordar el problema ha sido copiado por países enteros. No esta demás indicar que en todos los casos, las distintas opciones, la buena voluntad, los buenos deseos de traer el mínimo dolor y número de muertos debe haber estado instalado en la mente de los distintos decisores (no solo del gobierno) que han ido configurando las respuestas de cada sociedad.

En este sentido lo acaecido en Reino Unido es bien ilustrativo, en un primer momento, inmunidad de grupo. En un segundo momento, ante nuevos estudios que como conclusión hablan de muchos más muertos, el gobierno de Boris Johnson copia lo hecho al otro lado del canal. Hemos de decir, a 27 de marzo, que la situación esta lentamente cambiando. Si bien al inicio de esta pandemia eramos muy pocos los que hablabamos de una aproximación de foco para atender a los enfermos, lentamente va apareciendo esta opción, pero bajo el nombre de aproximación vertical. Probablemente el artículo de Thoma Friedman ha abierto la legitimidad de tener una posición diferente al tratamiento igualitario (en terminología del artículo de Friedman es la aproximación horizontal). Esto planteado hace unos diez dias , defender la aproximación vertical, llevaba a ser tratado como un apestado, una persona que no consideraba los muertos, millones de los mismos, que iban a venir, etc.. El paso del tiempo y los datos permiten que lo que sabemos, que el tener o no tener razón no es un tema democrático, de mayorias, sino de corrección en lo que se dice. Otro Thomas, en este caso Kuhn, nos explicó en 1962 que al principio el que viene con una nueva teoría será rechazado por lo que es el saber constituido.

En lo que estamos discutiendo, más que un saber, es una discusión de que política es mejor implementar. Volviendo al artículo del famoso intelectual T. Friedman (tres pultitzer y varios libros best seller) apareció en el New York Times del 22 de marzo bajo el título de “Un plan para que América vuelva a trabajar” (A plan to get America back to work). Ese mismo artículo apareció en español tres días después con un título más general, para poder ser incluido en distitntos países , “Coronavirus, ¿existe una mejor alternativa que cerrar todo?” (Diario Clarín).

Las situaciones perduran, pero lo que cambia es nuestra forma de entender que hay que hacer en cada momento. Y entonces cambian nuestros actos. Porque la aproximación horzontal tiene un gran inconveniente, que todos los países tiene que tener éxito a al vez, al mismo tiempo. Sino el problema que enfrenta China ahora se irá replicando, ahora los contagios vienen de fuera y la única y segura solución es volver a cerrrar puertos, fronteras terrestres y aeropuertos. Entonces, lo que parecia una estrategia de semanas se convierte en un nuevo modelo mundial, un empobrecimiento de cada uno, que obviamente llevará a tensiones muy difíciles de controlar, en el sentido que no desencadenen una guerra.

El cierre del comercio que supone este modelo es peor que lo acaecido en los años 30 del siglo veinte. ¿Nuestros líderes no ven esto? Seguramente lo saben, pero no dicen donde podría residir el éxito de lo actuado hasta ahora, encontrar una vacuna. Pero esto es jugar al más puro azar, ¿se ha encontrado una vacuna para el SARS o la mal denominada gripe española? Esto puede retrasarse años, nadie sabe. La segunda fuente de suerte para este tema es que el propio virus vuelva a mutar y por ejemplo el próximo año no sea pernicioso, no se manifieste. La aproximación vertical es confinar a la población en riesgo. Cuidar de ella.

Que no tengan contacto con gente más joven,especialmente de sus propias familias. Que tanto la cruz roja, soldados, agentes sociales, los atiendan. Si su salud empeora, lo cual no es obligatorio, entonces llevarlos al hospital, estudiar sus contactos reales y hacer seguimeinto. Y que el resto de la población, incluido niños, vuelva a la vida normal. Razones para el optimismo Ha habido pandemias y seguiran habiendo pandemias. Los virus son mucho más antiguos que nosotros, los homo sapiens, que somos unos recien llegados al conjunto de la vida en este planeta. De pasada no esta demás indicar la presencia en cada una de nuestras células de un RNA. Dejemos esto, que un profesor de biología de enseñanza secundaria lo explique para la población. Esta primer pandemía que se ha tornado realmente global, es relativamente benévola. Mis respetos para todos los fallecidos, familia y amistades, pero dado que pertenezco a la población de riesto por edad, más de 60 años, me permito afirmar esto.

Es un virus que no ataca a los más pequeños, a los humanos de menor edad. Por esto debemos tomar esto como un aviso que nos debe llevar a mejorar por un lado, los sistemas de salud. Y por el otro, mejorar la red mundial. Porque afortunadamente ya se ha venido conteniendo pandemias, como el SARS en 2009. Tal vez más mortiferá pero con menor grado de factor de contagio, y por esto, más el azar, pudo ser contenida sin un efecto general y destructivo sobre la economía mundial. Otra razón para el optimismo son los cientos o miles de centros de investigación, laboratorios, y científicos y personal de salud activos, que buscan soluciones, correlaciones, procedimientos, para parar esta pandemia.

Nunca la humanidad había tenido tantos recursos concentrados para parar una pandemia. El comportamiento de la gente de la calle también da lugar al optimismo. No todo es bueno, en el sentido que cuando se va al supermercado a comprar se percibe cierta hostilidad de unos frente a otros, pero es lo que toca. Pero lo general en todos los países se constatan comportamientos de ayuda a los otros, trabajadores que se ha encerrado en los centros de ancianos para atenderlos, sin salir hasta que esto pase, cerrando el acceso a otros que pueden traer la enfermedad. Gente desocupada que ha ido con sus herramientas a ayudar a construir las instalaciones de los nuevos hospitales, desinteresadamente, anónimamente. Los trabajadores del sector salud, las fuerzas de seguridad de cada estado, la lista es larga. Si vamos al tema en sí, disponemos de un conocimiento de medicamentos en enfermedades similares que nos permiten abrigar la expectativa que en pocos días se presentará un cocktail de drogas que reducirá mucho la mortalidad de los más débiles.

Porque en general el desenlace es de muerte en gente mayor de 60 años con patologías previas y a menores años de esta edad, en personas con problemas principalmente pulmonares. Y podría ser que en un futuro evaluado por los expertos en dos años, que se encuentre una vacuna eficaz. Epílogo En el artículo de T. Friedman hay una frase que tiene que ver “con que mundo vamos a dejarle a las nuevas generaciones”. Claramente, con el enfoque horizontal si no aparece el cocktail de drogas efectiva o la vacuna vamos a un contexto peor que los años 30, lo cual sería un gran fracaso para nuestra generación. Digo, Friedman que tiene 66, yo que tengo 62 y cualquiera que quiera sumarse, por edad, a esta última reflexión.

Nuestra generación ha peleado y ha dejado las cosas mejor, si, no se asombre. Jamás hemos dispuesto de tanto bienestar material, tanta libertad, de tanto conocimiento, de tanta colaboración internacional y por último, de incorporación de más y diferentes poblaciones a oportunidades. ¿Falta mucho por hacer? Si, claro, pero el cambio se sustenta en datos, no en opiniones. El peligro que deberá sortear la nueva generación es no confundir deseos con realizaciones, opiniones con conocimiento científico. En resumen, no podemos dejar el planeta sumido en una crisis global, por eso el enfoque vertical es el que nos permitirá salir más rápido para adelante, no empantanarnos. Pero es también la hora de entender que debemos retirarnos, nosotros como generación, de los trabajos, toma de decisiones, y protagonismo. Esta pandemia es un aviso general, lo tan antiguamente conocido por los romanos, que la vida de breve y que los buenos momentos, aún más breve, debemos tomarlo en serio. Dejemos los puestos de trabajo a tantos jóvenes bien educados y capacitados en todos los niveles, con ganas de trabajar y que no encuentran lugar hoy día, especialmente en Europa, este continente envejecido. Demos lugar a que formen sus familias y tengan sus hijos. Un murciélago es muy parecido a una rata con alas. ¿Hay una imagen más precisa que una rata como el elemento de contagio de una pandemia? Creer o reventar.

Alejandro Brocato Cardoso es Economista

brocato

Los socialistas contra la Guerra de Libia

IMG-20190320-WA0036

En el centro de la foto el historiador Eduardo Montagut en una conferencia en el Ateneo de Madrid. A su lado Belén Rico, Vocal de la Junta de Gobierno del Ateneo,  y Manuel Según, Vicepresidente de la Agrupación Ateneísta Agustín Argüelles.

El siglo XX trajo cambios importantes en la política imperialista italiana. La tensión con Francia en el Mediterráneo terminó cuando Italia consiguió el apoyo de su poderosa vecina para hacerse con Trípoli y la Cirenaica. Los italianos ofrecerían, a cambio, un acercamiento a Francia, tan aislada, y el reconocimiento de sus intereses en el norte de África, especialmente en Marruecos. Ambas potencias firmaron un acuerdo secreto en 1902, que establecía la mutua neutralidad en caso de agresión. Tenemos que tener en cuenta que Italia pertenecía a la Triple Alianza, uno de cuyos objetivos era seguir manteniendo a Francia aislada, según lo diseñado en su día por Bismarck. Francia conseguía abrir brecha en su aislamiento a cambio de ser generosa con Italia en Libia. Así pues, en 1911 los italianos decidieron actuar. En el mes de septiembre se publicó un “estado de quejas” contra Turquía, dueña del territorio y se declaró la guerra, a pesar de que el sultán estaba dispuesto a negociar. En noviembre se proclamó la soberanía italiana sobre la Tripolitana y la Cirenaica. Pero Italia se animó a seguir expandiéndose a costa del enfermo y decadente Imperio turco. Ocupó la isla de Rodas y el Dodecaneso en 1912. Al final, en el otoño se firmaron una convención y un tratado entre ambos estados por el que Turquía reconocía todas las anexiones italianas.

El PSOE publicó en su número 1337 (24 de noviembre) de El Socialista la declaración de la Segunda Internacional contra la guerra de Libia, que emitió el Comité ejecutivo de la Oficina Socialista Internacional en Zurich. En la noche entre el 26 y 27 de septiembre el Gobierno italiano había enviado un ultimátum al turco, y cuarenta y ocho horas después se había producido la declaración de guerra. La Internacional protestaba en nombre de todos los trabajadores contra la que se consideraba una empresa colonial “loca” y desastrosa para ambas partes porque podía provocar una guerra general, ya que, no nos olvidemos el mundo se encontraba en plena paz armada con tensiones permanentes, pero, además de abrir “un abismo entre Europa y el nuevo mundo islámico”, además de servir de pretexto a las grandes potencias para hacer más pesada la carga de los armamentos. La Internacional animaba, en virtud de los acuerdos tomados en los Congresos de Stuttgart y Copenhague, así como por la resolución de Zurich de 25 de septiembre de 1911, a organizar actos en las ciudades europeas contra el golpe de fuerza de Trípoli y contra la guerra en general. Los socialistas afirmaban que esta acción en Trípoli era una más de las que se estaban produciendo en aquel momento, aludiendo a cómo Inglaterra se había apoderado de Egipto, Francia y España se repartían Marruecos, Alemania había protagonizado el episodio de Agadir, y el Imperio de Austria-Hungría se había apoderado de Bosnia y Herzegovina. Así pues, no sólo era la política italiana el problema sino la de todas las potencias, algo que el socialismo internacional debía denunciar. Recordemos, además, que en 1911 se reanudó el interés del gobierno español de Canalejas por Marruecos y comenzaron las negociaciones con Francia para establecer sendos protectorados. El PSOE continuó con la denuncia de la situación en Marruecos, como lo pone de manifiesto el espacio creciente que esta cuestión ocupaba en El Socialista.

En la denuncia de esta guerra, además, y como hemos apuntado más arriba al aludir al posible resentimiento musulmán, se aludía a las consecuencias que podía acarrear en Turquía y el resto del mundo musulmán, justo cuando se estaba intentando introducir en esa parte del mundo las libertades conquistadas en Occidente, proporcionando a los sectores más reaccionarios argumentos contra la penetración de la “civilización europea”.

Eduardo Montagut

El Presidente del Gobierno en el Ateneo

A9

En la foto el Vicepresidente del Ateneo, José Antonio García Regueiro, con el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado 19 de marzo en el Ateneo de Madrid.

El martes 19 de marzo de 2019 el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo en el Ateneo de Madrid un llamamiento a la necesidad de proteger Europa para que Europa protegiera, a su vez, a sus ciudadanos. Recordó los riesgos que acechan a la Unión y la necesidad de que los europeos tomen conciencia de ello, especialmente de proteger a la Europa Social, a la que cohesiona, a la solidaria.

Presentó el acto el Vicepresidente del Ateneo, José Antonio García Regueiro, que recordó que proteger el ideal de Europa es también proteger el ideal de España, de la España progresista, avanzada e ilustrada, que siempre ha mirado hacia la Europa de los derechos y las libertades.

IMG_8439

A3

A2A7

A1

image006 image007

Socialismo y estética: William Morris

 William_Morris

La figura del británico William Morris (1834-1896) supone una figura fascinante por sus múltiples facetas, especialmente en el campo de la arquitectura y del diseño, al fundar el movimiento Arts and Crafts, que propugnaba la vuelta a la manufactura artesanal frente a la producción industrial despersonalizada. Desde el año 1861 se dedicó a diseñar y fabricar objetos decorativos, muebles y papeles pintados con una inigualable calidad estética. Sus ideas en este campo tendrían una clara influencia en el Modernismo y el diseño posterior. Pero, además, Morris fue un socialista convencido y entregado ferviente a la causa. En este trabajo hablaremos de sus ideas, que pueden definirse desde una especie de socialismo estético.

Para entender la figura de Morris en la historia del socialismo británico debemos comenzar por la fundación en 1881 de la Democratic Federation por parte de Henry Hyndman, aunque con el tiempo cambiaría su denominación por la de Social Democratic Federation Esta organización editaba Justice, el que puede ser considerado el primer periódico socialista británico. En la organización destacaron también sindicalistas muy activos, como Ton Mann y John Burns, que hicieron que se vinculara hacia el sindicalismo. Otra de sus características fue que se trató de la organización británica más cercana a las ideas marxistas. En el S.D.F. militó William Morris.

Pero en 1884 surgió una nueva organización la Socialist League, porque un grupo de militantes estaba descontento por el autoritarismo de Hyndman y por la estrategia seguida por la organización. El grupo estaba compuesto por el propio Morris, además de su amigo Walter Crane, el periodista Belfort Bax, con formación alemana y que aspiraba a liderar el grupo, Andres Scheu, Eleonor Marx Aveling, la hija menor de Marx y su compañero Eward Aveling. La nueva organización tenía un acusado sentido revolucionario. Editaron The Conmmonweal. El primer problema del grupo fue su heterogeneidad porque unos eran marxistas y otros tendían hacia el anarquismo, aunque, sin lugar a dudas, la figura más intensa era Morris. Se puede decir que insufló en ese momento en el socialismo británico una fuerte dosis de vuelta a la utopía, con idealismo e intenso humanismo. Pero, a diferencia de los anteriores utópicos, Morris estaba muy apegado a la realidad. El socialismo de Morris es peculiar porque parte de sus ideas estéticas vinculadas a la moral. Morris pertenecía a los hombres que detestaban la sucia realidad industrial de su país, y aborrecía el imperio del dinero que había corrompido a la sociedad. Había que construir una alternativa basada en la belleza. Morris unió, como ningún otro personaje, el arte con el socialismo. La sociedad futura debía conciliar la libertad, el bienestar y la belleza. Su defensa de la igualdad, como socialista que fue, iba pareja a la de la fraternidad, aunque con unos tintes estéticos medievalizantes por evidente influencia de Ruskin. Y a esta causa dedicó sus energías, siendo un personaje que se caracterizó por su entrega y su apelación a las masas, como atestigua sus Chants for Socialists, que publicó en The Commonweal. El texto aludía poéticamente al despertar del pueblo. Además, Morris impartió conferencias, organizó reuniones y comités, y elaboró discursos para difundir sus ideas socialistas.

Es evidente que esa sociedad futura con tintes comunistas y libertarios entroncaba con la utopía a la que hacíamos referencia anteriormente, pero también es cierto, y en la misma línea de lo que expresamos después, que Morris no era desconocedor de la realidad económica. Estudió las obras de Marx, aunque Engels fue muy crítico con los socialistas de la Liga al acusarlos de sentimentalismo. Morris intentó, pues, combinar lo utópico con lo científico. En este sentido es fundamental su obra News from Nowhere, del año 1890, donde realiza una profunda crítica del capitalismo industrial desde sus posiciones estéticas y antropológicas. Se trata de una novela utópica en donde se describe la sociedad futura del año 2000, cuando se ha llegado a la era comunista. Relata la vida en un Londres sin miseria y sin fealdad, las dos lacras de su tiempo, según el autor. Londres era una ciudad limpia y bella con excelentes edificios y campos. Se trataría de un nuevo urbanismo vinculado a la naturaleza, marco excelente para el trabajo alegre de todos, sin presiones y sin desigualdades de clase; en fin, estética y socialismo.

La Liga Socialista no terminó por cuajar claramente. Quedó muy vinculada exclusivamente a la ciudad de Londres y otras zonas en Escocia. Su capacidad de movilización no fue muy alta. Pero el principal problema, que ya intuíamos anteriormente, tendría que ver con la desunión interna. El propio Morris fue consciente del fracaso de la organización y en 1890 se retiró.

Un aspecto final a tener en cuenta en Morris es la contradicción que terminó por generarse entre sus ideas estéticas, muy importantes, sin lugar a dudas, en la Historia del arte y del diseño, con sus planteamientos socialistas. Los productos que diseñaba y realizaba, dados los meticulosos y creativos procedimientos de trabajo empleados y de su exquisita calidad, solamente podían ser adquiridos por una minoría de alto poder adquisitivo y no por los trabajadores.

Eduardo Montagut